Sánchez sale de la cueva presidencial y rompe el silencio

Hace menos de 20 días que Pedro Sánchez ganó la moción de censura y se convirtió en el nuevo presidente del Gobierno, obligando a Mariano Rajoy a hacer rápidamente las maletas. Durante este tiempo, se ha instalado en Moncloa, ha configurado un Ejecutivo exprés y hasta ha dimitido un ministro. Y todo, sin haber dado una sola explicación a la prensa. Este lunes romperá el muro del silencio. Ha convocado a la Ejecutiva permanente del PSOE en Ferraz y concederá una entrevista en TVE a las 22 horas.

Aunque tanto el Ejecutivo como el partido y el grupo parlamentario intentan volver a la normalidad, Sánchez sabe que los primeros pasos serán examinados con cautela. Su primera entrevista a un medio se la concederá al ente público RTVE en pleno debate por su renovación. En este juego de símbolos, será importante ver si Sánchez también lleva el lazo naranja de apoyo a los trabajadores, como ha hecho en otras ocasiones, siendo presidente. Por otro lado, el secretario de Justicia del PSOE, Andrés Perelló, ya ha anunciado que llevará a la dirección socialista “la elaboración de una nueva ley de memoria histórica”, otra de las enseñas del PSOE.

Pese al poco tiempo de vida del nuevo Gobierno, habrá muchas preguntas sobre la mesa, ya que no ha dado ninguna rueda de prensa en este periodo. Ni siquiera tras la visita del primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, convocó a los periodistas para despachar sobre los asuntos tratados. Tampoco dio cuenta de su reunión con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, el pasado jueves. A pesar de hablar de transparencia, aún no ha permitido que la prensa le interrogue sobre sus planes de Gobierno.

Publicidad

Por tanto, los primeros planes de Sánchez se han conocido a través de filtraciones, del BOE y de las diferentes entrevistas que sus ministros sí han dado a los medios. También en la habitual rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, en la que la portavoz Isabel Celaá le ha tomado el relevo a Soraya Sáenz de Santamaría. Sin embargo, quedan muchas cuestiones de las que el propio Sánchez no ha dado explicaciones, como por ejemplo, si instó al exministro de Cultura Máxim Huerta a dimitir o si conocía la imputación del de Agricultura, Luis Planas.

Sánchez da su primera entrevista un par de días antes de que comience la sesión de control al Gobierno que tendrá lugar en el Congreso el próximo miércoles, una cita en la que el Ejecutivo tendrá que responder a las preguntas de la oposición. El legislativo le obligará a dar explicaciones. PP y Ciudadanos, por ejemplo, le preguntarán a la ministra "cómo piensa el Gobierno de España legitimar la parte declarada inconstitucional del Estatut de Cataluña".

Algunos medios, como Público, ya han sacado parecidos razonables entre los estilos comunicativos del presidente español y el estadounidense Donald Trump: ambos prefieren comunicarse con los ciudadanos directamente por Twitter sin someterse a las preguntas de la prensa. Al menos, en las primeras semanas de Sánchez en la Moncloa.