IU prioriza programa y democracia interna para negociar la candidatura con Errejón

    La organiación madrileña se vuelca en la organización de un encuentro programático el 30 de junio
  • El escenario más deseado es el de llegar a una candidatura de cambio con Podemos

IU Madrid ha celebrado esta mañana una Asamblea Político y Social en la que han decidido su hoja de ruta de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas del 2019. Priorizan un programa y alianzas rupturistas para luego negociar con Podemos Comunidad de Madrid y su candidato, Íñigo Errejón, una confluencia conjunta. El 30 de junio, en un gran acto programático a nivel regional, será fecha clave para este proceso y en su organización y éxito debe volcarse toda la militancia.

Y es que en la formación liderada por Sol Sánchez y Mauricio Valiente no descartan ningún escenario para concurrir a los comicios de 2019. El escenario más deseado es el de “una candidatura de cambio en el ámbito regional y de cada uno de sus municipios, es nuestro horizonte y objetivo principal”, aseguran en un documento al que ha tenido acceso cuartopoder.es. Pero, para que esto suceda se tienen que pactar, previamente, un programa de mínimos común y que “el programa propio de IU y de la izquierda rupturista también habrá de visibilizarse en el proceso electoral”.

Publicidad

El segundo escenario sería una candidatura que aglutine a la izquierda social y política de carácter rupturista, es decir, sin Podemos, o sin la parte oficialista de Podemos, dejando la puerta abierta a sectores izquierdistas, como podría ser Anticapitalistas. El tercer escenario, el de concurrir en solitario como IU es la última opción. Más allá de que en IU vayan a trabajar por la confluencia con Podemos, priorizan y anteponen el “fortalecimiento del llamado escenario B”, asegurando que “no sólo no es incompatible con el escenario A, sino que es la garantía fundamental”.

En cuanto a la campaña electoral, si se diera la confluencia, IU distingue dos vertientes: “el desarrollo unitario de la misma en cuanto a su percepción por parte del electorado” es decir, que se actúe como una candidatura de unidad y que no cada parte diseñe su propia campaña, al mismo tiempo que se asegure “la visibilización de las partes integrantes, candidatos y propuestas”. También apuestan desde la formación izquierdista por que una vez elegidos los grupos institucionales municipales y autonómico, “se normalice la discrepancia”. “El programa mínimo nos vincula a todas las partes, pero los diferentes integrantes de la confluencia tendrán libertad para determinar posiciones de voto en el resto de cuestiones sin que esto suponga un problema para el normal desarrollo de la actividad de las candidaturas de unidad popular”, concretan.

Además, apuestan por que “el espacio colectivo que sirva para la construcción del programa no debe disolverse una vez terminado el mismo, sino que ha de ser el sujeto fiscalizador de su cumplimiento una vez celebradas las elecciones. Se trataría, por tanto, de un espacio permanente“. Del mismo modo, IU Madrid ha aprobado que “la candidatura se conformará sobre bases democráticas, con mecanismos presenciales y online, y la participación del tejido ciudadano que se referencia en la posibilidad de un cambio en la Comunidad de Madrid”. No especifican primarias ni el modelo de las mismas, pero la intención de IU sigue siendo que haya primarias conjuntas, así como que tengan un importante papel organizaciones sociales, sindicales y activistas de Madrid.

IU Madrid ha compuesto una comisión negociadora con el resto de actores políticos “del cambio”, y sus acuerdos serán “ratificados en referéndum por militantes y simpatizantes de IU Madrid mediante voto directo”. Además, la dirección regional se pone a disposición de cada uno de los municipios para asesorar y ayudar a la consecución de los objetivos marcados en los pueblos, “mediando si es necesario con otras organizaciones y desde el respeto a la soberanía de las asambleas”.

Publicidad

Para la conformación de las candidaturas de IU Madrid, las cuales después pueden integrarse en confluencias más amplias, la Asamblea Político y Social ha aprobado un calendario. En los meses de junio y julio se llevará a cabo la elaboración y aprobación de las normas del proceso, así como de la fecha límite para la inscripción de afiliados y simpatizantes. Desde el 15 al 25 de septiembre, se presentarán los candidatos. El 7 de octubre será la votación final de las candidaturas en cada uno de los municipios madrileños.

En este sentido, la dirección marca dos normas: “la primera, y para evitar luchas cainitas que solo servirían para deteriorar a la organización, es que las personas que desean ser candidatas en estos procesos no lo podrán hacer público ni en el ámbito interno ni en el externo antes del 15 de septiembre, suponiendo el no cumplimiento de este acuerdo su exclusión de las primarias”. “En segundo lugar, la asunción de la necesidad de romper con el patriarcado en todos los ámbitos, incluido el electoral; por lo que se exige un esfuerzo al conjunto de la organización para promover candidaturas encabezadas por mujeres, que lleven nuestra voz a las instituciones públicas”, concluyen.