PISTOLETAZO DE SALIDA / Primer macroevento para preparar el partido de cara al nuevo ciclo electoral

Los retos de Podemos para 2019: configurar un discurso posrecesión y removilizar a su electorado

0
Podemos
El secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político, Íñigo Errejón, en el acto 'En Marcha'. / Podemos (Flickr)

Con el escándalo del caso 'máster de Cifuentes' sobrevolando el fin de semana, Podemos no ha encontrado mejor escenario que la universidad pública para celebrar el encuentro 'Marcha 2019'. Más de 3.200 personas han acudido a la Facultad de Historia y Geografía de la Universidad Complutense de Madrid para hablar sobre cómo organizar la formación de cara al nuevo ciclo electoral, cómo gestionar la relación entre participación y representatividad o cómo construir (o más bien canalizar) el movimiento popular, entre otros muchos temas.

Las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas serán un reto para Podemos. Si en el anterior ciclo irrumpieron con fuerza en las instituciones, en 2019 tendrá que consolidar el proyecto también a nivel territorial. Los objetivos serán retener y ampliar los ayuntamientos del cambio, gobernar en las principales Comunidades Autónomas y fortalecer el proyecto de cara a poder disputar la Moncloa en 2020. Para eso, tendrán que mantener movilizado a su electorado, cuya ilusión se ha templado en los últimos meses, tal y como indican las encuestas. Los dirigentes han destacado sus fortalezas, pero también sus grandes retos. 

Durante la jornada se han celebrado comisiones de trabajo a puerta cerrada durante la mañana y conferencias abiertas por la tarde. Una de las que más expectativas levantaba era la titulada 'Horizonte 2019: reforzar y profundizar el cambio en nuestro país', con el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político, Iñigo Errejón, la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, la presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, y Mireia Mollá, de Compromís, sobre el escenario.

Errejón era uno de los claros protagonistas de la citada conferencia. A pesar de que no ha exhibido un especial protagonismo en el escándalo del máster de Cifuentes, se le considera ya el candidato oficioso de Podemos a la Comunidad de Madrid. De hecho, al entrar en la sala muchos han gritado “presidente, presidente” y “sí, se puede”, unas palabras que él ha recibido con agrado.

Errejón ha reconocido que los últimos meses han sido gélidos para la formación, dentro de un contexto de "reflujo". Se remite a tres escenarios: las ilusiones frustradas de un cambio en el Gobierno de España, que acabó en manos de Mariano Rajoy, la crisis política de Cataluña y los nuevos "vientos económicos” de los últimos meses, que exigirán un replanteamiento de su discurso. Ahora, se tendrá que centrar en el reparto de la recuperación, huyendo del tono “catastrofista” y atendiendo a las demandas sociales: “Toca un Gobierno que devuelva los favores a pensionistas o asalariados”. Cree que la prioridad ahora debe ser generar "confianza".

“Somos la fuerza que viene a dar tranquilidad a los de abajo”, explicaba el diputado sobre cómo virar desde la negatividad a la “esperanza de cambio”. Pero advierte del peligro de que la precariedad se “naturalice” y, por tanto, neutralice la indignación de la población y la movilización. "Nosotros ampliamos derechos para todos, para los que nos votan y los que no", aseguraba poniendo el valor el orden de los ayuntamientos del cambio frente al "desgobierno liberal".

No ha desaprovechado la ocasión para defender su teoría de "competición virtuosa", reconociendo que el cambio a nivel estatal, por el momento, no pueden hacerlo "solos" y tendrán que llegar a acuerdos con el PSOE.

El peligro de “homologarse” en las instituciones

La presencia de la líder de Podemos y de la presidenta de las Cortes de Aragón ha sido una buena oportunidad para repasar algunos de los logros de sus formaciones, pero también los retos del partido. Rodríguez ha pedido mucha pedagogía para explicar el proyecto “a los de abajo”, clarificar la postura en las cuestiones más básicas (modelo energético, de banca, renta básica o el polémico derecho a decidir), pero también tener una política de alianzas clara. En su caso, el Gobierno al que desbancar es el PSOE andaluz.

La prioridad para la formación de cara al nuevo ciclo electoral es poner en práctica ese cambio: urge gobernar. Sin embargo, Rodríguez también ha advertido del peligro de acomodarse a los sillones: “Lo que se homologa no crea esperanza”, decía la dirigente que cree que Podemos no puede “permitirse el lujo de defraudar”. Administrar esa capacidad de cambio sin estar en un Gobierno requiere  “soluciones a corto plazo” desde la oposición. Podemos tiene que mantener a su electorado, más proclive de irse a la abstención que a otros partidos, movilizada.

Leave A Reply

Your email address will not be published.