El Ducado de Franco ya tiene dueña “oficial” en medio del debate por la memoria histórica

  • El nombramiento fue firmado por Rafael Catalá, anterior ministro de Justicia, seis días después de que el PSOE presentara su moción de censura. Hoy lo recoge el BOE

El Ducado de Franco ya tiene dueña de manera «oficial». Carmen Martínez-Bordiu, nieta del dictador Francisco Franco y quien exigió para sí la propiedad del título. Un título, el del Ducado de Franco, que se une a otros cuarenta títulos nobiliarios que provienen de la época de la dictadura.

A pesar de que el nombramiento se ha publicado hoy, miércoles, con el nuevo Gobierno del PSOE en el poder, fue el pasado ministro de Justicia, Rafael Catalá quien dejó todo atado para que la sucesión del título fuera efectiva. El 31 de mayo se firmó la sucesión del título en favor de Carmen Martínez-Bordiú, después de que su madre y anterior ostentadora del título, Carmen Franco Polo, falleciera. El BOE de hoy lo recoge.

Publicidad

La firma y tramitación de la herencia del título del Ducado de Franco se firmó por el anterior ministro 6 días después de que el PSOE presentara su moción de censura y un día antes de que ésta prosperara y que finalmente derrocara al gobierno de Rajoy.

Martínez-Bordiú realizó la solicitud para heredar el título cuando falleció su madre, Carmen Franco Polo, en diciembre de 2017. En marzo de este año se inició la tramitación para legar el título nobiliario a la nieta de Franco.

Nombramientos nobiliarios masivos

El Ducado de Franco no es el único título nobiliario que había sido reclamado y que fue firmado el día 31 de mayo. El lote de nombramientos nobiliarios incluye trece títulos nobiliarios que han sido heredados por otras personas. Entre ellas, los títulos de Marqués de Chinchón, el Duque de Alcudia y el Duque de Sueca, tres títulos que hasta su fallecimiento ostentaba Carlos Ruspoli Morenés y que en la actualidad han sido legados a su sobrino, Luis Carlos Ruspoli Sanchiz.

En la lista de nombramientos también se incluyen, entre otros, los títulos nobiliarios de Barón de Molinet, el de Conde de Saldaña, o el del Conde de Torralba de Aragón.