Ni portavocía, ni presidencia: Ángeles Álvarez pasa a un segundo plano en el Pacto contra la violencia de Género

88
A pesar de que ha sido una de las caras socialistas más visibles de las negociaciones del Pacto de estado contra la Violencia de Género, la diputada Ángeles Álvarez no ostentará ni la presidencia ni la portavocía de la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los acuerdos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, constituida este miércoles. Tras unas tensas negociaciones, se ha decidido que la presidenta sea Pilar Cancela y la portavocía recaiga en Carmen Cuello.En principio, el PSOE había pensado en repetir el dúo que tan bien les ha funcionado en la Comisión de Igualdad, en la que Cancela está en la presidencia y Álvarez en la portavocía, un puesto con un perfil mucho más político donde la veterana diputada se defiende muy bien.Sin embargo, según las fuentes consultadas, Álvarez prefirió no compatibilizar dos portavocías y pidió la presidencia a la dirección de grupo, que descartó la propuesta y le dio a elegir entre la portavocía de la nueva comisión y la de Igualdad. Finalmente, prefirió quedarse con esta última.En los últimos meses, ha sido Álvarez la encargada de defender públicamente, los acuerdos del Pacto de Estado frente a un Gobierno que permanece pasivo y que no pone en marcha las 214 medidas acordadas. De los 200 millones que se prometieron en la subcomisión, y que fue uno de los puntos más complejos de las negociaciones, finalmente el Gobierno solo ha incluido 80 en los Presupuestos Generales de 2018.Álvarez, pese a su dilatada trayectoria, pasará a un segundo plano en la tarea de vigilar el cumplimiento de este pacto, para sorpresa de algunos. Esta política feminista forma parte del amplio grupo de diputados que apoyó a Susana Díaz frente a Pedro Sánchez en las últimas primarias socialistas.