Antonio Maíllo: “La confluencia andaluza será un referente para otros territorios”

  • Entrevista con el coordinador general de IU Andalucía
  • Mañana se reúne Teresa Rodríguez con la dirección estatal de Podemos para solventar las diferencias sobre la confluencia andaluza

Entrevistamos al coordinador general de IU en Andalucía, Antonio Maíllo (Lucena, Córdoba, 1966). Hace unos días, IU y Podemos lanzaban el manifiesto Adelante Andalucía con el objetivo de reunir 50.000 firmas defendiendo la construcción de una confluencia para las próximas elecciones andaluzas. Primarias propias, un proceso horizontal y participativo… Equo, Izquierda Andalucista o Primavera Andaluza ya se han sumado al proyecto.

Las discrepancias entre la Secretaría de Organización de Podemos estatal, capitaneada por Pablo Echenique, y la dirección andaluza de Teresa Rodríguez se han evidenciado. Mañana viernes mantendrán una reunión para intentar solventarlas. De todo esto, y del vertiginoso ritmo de la actualidad política española hablamos con este profesor de latín y griego que, desde el año 2013, dirige la federación territorial más importante de IU y, desde el 2015, es su portavoz en el Parlamento andaluz. 

— Ya se ha anunciado que Podemos e IU harán primarias propias de cada organización para después hacer unas conjuntas de toda la confluencia. ¿Tiene cabida esta propuesta dentro del acuerdo al que han llegado Podemos e IU a nivel estatal?

“Nuestro acuerdo tiene cabida en el que han firmado a nivel estatal”

— Totalmente. Nuestro acuerdo andaluz busca ser un proceso movilizador, hacemos primarias conjuntas para apelar a que participe más gente de la que cabe en Podemos e IU, que no está afiliada, para construir un contrapoder que necesitamos para crear una alternativa de gobierno en Andalucía. Esto tiene cabida en el acuerdo que han firmado las organizaciones a nivel estatal.

— Un paso más allá. En esas primarias conjuntas, ¿se plantean Teresa Rodríguez y usted participar en una misma lista?

— Ahora estamos abordando el qué hacer para que sea un proceso de acumulación de fuerzas. Las primarias conjuntas las planteamos para centrarnos en la política y el debate, no hacemos primarias para generar un proceso de colisión, sino para sumar fuerzas con más complicidades. Las complicidades, a parte de las que las que nosotros dos tenemos, son las de las organizaciones que están en la construcción de poder popular y no en los egos de los dirigentes a los que nos toque encabezar esto.

— Mandaba una carta que animaba a las direcciones estatales a que “se animen a conocer de primera mano la confluencia andaluza y se impregnen de la ilusión capaz de disputar el gobierno de esta región y de sus más de 800 municipios”. De alguna manera, ¿se intenta controlar desde Madrid demasiado a los territorios?

“Es importante que Iglesias y Garzón vengan y se impregnen de Andalucía”

— Lo que decíamos es que en este espacio la fraternidad tiene que ser fundamental. La fraternidad se construye desde la empatía y el reconocimiento mutuo. Creo que es muy importante que nuestros dirigentes federales, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, se impregnen de Andalucía y vengan. Para ganar el país hay que ganar Andalucía, sus visitas siempre serán muy bienvenidas y van a crear grandes complicidades emocionales con la gente.

En Andalucía, las gentes somos muy emocionales y generosos en cuidar a quien empatiza con nosotros. En ese contexto, decía que este acuerdo andaluz se enmarca dentro del acuerdo federal. Afortunadamente, nadie lo ha cuestionado. Pablo Echenique ha cuestionado un elemento del reglamento en la clave interna de Podemos, pero el acuerdo andaluz nadie ha cuestionado que esté fuera del acuerdo federal. Hubo alguien que hizo una reflexión sobre el papel de IU en una supuesta operación de crear un partido nuevo y no íbamos a aceptar esa reflexión que no correspondía a la verdad. Era necesario ese comunicado para tranquilizar a gente que podría interpretar que nuestro silencio era dar por válida esa afirmación que hacía una compañera diputada de Podemos.

— Otro tema conflictivo es el nombre. El acuerdo estatal dice que se llamará “Unidas Podemos Izquierda Unida Equo”. ¿Es un problema para la confluencia andaluza?

— No es ningún problema porque irá ese nombre. Lo que pasa es que también dice el acuerdo que se incorporarán especificidades en los nombres en las comunidades autónomas. Por nuestra parte, queremos incorporar un componente netamente andaluz y que creo que es un proceso de empoderamiento de esta candidatura. Todo es compatible. Yo he estado en permanente contacto con Garzón para que todo encajara bien. Hemos dado mucha importancia, eso sí, a crear la confluencia con horizontalidad, que no implica ser iguales aritméticamente en todo, sino crear espacios de comodidad donde se respete cada realidad. Desde esa perspectiva, creemos que la confluencia andaluza será un referente, será referencial para otras comunidades autónomas y territorios.

— La plataforma Adelante Andalucía…

“Adelante Andalucía no es un censo para crear una nueva organización”

— Adelante Andalucía es una carta abierta a la sociedad andaluza para que se incorpore a este proyecto. IU y Podemos hemos dicho que queremos que se incorporen más organizaciones políticas, plataformas entidades sociales… Queremos un proceso de empoderamiento, en esa adhesión estaría la disposición de todos esos colectivos y personas a participar en un proceso conjunto. No es, en ningún caso, un censo para crear una nueva organización. La gente no se adhiere a Adelante Andalucía para formar un partido nuevo, la gente milita ya en sus organizaciones, sea Podemos, IU, Equo, una organización andalucista… Se adhieren a un manifiesto, a participar en unas primarias y elaborar colectivamente un programa que mejore las condiciones materiales de vida de la gente.

— Querían llegar a 50.000 firmas. ¿Cómo va de firmas?

— Llevamos ya unas 10.000 firmas en pocos días. Me entusiasma esa apelación a la unidad que nos hace la gente de la calle, que lo pasa mal en su situación de precariedad laboral, que se sienten explotadas en su trabajo y nos dicen que nos unamos para echar a esta gente. Eso es más importante que cualquier porcentaje en un proceso de primarias, es el impulso popular lo que hará exitoso este proyecto y no mirarnos al ombligo cada uno en su organización.

antoniomaillo2
Antonio Maíllo. / CP

—  Mañana, Rodríguez se reúne con la dirección estatal de Podemos. ¿Qué sensación tiene? ¿Se solventarán las diferencias?

— Confío y estoy convencido de que sí. Cuando hay dificultades pensamos en la gente, en a quién servimos. Eso desatasca cualquier diferencia de criterio. Estamos construyendo algo tan hermoso como un país más decente, justo e igualitario. Esa fuerza hará que se llegue a un acuerdo que empodere Andalucía y empodere el acuerdo en el resto del Estado.

— En Catalunya, Podemos, EUiA y otras formaciones crearon un nuevo sujeto político, Catalunya En Comú. ¿Podría ser un referente para lo que quieren construir en Andalucía?

— En Andalucía estamos haciendo algo novedoso. Nuestro referente es conseguir la adecuación exacta en la que la gente se sienta empoderada, esa es la clave. Hemos sacado Adelante Andalucía en la que de una manera sosegada surge una apelación a la que se incorporan organizaciones andalucistas, movimientos ecologistas… La experiencia catalana es digna de aprendizaje, pero a diferencia de la catalana, en la nuestra nos encontramos a dos organizaciones no sólo profundamente arraigadas, sino que somos complementarias en esos arraigos y alianzas sociales. Cada una aporta un patrimonio muy importante. IU, en el sector sindical y trabajadores politizados en el campo de la izquierda. Podemos, sectores politizados novedosos. En esa complementariedad hay una experiencia que no se da en Catalunya ni en Galicia de la misma manera. Además, nos damos espacios de horizontalidad e igualdad que creo que es un ejemplo positivo.

— Este proceso de unidad, más allá del ámbito autonómico, ¿se ha trabajado en lo municipal?

“Un proyecto de unidad andaluz no sería entendible sin los municipios”

— Este acuerdo no ha salido hasta que no asumimos que un proyecto de unidad andaluz no sería entendible si no es extensible a los municipios. En España, son los municipios los que empujan a la II República, pero en Andalucía son los municipios los que empujan, también, al referéndum del 28 de febrero que UCD nos quería negar. Los municipios son la base del autogobierno, aquí un acuerdo sin el componente local sería un matrimonio de conveniencia que ni Teresa ni yo queremos.

— Antes me hablaba de la incorporación de organizaciones andalucistas a la confluencia. ¿Cómo está el pensamiento andalucista y el andalucismo político hoy en día?

— IU siempre ha reivindicado un andalucismo de izquierdas. Tenemos organizaciones nacionalistas dentro de IU como la CUT. El PCA surge con el impulso autonomista y fue un empuje federalizante para el resto del país, un partido comunista con un gran sentimiento andalucista. Podemos concluir que el andalucismo es un pensamiento que ha impregnado a diferentes organizaciones, algunas por conveniencia práctica, como puede ser el PP, y otras lo han usado para diluirlo y neutralizarlo, como ha hecho el PSOE. El andalucismo del que nos impregnamos viene desde las corrientes de pensamiento más progresistas dentro del socialismo andaluz y del Partido Andalucista y de las propias corrientes andalucistas que hemos tenido en IU siempre: un andalucismo transversal, de clase, arraigado a las aspiraciones sociales, no identitario en términos de exclusión o territorio, sí en términos de debate social y cultural.

— Cambio de tema. Susana Díaz pedía una reforma de las políticas migratorias en la Unión Europea tras el caso del Aquarius. ¿Cómo se vive el fenómeno de la inmigración y este caso concreto en un territorio con tanta presión migratoria como Andalucía?

“Solicitamos a Susana Díaz que ofrezca Andalucía para acoger a inmigrantes del Aquarius”

— Hemos solicitado a Susana Díaz que ofrezca Andalucía para que asuma la parte proporcional en la acogida de estas personas. Creo que el Gobierno de España ha hecho muy bien en asumir la acogida de este barco. Comparto con Díaz que hay que cambiar las políticas migratorias y que Andalucía asume una presión importante migratoria al ser frontera sur, pero le ha faltado el relato coherente de haber empezado ofreciendo Andalucía para acoger como han hecho los gobiernos vasco, valenciano… Hay que abordar una planificación de acogimiento en las zonas de frontera sur y, desde luego, desmontar este episodio de fortaleza cerrada y sitiada que tenemos en Europa y va en contra del proyecto europeo, una tierra que ha sufrido los desplazamientos por huida de las guerras como ninguno. Hay que combatir este tipo de acciones xenófobas y de componente fascista.

— Esta ha sido una de las primeras decisiones de calado del Gobierno de Pedro Sánchez. ¿Cómo valora el cambio de Gobierno de las últimas semanas?

— Hemos vivido con entusiasmo el echar a Rajoy de la Moncloa, el PP no podía sostenerse ni un día más en el Gobierno tras conocerse la sentencia Gürtel. En segundo lugar, Sánchez ha dado una demostración de cambio con un nombramiento de una proporción tan grande de mujeres ministras y dándoles carteras tan importantes. También es verdad que ha dado mensajes de tranquilidad a Bruselas en cuanto a la disciplina económica y financiera que está asolando la economía de nuestro país y es la causa de la desigualdad y precariedad que vivimos. Ha metido a Calviño como ministra, ha metido a la Comisión Europea en el Gobierno.

— Está abierto el debate en Unidos Podemos de cómo hacer oposición al PSOE. Acompañar al Gobierno, ser contundente en las críticas… ¿Cómo cree que se debe hacer?

“Nuestra oposición a Sánchez ha de ser propositiva y poner en el centro la agenda social”

—  Una oposición dialéctica, desde la izquierda, sin estridencias pero con contundencia y sin prejuicios, sobre hechos concretos. Evidentemente este Gobierno ha tomado una medida muy preocupante, una ministra que es pura ortodoxia neoliberal. También es preocupante saber qué hará en materia presupuestaria, conocemos a la ministra de Hacienda, Montero, muy bien en Andalucía. Sabemos que tiene una gran capacidad para envolver de palabras progresistas las políticas de Ciudadanos, que es lo que ha hecho en los últimos tres años.

Nuestra oposición debe ser muy propositiva, hay que situar en el centro del debate la agenda social, obligar a posicionarse a Pedro Sánchez y hacer un calendario de deconstrucción de las leyes más represivas y reaccionarias del PP, como las leyes mordaza, LOMCE… Hay que recuperar derechos sociales, económicos y políticos. El buen termómetro de la oposición será si se hacen estas propuestas políticas en el grupo del Congreso de los Diputados con una convicción, que es a lo que yo aspiro, que Iglesias, Garzón o Irene Montero no aspiren a ser vicepresidentes de ningún gobierno del PSOE, que aspiren a ser presidentes del Gobierno de España. Eso se construye con mentalidad de gobierno, pensando en grande.

— En Andalucía ya hacen oposición al PSOE…

— Susana Díaz se ha cargado el sistema fiscal andaluz para acceder a las posiciones de Ciudadanos. Ha mantenido un discurso de quejío ante el PP, pero cuando había que hacerlo corresponder con políticas se ha opuesto con la ayuda del PP y Ciudadanos. El ejemplo más reciente es la proposición de ley de Podemos e IU para que hubiera un suelo de inversión del 5% del PIB en Educación. El PSOE votó en contra, con PP y Ciudadanos. El PSOE, que se sale del Pacto de Estado de Educación por negarse el Gobierno del PP a invertir un 5% del PIB, cuando toca legislarlo a nivel andaluz, vota en contra. Hemos puesto en evidencia el doble discurso de Susana Díaz que intenta ganarse con su discurso a sectores bienintencionados y progresistas de Andalucía pero que lleva a cabo políticas conservadoras.

— Ayer veíamos a Iñaki Urdangarin recogiendo el requerimiento para entrar en prisión en Palma de Mallorca. ¿Vuelve a tener la Monarquía un problema? 

“La III República vendrá como fruta madura caída de manera natural del árbol”

— La III República vendrá como fruta madura caída de manera natural de un árbol. Vemos pasos hacia una desconexión de la sociedad cada vez mayor, sobre todo en los sectores más jóvenes, en relación a esta institución. Las prácticas corruptas de Undargarin, con una complicidad evidente del anterior jefe de estado que le llevó a abdicar, ha desgastado a la Monarquía. La actitud de Felipe VI en el conflicto catalán ha desgastado a la Monarquía, ya no es árbitro, ha tomado parte. Creo que ya se ha producido una desconexión emocional y vendrá un proceso constituyente que no debemos olvidar. Tengo la sensación de que algunos compañeros y compañeras muy centrados en la coyuntura olvidan objetivos fundamentales en la construcción de poder popular y contrapoder para generar un proceso constituyente, para construir un nuevo país.

Publicidad