Adams pide acercar a los presos vascos porque «la venganza no es una solución”

CAMBÓ (Francia)- Un acto en la Villa de Arnaga en la localidad vascofrancesa de Cambo-les-Bains pone punto final a la existencia de ETA, un día después de que la banda terrorista haya anunciado su disolución. La convocatoria ha sido organizada por el Grupo Internacional de Contacto, liderado por el abogado sudafricano Brian Currin, elegido por la izquierda abertzale en su día para ejercer de mediador, y otros representes internacionales.

El acto está marcado por la ausencia del lehendakari Íñigo Urkullu, que ha declinado la invitación alegando que el contenido de este encuentro internacional no ha sido consensuado, mientras que sí han acudido otros representes del PNV como Andoni Ortuzar y el coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegui. Además, han llegado varios representante de Podemos del País Vasco y Navarra, y de Sortu. El acto ha contado con invitados internacionales como el ex asesor del primer ministro británico Toni Blair, Jonathan Powell, el expresidente del partido irlandés Sinn Fein Gerry Adams y el exjefe del Gobierno irlandés Bertie Ahern.

Adams pide a los Gobiernos español y  francés que se comprometan en el acercamiento de presos a Euskadi porque «el enfado no es una política y la venganza no es una solución”. “Desde que soy miembro de la Asamblea irlandesa he tenido que avanzar en el proceso de paz en Irlanda. No es fácil. Hay que comprometerse a todos los niveles y también se lo pido a los gobiernos francés y español. Pueden dar pasos en el avance a favor de los presos vascos para acercarlos a sus lugares de residencia», ha indicado.

Publicidad

«Tendremos una Europa sin violencia política y será el ejemplo para el mundo entero. Espero que sea un ejemplo para los conflictos que siguen existiendo ya que se puede llegar a la paz mediante el diálogo», manifiesta Powell.

Currin ha sido el encargado de abrir el acto. “El comité de verificación internacional no es una organización creada ad hoc por los estados. Se creó tras haber hablado con los partidos políticos y el pueblo vasco. Son ellos por tanto los que han favorecido la creación de este grupo. Los Gobiernos de los estados implicados no han participado” ha indicado. “Habría que juntar a las distintas sensibilidades en el mismo punto. Es una pena. Este proceso de paz no está acabado, seguimos sufriendo las consecuencias de la violencia. Hay dificultades de reconciliación con las víctimas”, ha añadido.

Finalmente una joven vasca leerá la Declaración de Arnaga, iconografía que quiere representar “la mirada a un nuevo futuro para el País Vasco”.