Pérez Tapias: “El electorado de izquierdas está esperando acuerdos entre PSOE y Podemos”

José Antonio Pérez Tapias (Sevilla, 1955) tiene dos ventajas que le permiten otear con más comodidad el horizonte político: la experiencia de más de dos décadas y la distancia que da no tener el carné de partido. A comienzos de año, se dio de baja del PSOE tras 25 años de militancia porque no estaba de acuerdo con las decisiones que la dirección estaba tomando con respecto a Cataluña. Eso no significa que haya dejado el socialismo, ni mucho menos la política. Meses después creó la plataforma Socialismo y República, que propone trabajar desde las izquierdas, en plural, para pensar sobre los nuevos retos políticos. El mismo hombre que compitió con Pedro Sánchez y Eduardo Madina en 2014 por la secretaria general del PSOE, hoy trabaja en el decanato de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada.

Después de una semana frenética, donde el tablero político se ha dado la vuelta tras la moción de censura que ha llevado a Pedro Sánchez a la Moncloa, Pérez Tapias se reserva el primer café del domingo para hablar sobre política de forma pausada, con la mirada amplia y sin cortoplacismos. Charla con cuartopoder.es sobre la situación catalana, el federalismo plurinacional o la confluencia de las izquierdas en Andalucía.

— Han pasado muchas cosas desde que concertamos la entrevista. Tras la moción de censura, el PSOE está de nuevo en el Gobierno, ¿cómo lo valora?

Publicidad

Muy positivamente. Es una oportunidad para hacer muchas cosas que necesita nuestro país. Sánchez fue audaz presentando la moción, que era necesaria e inexcusable. Ahora nos encontramos con un Gobierno socialista a las puertas de configurarse y con muchas tareas por delante. A nadie se le escapa que será una compleja, pero hay muchos recursos para llevarla a cabo.

—¿En el Congreso pesó más la necesidad de censurar a Rajoy o las ganas de hacer presidente a Sánchez?

Objetivamente, lo que logró el acuerdo es el rechazo a Rajoy. Había una apreciación colectiva de que esa situación no se podía mantener. Llegó a ser una evidencia para casi todas las fuerzas políticas del arco parlamentario, excluyendo a PP y Ciudadanos. El PP arrastrado por la arrogancia de Rajoy y Ciudadanos sin capacidad para perfilar lo que se estaba viviendo, no solo en el parlamento, sino también en la sociedad española. Era difícil que la situación se pudiera seguir prorrogando con un presidente deslegitimado por su responsabilidad política, no solo por la situación judicial.

— Hace unos meses, usted dejó el carnet del PSOE decepcionado por la participación del partido  en la crisis de Cataluña. Ahora Sánchez ha iniciado una nueva etapa ofreciendo diálogo, ¿le reconcilia a usted un poco con el PSOE?

Mi salida del PSOE tuvo que ver con discrepancias con la dirección en un momento determinado, con la trayectoria del partido respecto a Cataluña y otras cuestiones. Ahora, sin duda, estamos en un momento distinto. Se ha conseguido lo que no se logró en 2016. Parece que no se tenía en cuenta el diálogo con Cataluña, que algunos veníamos propugnando, y eso nos llevó a una situación de deterioro institucional y bloqueo que ahora tiene posibilidades de ser superada. Sánchez va a tener que hacer un Gobierno con una gran capacidad de mediación entre posiciones distintas, no solo en relación a la crisis institucional y territorial, sino respecto a los presupuestos o las políticas sociales que son urgentes. En ese bloque que se ha unido contra Rajoy no es que haya solo posiciones dispares, sino también antagónicas, así que hará falta una tarea fina de mediación política para encauzar todo con los apoyos parlamentarios necesarios.

— ¿Veremos una nueva etapa de relaciones entre Podemos y PSOE? ¿Para llegar al Gobierno tienen que cooperar?

Los líderes de ambas formaciones han hecho declaraciones en ese sentido. Ahora veremos si son consecuentes con lo que han dicho desde la tribuna del Congreso. Sin aglutinar fuerzas de izquierdas, al menos sin un acuerdo parlamentario, va a ser difícil. De momento, se ha conseguido echar democráticamente a Gobierno de un partido metido en el lodazal de la corrupción. Ahora tienen que ser capaces de lograr acuerdos en torno a cuestiones que pueden tener en común y, en algunos casos, pactar los diferencias o divergencias para poder impulsar las cuestiones en las que se está de acuerdo, que son muchas. Hay que apartar determinados protagonismos que en algún momento han podido ser excesivos y, por otra parte, ser más receptivos a lo que una formación puede aportar a la otra. Yo creo que el electorado de izquierdas, en un sentido amplio con su pluralidad, está esperando esos acuerdos. Ha sido un respiro de alivio ver cómo se ha logrado salir de la situación con Rajoy al frente del Gobierno y ahora se espera que se pueda mantener esta línea de acuerdos en el futuro.

— Ha dicho que Podemos y PSOE pueden aportarse cosas el uno al otro, ¿puede darme algún ejemplo?

Podemos tiene posiciones más osadas y llegan más lejos en ciertas cuestiones. En el conflicto de Cataluña, Podemos ha sostenido la necesidad de que se haga un referéndum en su momento. Por otra parte, no es una cuestión ajena al PSC, que ya lo defendió en las autonómicas de 2012. Es una cuestión que hay que retomar. No hay que hacerlo de inmediato, pero hay que ponerlo en el horizonte dentro de un proceso de normalización de la situación para salir de una crisis muy profunda. El PSOE, por su parte, viene de un recorrido largo de experiencia de Gobierno y también de oposición. Por tanto, tiene aportaciones que son sumamente importantes en el terreno de la educación, las pensiones o las políticas de igualdad. Hay que llegar a acuerdos también en el horizonte temporal. Sánchez ya habló de tres líneas de estabilización: crisis institucional, territorial y social y eso implica tasarlo. Si el horizonte es largo, habrá una acción de gobierno para abordar no solo lo inmediato, sino también mantener diálogo y sosiego para unas elecciones en unos términos democráticos más consistentes. Si ese es el planteamiento, entonces el nuevo gobierno tiene que reforzar sus apoyos. Sánchez insiste en que el Gobierno será monocolor, pero a lo mejor estaría bien reforzar en el Ejecutivo los acuerdos que tienen que impulsar en el Congreso.

— ¿Dándole algún ministerio a Podemos?

En un gobierno no hay solo ministerios, se pueden dar otras responsabilidades ejecutivas y no solo hay que tener en cuenta a Podemos. Hay otras fuerzas políticas que han apoyado a Sánchez. Si la legislatura se alarga, el PSOE necesita apoyos para sacar adelante todo lo que hay que sacar. 84 diputados es un número importante pero no suficiente. Hay varias cuestiones: acabar con la Ley mordaza, las pensiones, cumplir el Pacto contra la violencia de género y buscar el acuerdo en cuestiones urgentes como el sistema de financiación autonómico.

— Esta última cuestión lleva años esperando...

Hay cuestiones que llevan aparcadas mucho tiempo. Lo que ha caracterizado negativamente la presidencia de Rajoy es esa posición inmovilista también calificable como indolente. Esperaba que el tiempo solucionase los problemas y lo que ha hecho es empeorarlos. La responsabilidad de Rajoy es enorme en la situación que se vive en Cataluña. Desde el lado independentista, se acometió también una carrera que ha llevado a posiciones insostenibles, pero muchas de esas decisiones tuvieron que ver con el inmovilismo del Gobierno y eso hay que dejarlo atrás. Hay que empezar a dialogar y negociar.

— ¿Pero por dónde se empieza a dialogar con Cataluña?

Han coincidido en el tiempo la moción de censura en el Congreso y el nuevo Govern en Cataluña, por el que quedará levantado el 155. Estamos, por tanto, en un contexto nuevo que nos permite escribir un texto también nuevo. Hay que empezar practicando una política de reconocimiento recíproco. Es cierto que nos tenemos que situar en el marco de la Constitución y hay que apurar todas las posibilidades que brinda. Sin duda, son posibles más cosas que las que se han hecho. Hay que abrir paso a consensos. De aquí a un tiempo, cuando la situación sea propicia para un debate sereno, hay que hablar sobre un referéndum que defina la situación de Cataluña y su relación con el resto del Estado. Eso es algo que hay que situar en el horizonte. Igual que la reforma constitucional que no puede quedarse en cuestiones de detalle ni en determinada ingeniería jurídica, sino que algunos hablamos de la necesidad de un proceso constituyente. El PSOE tiene que seguir con su proyecto, aprobado en el Congreso federal, de un federalismo plurinacional. Hay que definirlo en términos más precisos para que se sepa cuál es el proyecto del PSOE, qué ofrece a otras fuerzas políticas, a la sociedad española en su conjunto y a la catalana en particular, sabiendo que el estado de las autonomías nos ha brindado muchos logros colectivos, pero que está en una situación de agotamiento que requiere una reforma constitucional muy en profundidad.

— Tal y como está el Congreso y con un PP dispuesto a hacer una oposición dura, ¿es posible abrir la reforma constitucional que quería Sánchez?

Hay que situarla en el horizonte y preparar los mimbres para que en el momento se acometa. Ahora mismo, en esta situación y con un Gobierno de carácter transitorio, no es el momento adecuado, pero no hay que desistir a la hora de dialogar con los líderes de Cataluña, sean independentistas o no. Hay que ir madurando esas cuestiones, darlas a conocer e ir generando una cultura federal como algo propio de la ciudadanía española. Requiere un consenso amplio y eso no se resuelve en un tiempo breve.

— ¿Usted cree que el PSOE tiene un proyecto definido para Cataluña? La semana pasada, Sánchez calificaba a Quim Torra como “racista" y "supremacista” y ahora a esa misma persona le ofrece diálogo...

El lenguaje hay que cuidarlo para que las palabras no se conviertan en obstáculos insalvables a la hora de dialogar. Hay descalificaciones tan sumarias que luego resulta imposible o no creíble que el diálogo pueda fluir y ser viable. Es cierto que el señor Quim Torra tiene textos desacertados y desagradables y que no compartimos de ninguna manera. Sin embargo, de ahí al lenguaje grueso (y más después de ser investido) hay un paso que no debería haberse dado. Uno de los motivos de mis decisiones personales con respecto al PSOE en los últimos tiempos tiene que ver con eso. Por mi parte, veía necesario tomar una distancia que me permitiera seguir pronunciándome en los términos en los que lo hago sin estar en colisión con la dirección del partido, que tiene sus motivos para tomar unas decisiones u otras.

Creo que ahora mismo el PSOE tiene que retomar con fuerza el federalismo plurinacional como una posición para recoger sus planteamientos internos y como ofrecimiento a la sociedad española y su conjunto. Hay cuestiones de fondo. La misma noción de soberanía hay que replantearla porque está impidiendo hablar, por ejemplo, de soberanías compartidas. Es una cuestión que permitiría reenfocar toda la reestructuración que el Estado necesita. El PSC llegó a hablar de soberanías compartidas hace años. Eso permitiría que en España pudiéramos entendernos mucho mejor.

— En los últimos meses, Ciudadanos ha hecho un discurso muy beligerante contra los nacionalismos y claramente recentralizador. Ahora veremos cómo cambia el escenario, pero ¿se puede gobernar España sin tener en cuenta los nacionalismos?

Ciudadanos ha asumido unas posiciones de un nacionalismo españolista muy acentuado y enfático. Lleva a la situación chocante de que hace críticas al nacionalismo desde posiciones nacionalistas. Cuando eso se plantea así, estamos ante el choque de nacionalismos. Como muestras en la misma cuestión que planteas, no es ese el camino por el que se puede encauzar la situación en el Estado español, ya que entre sus características tiene la plurinacionalidad. Para mí, la vía es el federalismo.

La propuesta de Ciudadanos no solo no apunta por ahí, sino que puede ser regresiva respecto al Estado de las autonomías. Por eso, muchos pensamos que no es la solución. Esperamos que la opción del federalismo plurinacional vaya teniendo apoyos políticos y sociales y seamos capaces de convencer a la sociedad de que tenemos que transitar por esa vía. Es una cuestión en la que incluso habrá que vencer inercias históricas, superar malentendidos, ganar la batalla del lenguaje... Nos tememos que, desde posiciones de derechas, palabras como federalismo plurinacional se utilicen como malditas cuando son la solución.

— Es decir, generosidad desde el Gobierno y pedagogía en la calle.

Más que pedagogía, convencer con argumentos. La sociedad española es adulta y hay momentos, como las elecciones, donde se avivan las emociones, pero también tienes que dejar paso a las buenas razones. Aunque no hay que ser ingenuos. Tienen que combinarse con los intereses sociales de las comunidades autónomas. Lo importante es que las razones se puedan sostener y que los intereses sean legítimos y desde ahí procurar la pluralidad.

— Cambiando de tercio. Tenemos, como mínimo, tres elecciones por delante, ¿le veremos en alguna lista?

No, eso sí que no está en mi horizonte. Mi posición ahora es contribuir al debate público. Creo que podemos aportar, desde distintas escalas y de forma humilde, alguna idea que sea útil colectivamente. Hay que hacer un trabajo de opinión pública. Lo hemos visto con la moción que ha llevado a Sánchez a la presidencia. La opinión pública tenía un nivel de indignación ante la corrupción que afectaba, no solo a personas determinadas, sino al partido en su conjunto. Lo hemos visto con el movimiento feminista, con las pensiones. Los partidos políticos no pueden sustraerse de lo que la opinión pública está planteando. En la crisis territorial hay que darle a la opinión pública la fuerza argumentativa desde los partidos sobre las soluciones posibles.

— ¿No estará en ningún proyecto ni siquiera si son Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo los que llaman a su puerta política?

Ahora mismo Rodríguez y Maíllo quieren reforzar las organizaciones políticas de Podemos e Izquierda Unida con nuevas formas políticas para que en la próxima cita electoral andaluza puedan tener el respaldo al que legítimamente aspiran. Yo apoyo esos movimientos de confluencia y convergencia de fuerzas políticas de izquierdas, como también creo que hay que hacer lo posible por tender puentes de estas fuerzas con el PSOE, incluso, en Andalucía. La nueva orientación que va a tomar el Gobierno de España también va a repercutir en Andalucía y las próximas citas electorales. Una alianza de PSOE con Ciudadanos es un tanto chirriante. Por tanto, hay que trabajar por esa confluencia por las izquierdas como alternativa a las políticas neoliberales y conservadoras que lleva a las situaciones que hemos visto.