Ábalos eclipsa a Robles: será el encargado de defender la moción de censura del PSOE

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, será el encargado de defender la moción de censura el próximo jueves. La portavoz del grupo parlamentario socialista, Margarita Robles, también subirá a la tribuna, pero para intervenir después cuando le toque el turno a su grupo parlamentario. De esta manera, Pedro Sánchez hace su apuesta más fuerte en el valenciano, al que le ha confiado también los contactos con el resto de grupos parlamentarios.

Por tanto, será Ábalos quien comparta el protagonismo con el candidato durante la primera sesión del debate. Fuentes oficiales del PSOE justifican su elección aludiendo a que el partido ha decidido seguir el esquema de la moción de censura que el PSOE de Felipe González presentó en mayo de 1980 contra Adolfo Suárez. «En la moción contra Suárez, Alfonso Guerra, entonces Secretario de Organización, fue el encargado de subir a la tribuna en nombre de los socialistas», afirmaban fuentes oficiales. Sin embargo, según su ficha de diputado, en 1980 ya era portavoz del grupo.

Los socialistas perdieron la moción, pero dejaron en evidencia a un Ejecutivo con claros síntomas de agotamiento y ganaron las siguientes elecciones. Salvando las distancias, que son muchas, es el mensaje que pretenden transmitir desde Ferraz en los últimos días: aunque el PSOE pierda, gana.

Publicidad

Más allá del turno de palabra, el líder socialista ha elegido a Ábalos como hombre fuerte para todo el proceso de la moción. El secretario de Organización ha actuado como interlocutor con el resto de grupos. Sánchez le designó como referencia en las conversaciones con ERC y ayer mismo se reunión con Carles Campuzano, del PDeCat, y fue el encargado de conversar también con José Manuel Villegas, de Ciudadanos.

Ábalos se ha convertido en los últimos meses en el hombre fuerte de Sánchez y su influencia va más allá de lo puramente orgánico.  El secretario de Organización ya defendió la postura del PSOE en la moción de censura que Podemos presentó en 2017.

A unas horas de que comience el debate de la moción, todos los escenarios están abiertos. Nadie quiere destapar por completo sus cartas, por lo que el resultado del intento de desalojar a Rajoy aún no permite apostar al ‘sí’ o al ‘no’ con certeza.