El ministro de Cultura, Màxim Huerta, dimite tras su escándalo fiscal

El nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, Màxim Huerta, ha presentado su dimisión este miércoles, pocas horas más tarde de que El Confidencial desvelara que fue condenado por defraudar a Hacienda más de 200.000 euros con una sociedad que creó en el año 2006.

“Me voy para que el ruido de esta jauría no rompa este proyecto”, ha indicado este miércoles Huerta ante los medios de comunicación. “A veces hay que retirarse y eso hago. Porque amo la cultura y eso hago. Hay momentos que hay que retirarse. Me voy agradecido”, ha comentado.

Publicidad

El diario El Confidencial asegura que en los ejercicios de 2006, 2007 y 2008 defraudó al fisco español, como lo establecen dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) dictadas en mayo de 2017.  Aún así, este miércoles ha dado explicaciones en diversos medios de comunicación: “No hubo mala fe, no oculté nada. Estoy al corriente de mis obligaciones fiscales”, ha declarado en Onda Cero. 

Según ha asegurado en su última comparecencia como ministro no hubo condena por fraude, sino una multa que perdió ante Hacienda para reclamar “sus derechos”, como “tantos otros creadores”. “He pagado esta multa dos veces: primero pagando a Hacienda y la pago ahora por segunda vez aquí, ahora, porque la inocencia no vale de nada ante esta jauría”, ha subrayado.

Publicidad

A pesar de resaltar su inocencia y de considerarse víctima de “una caza de brujas”, Huerta ha decidido presentar su dimisión para no dañar al nuevo Gobierno. “Me voy con la abnegación de quien ama su trabajo por encima de todas las dificultades. Me voy porque amo la cultura más que nada y porque así voy a poder colaborar más en este sueño y en esta ilusión de Sánchez”, ha remarcado.

Finalmente, el ministro no ha aguantado la presión. Diversas voces pedían su dimisión desde primera hora, desde analistas en medios hasta el propio dirigente del grupo parlamentario Unidos Podemos, Pablo Iglesias, que este mismo miércoles ya avisaba de que no iban a “alentar comportamientos que recuerden al PP”.

Pedro Sánchez tendrá que elegir ahora al sucesor en la cartera de Cultura, después de que se hay marchado uno de los ministros más breves de la democracia española.