Errejón pide a Ciudadanos que abandone su “sectarismo” y llegue a un “gran acuerdo” para desalojar al PP en Madrid

Este viernes, Íñigo Errejón ha dado el pistoletazo de salida a su candidatura para las primarias de Podemos en la Comunidad de Madrid. En realidad, el evento organizado en el Centro Cultural Lázaro Carreter ha sido un modesto acto de precampaña en el que ha pedido a Ciudadanos que abandone su “sectarismo” para conseguir “llegar a un gran acuerdo” con Podemos y PSOE que permita desalojar al PP del Gobierno de la Comunidad de Madrid y acabar con el “bochorno” de los últimos días.

De esta manera, el precandidato, cuya candidatura se llama ‘Sí Madrid 2019. Sí Errejón’, ha lanzado su primer regalo envenenado a Ciudadanos, envuelto en amables palabras y con un perfil dialogante que siempre le interesa trabajar. Asegura que hasta el último día va a seguir tendiéndoles “la mano” para que “reflexionen” durante estas dos semanas sobre su apoyo al PP en la Puerta del Sol, donde a los morados no les vale un simple recambio de Cifuentes por otro candidato ‘popular’. ¿Y si los naranjas no atienden a la petición de Errejón? “Si no se dan cuenta, en 2019 les explicamos en qué consiste la renovación democrática”, aseguraba. En el concepto de “fuerzas políticas democráticas” caben PSOE y Ciudadanos, pero no el PP.

Publicidad

De momento, esta semana Errejón ya ha puesto en tierra tres de sus pilares para esta campaña. El primero, esa “competición virtuosa” con el PSOE, a quien ha ‘salvado’ en su discurso y le ha dedicado solo una breve mención. El más que probable candidato socialista, Ángel Gabilondo, no desagrada ni crea sensación de peligro entre las filas moradas. Por el momento, Errejón prefiere poner el foco en el partido de Ignacio Aguado, que es el verdadero rival, al menos, en las encuestas.

El segundo objetivo para esta campaña es “activar a toda la militancia” y tener presencia en la calle. “Vamos a volver a los círculos, barrios y pueblos”, auguraba Errejón. Parece indicar que su presencia se hará habitual en actos y concentraciones. Este jueves, ya acudió con su número 2, Tania Sánchez, a la manifestación contra la sentencia del caso de ‘La Manada’ que se celebró en Madrid. De hecho, durante el encuentro del viernes también criticó la sentencia de la Audiencia de Navarra y pidió un aplauso para el “movimiento feminista”, uno de los más activos de los últimos meses. Errejón sabe que para ganar unas elecciones hace falta convencer más allá de sus bases, generando confianza. También tiene que reactivar a esos votantes “cansados” que en las pasadas elecciones confiaron en Podemos. 

La tercera línea de ataque de esta precampaña se centrará en enarbolar la bandera de los ayuntamientos del cambio, siguiendo el argumento de que Podemos introduce orden en el caos neoliberal, todo lo contrario de lo que pronosticaban contra este partido sus críticos más férreos. Y como prueba, los ayuntamientos en los que gobiernan. Para Errejón, la referencia con la que mimetizarse es la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con la que formaría un ‘tandem’ perfecto si finalmente ella se decidiera a repetir. Frente a un Ejecutivo central que “no Gobierna” y que “asfixia” a los consistorios y una Comunidad de Madrid manchada por la corrupción, Errejón esgrime algunas de las líneas maestras de su futuro programa electoral: “Escuelas públicas gratuitas para todos”, “una renta básica”, “apoyo a pymes y autónomos”, “igualdad de oportunidades” y una apuesta decidida por la “transición ecológica”. Como ejemplo de buen gobierno, también ha mencionado Alpedrete, que ha hecho una apuesta decidida por la energía solar.

Seis ausencias de sus listas

El acto ha sido una buena oportunidad para presentar ante el auditorio a cada uno de los 26 candidatos de su lista. Seis de ellos no han podido asistir, incluyendo al secretario general de la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, que ha sustituido su presencia por un vídeo. Minutos antes de que interviniera Errejón, lo ha hecho su número 2, Tania Sánchez, que ha resaltado que esta candidatura representa dos cosas, “unidad y futuro”.

La experimentada política ha sido mucho más dura con Ciudadanos que el propio precandidato. En su opinión, la actitud de sostener al PP en la Comunidad de Madrid es “lo opuesto a la regeneración política”. En su lugar, los morados proponen un cambio democrático “radical” que exige echar al PP de la presidencia de la Madrid.