Las dificultades del proyecto de Errejón para confluir con las izquierdas madrileñas

Las formas en las que se ha construido la candidatura unitaria para las primarias de Podemos Comunidad de Madrid de cara a las próximas elecciones autonómicas no han gustado nada a otras fuerzas políticas de izquierdas en Madrid con las que, en un principio, estaba planeado construir un proyecto electoral conjunto. Reparto de sillones entre las dos principales corrientes de la formación morada, sin haber hablado previamente de un programa electoral y sin tener en cuenta a otros actores sociales y políticos, unas primarias a la interna. Si Íñigo Errejón quería, en un primer momento, cocinar su candidatura a fuego lento, las prisas de Ramón Espinar, secretario general del partido en la autonomía, para elegir al candidato han motivado una sonora pelea y el descontento y estupefacción de otros grupos de la confluencia.

Mucha gente pone en duda que, en estas condiciones, se pueda llegar a un acuerdo de convergencia, aunque la primera opción para todas las partes sigue siendo la misma: una candidatura unitaria, que aúna a distintos sectores sociales, para hacer frente y ganar a la derecha. El camino que queda por recorrer dibuja curvas difíciles de solventar. Anticapitalistas rompió con la decisión de la dirección regional y del equipo de Errejón y no se presentará a las primarias. En IU apuestan por seguir un proceso participativo de elaboración de un programa y de diálogo con otras fuerzas políticas y sociales y así lo plasmarán en la coordinadora regional que celebrarán mañana martes. En Equo ven con estupefacción el que no se haya contado con la fuerza ecologista en ningún momento. El PCM, incluso, plantea la posibilidad de una candidatura alternativa de la izquierda rupturista. Mosqueo. Veamos cuáles son las principales dificultades con las que Errejón se encontrará si quiere confluir con las otras corrientes y fuerzas “hermanas”.

Publicidad

Primarias conjuntas y programa acordado

Desde IU Madrid aseguran que todo acuerdo tendrá que ser validado por la militancia y que esta no aceptará un reparto de puestos decidido en despachos. Hay rumores de que Podemos ofertará a IU cuatro puestos en la lista, en IU no creen en un acuerdo cerrado. Por ello, IU apostará por unas primarias conjuntas después de un proceso participado de diálogo con otras fuerzas políticas y colectivos sociales. El PCM, Partido Comunista de Madrid integrado en IU, ha abierto un proceso deliberativo entre la militancia y van en la misma línea, si Errejón quiere ser el candidato tendrá que presentarse a unas nuevas primarias.

De la misma forma, se expresan en Anticapitalistas, que renunció a presentarse a este proceso interno en Podemos: “No negociamos sillones”, advirtieron. La solución que describen estos actores, parece bastante clara: la unidad popular debe construirse desde abajo, con procesos participativos y con objetivos programáticos comunes y consensuados, de lo contrario las dificultades aumentarán. Otro escollo, los plazos. En IU quieren saber antes de verano a qué proceso organizativo de cara a las elecciones del 2019 se tendrán que enfrentar en los próximos meses. En Podemos, parece que, ahora, querrían ir más lentos y de celebrarse unas nuevas primarias apuestan porque estas sean tras el verano. Tanto IU como Anticapitalistas apuestan por abrir el debate a la sociedad y a las izquierdas madrileñas y saber cuánto antes si habrá acuerdo y cómo será, no quieren que se pueda dar la situación de que Podemos empiece una precampaña con su candidato Errejón y que después no se llegara a un acuerdo conjunto.

Programa consensuado

Publicidad

Desde IU dan prioridad al programa antes de llegar a cualquier acuerdo. Quieren participar en la elaboración del mismo antes de hablar de nombres y, además, creen que el proceso de elaboración del mismo debe ser participado y consensuado con otras fuerzas políticas, con movimientos sociales y sindicatos y organizaciones del ámbito de la izquierda. Harán en breves un llamamiento para empezar con este proceso de elaboración programática abierto a la sociedad. Habrá que ver hasta qué punto esto choca con la estrategia de Errejón y su equipo.

Candidaturas municipalistas

En distintos municipios madrileños donde se han desarrollado candidaturas de confluencia conjunta o acuerdos de gobierno que funcionan, temen que la dinámica regional pueda afectar a la autonomía de sus proyectos. En otros, por el contrario, el entendimiento entre las distintas “fuerzas del cambio” ha sido imposible durante estos años y no ven con buenos ojos que se pretenda uniformar los acuerdos desde la capital hacia el resto de municipios. El cómo se desarrollen los acuerdos a nivel regional puede afectar a cómo serán los pactos a nivel local. Después de la agitada semana pasada, que culminó con el acuerdo para una lista conjunta entre Errejón y Espinar para las primarias internas de Podemos, hay expectación en el resto de municipios de Madrid de cómo les puede influir en la construcción del nuevo proyecto.

Viejos desencuentros

La elección de Tania Sánchez como número dos de la lista de Errejón no ha gustado en buena parte de las bases de IU. Sánchez llegó a ser la candidata de esta formación a la Comunidad de Madrid en 2015 y, después de ganar las primarias, dejó la candidatura por desencuentros con la dirección de entonces de IUCM. Tras esas elecciones, IUCM fue desfederalizada de IU, pero en la nueva IU Madrid mucha gente no ha olvidado que abandonara el proyecto. Tras esto, Sánchez creó la plataforma Convocatoria por Madrid que acabaría integrándose en Podemos. Por otro lado, las conversaciones informales que han tenido lugar entre el equipo de Errejón y Actúa, partido fundado por Baltasar Garzón y Gaspar Llamazares, en el que también se encuentran antiguos integrantes de IUCM, pueden ser otro punto de desencuentro.

Más allá de las diferencias, la unidad y confluencia es la primera opción de todas las fuerzas en unas elecciones que se prevén decisivas para las izquierdas ante el ascenso imponente de Ciudadanos, para parar a la derecha. En este sentido, las direcciones estatales de Podemos e IU se reúnen el martes, según está previsto, para intentar llegar a un acuerdo marco que señale las líneas de confluencia en todo el Estado. De cómo se solventen estas diferencias está en juego, en buena medida, que las izquierdas madrileñas compitan en las elecciones de 2019 o vayan conjuntas en una misma lista. Esta última es la opción deseada, pero se han agitado las estrategias.