Rajoy rompe con su pasado y asegura que no elegirá a ningún sucesor

Después de que Mariano Rajoy haya decidido abandonar la presidencia del PP, la Junta Directiva Nacional del PP ha decidido convocar un congreso extraordinario para elegir a su sucesor los días 20 y 21 de julio. El presidente saliente, que ha defendido la necesidad de convocar cuanto antes este cónclave en su último discurso ante el máximo órgano del partido entre congresos, ha decidido romper son su pasado ya que no quiere interferir en el proceso de selección de su relevo.

“No quiero ni voy a designar un sucesor. No voy a ejercer una decisión que os corresponde a vosotros. No voy a señalar a nadie con el dedo ni vetar a nadie. No voy a influir ni voy a condicionar lo que debe ser vuestra libre elección”, ha asegurado Rajoy, que se considera “sin ningún derecho” a marcar el rumbo del PP después de haber abandonado la presidencia. “Además no tengo ni sucesores ni delfines”, ha subrayado.

Rajoy rompe así con su propio pasado. El ya expresidente del Gobierno fue elegido en 2003 por José María Aznar para reemplazarle, según relató el propio Aznar en su libro Memorias. Cualquier militante del PP al corriente de pago y que presente 100 avales puede optar a la Presidencia del PP. Aquellos que acepten el reto disponen de plazo del 18 al 20 de junio para presentar su candidatura.

La quiniela de candidatos

De momento, ningún cargo del PP ha desvelado si concurrirá a la carrera para suceder a Rajoy. En las quinielas parte como favorito el presidente de la Xunta, Alberto Núñez-Feijóo, pero entre los nombres que más suenan se encuentran la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

Mientras este lunes Sáenz de Santamaría daba a entender que ya había tomado una decisión, que todavía mantiene en sectreto, Cospedal ni ha confirmado ni ha desmentido que vaya a presentar su candidatura. Por otro lado, Feijóo ha dicho que respetará el plazo entre el 18 y el 20 de junio y ha evitado desvelar sus planes.

La mayoría del partido, tanto integrantes de la dirección nacional como líderes autonómicos, piensan que lo mejor es llegar al congreso extraordinario con una única lista. Lo contrario daría imagen de división en un momento clave para el PP como oposición, de cara a las elecciones municipales, autonómicas y europeas de mayo de 2019.

Publicidad