Gobernar para unos pocos

El informativo de radio más escuchado, y más creíble, ofrece tres noticias de apertura. La primera, el milagroso comienzo de las exhumaciones en el Valle de los Caídos gracias a la sentencia firme de un juzgado de El Escorial. La segunda, el aumento de inversión en enseñanza concertada, mientras la pública sigue con el mismo presupuesto. La tercera, el retraso de nuestro país, el país del sol, con respecto al resto del mundo en el sector de las energías alternativas.

Tres noticias que hablan mal del Gobierno. Que sirven como ejemplo de la torpeza de los líderes del Partido Popular. Que resumen de manera dolorosa la forma en que Rajoy y los suyos entienden la política. ¿Gobernar para todos? De ninguna manera. Gobernar para unos pocos. Efectivamente. Para ellos mismos.

Publicidad

Tres noticias que explican los dos conceptos en que se basa el PP para gobernar: la ideología y la rentabilidad económica. La ideología de ultraderecha. La rentabilidad económica del coge el dinero y corre. Es decir, desprecio absoluto por quienes no piensan como ellos y devoción total por el trapicheo con presupuestos públicos. Ni un duro para la memoria histórica, no son de los nuestros (el Gobierno gasta más en mantener el Valle de los Caídos, que acumula una deuda de 500.000 euros, que en las víctimas del franquismo). Ni un duro para la enseñanza pública, quieren crucifijos, y sus hijos pueden estudiar donde quieran (el gasto público en enseñanza concertada ha marcado un récord, mientras que el de la enseñanza pública se encuentra estancado). Ni un duro para las energías alternativas, las eléctricas son excelentes lugares para jubilarse (la energía limpia ha crecido solo un 0,06%, en España, 120 veces menos que en Italia).

Gobernar para unos pocos es poner un país patas arriba. Es maltratar el presente y despreciar el futuro. Es corromper la democracia, destruir la economía y robar el mañana. Gobernar para unos pocos es desgobernar.