Cuando el PNV decía ‘no’ a los PGE porque el “155 es un ataque a Euskadi”

En la jornada del Aberri Eguna, el 1 de abril, Andoni Ortuzar, líder del PNV ponía condicionante al apoyo de la formación vasca a los PGE para 2018. El freno era “el artículo 155”. Mientras el artículo que mantiene en suspenso la administración catalana siguiera en pie, el PNV no daría el apoyo. Como muestra de solidaridad con los catalanes, decidieron “castigar” a Rajoy y decirles ‘no’.En la celebración del Aberri Eguna, en Bilbao, Ortuzar afirmó que “con el 155” no jugaban, porque “la aplicación del 155 en Cataluña es una amenaza también para Euskadi”. 24 días después, Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, ha anunciado el apoyo de los jeltzales a los PGE. ¿Qué ha pasado en estas 24 jornadas para que el PNV ahora diga “sí” a Rajoy?

Hoy, a las puertas del Congreso de los Diputados, Esteban ha afirmado que en una reunión celebrada ayer martes se sentaron las bases de un acuerdo que se ha sellado hoy. Sobre el 155, el primer escollo para conseguir el apoyo de los jeltzales, Esteban ha afirmado que se han ocupado en reiterar su preocupación por que esta ley siga en pie, pero han valorado como positivo “el “compromiso firme” de que esas medidas excepcionales desaparecerán en cuanto se elija nuevo Gobierno en Cataluña” y, el PNV se encuentra convencido de que se abrirá una etapa de diálogo.

Los acuerdos logrados

El Gobierno, según ha informado el PNV, ha aceptado la propuesta para subir todas las pensiones un 1,6% este año, algo que obligaría a cambiar el proyecto de PGE, y acompasarlas al IPC el próximo. También ha informado de un compromiso del PP para retrasar a 2023 la aplicación del factor de sostenibilidad, cuya entrada en vigor se preveía para el próximo año.

Durante estas últimas semanas, además, se ha puesto en entredicho que el PP haya ofrecido “acuerdos políticos” al PNV para conseguir su aceptación de los PGE. Así lo afirmó Borja Sémper en una entrevista en Onda Vasca. Entre los acuerdos políticos, tal y como publicó cuartopoder.es, se encontraban puntos establecidos en el Estatuto de Gernika y que implicaban la gestión de la seguridad social, que podría ser transferida a la Comunidad Autónoma Vasca.

 

Publicidad