La autodeterminación y los presos obstaculizan el acercamiento entre Sánchez y Torra

Optimismo por el lado de Pedro Sánchez. Optimismo por el lado de Quim Torra. Esa es la sensación que quedó después de la reunión matenida entre los dos presidentes, el de España y el de la Generalitat de Catalunya, tras su encuentro en Madrid. Las bases están sentadas para otro próximo encuentro, este en Barcelona.

Sin embargo, los acuerdos entre los dos lados de la balanza siguen estancados en dos de los puntos clave de las negociaciones: el derecho a la autodeterminación y el asunto de los presos políticos o políticos presos. En la nomenclatura de estos últimos tampoco existe acuerdo.

En la rueda de prensa posterior ofrecida por Torra y Calvo, en representación de Pedro Sánchez, se pusieron de manifiesto estas hondas diferencias, a pesar de destacar el paso dado “en la normalización” de las relaciones institucionales y en la búsqueda de “una solución política a un problema político”, una de las demandas a la hora de solventar la crisis catalana.

“Es una indecencia que por haber abierto colegios electorales tengamos políticos presos es una vergüenza”, ha remarcado Torra. También en la diferencia respecto a los políticos que se encuentran en prisión en España “y los que están fuera de España, están libres”. Por parte de Calvo, como portavoz de Pedro Sánchez, “sobre los presos que afectan a su partido no hay ningún margen más que el respeto al poder judicial y la posición ya conocida del Gobierno de España”, zanjó.

Publicidad