Torra jura “fidelidad” al “pueblo de Cataluña”, pero omite la Constitución

Para un momento polémico, el nuevo presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha elegido en su toma de posesión una escenografía austera y una fórmula rápida. Siguiendo la estela de su antecesor, ha omitido referencias a la Constitución y al Rey en su discurso, que ha durado apenas unos minutos.

Anuncio

Con una bandera catalana detrás, Torra ha prometido cumplir con las obligaciones del cargo de president de la Generalitat, “con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña, representado en el Parlament”. Se ha producido en el Salón Virgen de Montserrat del Palau y el secretario del Govern, Víctor Cullell, ha sido el encargado de leer el decreto de nombramiento. El president del Parlament,  Roger Torrent, se ha mantenido a la derecha del nuevo president.

En este acto minimalista ha sobrevolado la presencia del expresident Carles Puigdemont, incluso en la propia fórmula que ha utilizado Torra, similar a la usada su antecesor en 2016. También ha decidido dejar el medallón sobre la mesa. Esta puesta en escena refuerza la idea de interinidad del nuevo president.

Al acto han asistido pocas personas. El Gobierno central, máxima autoridad por obra y gracia del 155, ha decidido no acudir a la toma de posesión con considerar que no cumple con “la dignidad de la institución”.

Publicidad