El Ejército ya no podrá discriminar a las mujeres por llevar tatuajes visibles

La denuncia de una aspirante a militar saltó la semana pasada. La joven denunciaba que Defensa la había excluido de las pruebas de acceso a un cuerpo militar después de que le acusaran de “romper con la uniformaidad” que requiere el cargo al llevar un tatuaje entre el tobillo y el empeine de una pierna. El Ministerio consideraba que al vestir falda ese tatuaje era visible y no podía acceder al cuerpo militar.

La aspirante a psicóloga militar afirmaba que existía una evidente discriminación puesto que su tatuaje solo era visible si ella vestía el uniforme de falda, pero no el de pantalón. Otros compañeros hombres sí pueden llevar tatuajes, aunque tapados por el pantalón del uniforme. A pesar de que el ordenamiento deja la uniformidad a elección personal, el presidente del tribunal que la examinó adviertió de que las mujeres pueden ser obligadas a vestir con esta prenda. Hasta hoy.

Publicidad

Defensa anuncia una medida con la que pretenden dotar de igualdad a los aspirantes a militares y ha cortado por lo sano: ningún aspirante a militar podrá mostrar tatuajes, ni argollas, ni perforaciones visibles con el uniforme. En el caso de mujeres y hombres, esta medida vendrá determinada por que estos sean invisibles con el uniforme masculino, ya que el femenino es de uso voluntario para las mujeres del cuerpo.

Publicidad

En el comunicado enviado por el ministerio afirman que “los tatuajes, argollas, espigas e inserciones, automutilaciones o similares no serán visibles vistiendo el uniforme de las Fuerzas Armadas común para la mujer y el hombre”.

Con esta medida, afirma el Ministerio, pretenden dotar de une medida que iguale a aspirantes masculinos y femeninos y que llevan tatuajes en la piel. “Se quiere evitar así que una mujer, en el caso de tener un tatuaje o similar que sea sólo visible con el uniforme en su modalidad exclusivamente femenina, pueda ser excluida en los procesos selectivos de acceso a las Fuerzas Armadas”