Las cuentas y los cuentos de Soraya y Pablo

El Comité Organizador del PP, que preside el eurodiputado Luis de Grandes, sigue sin hacer público el censo de compromisarios que acudirán al Congreso del PP, pero desde los equipos de ambos aspirantes a presidir el PP afirman que manejan las cifras. Curiosamente, tanto los colaboradores de Soraya Sáenz de Santamaría, como los de Pablo Casado aseguran que les salen las cuentas y que su candidato será el próximo presidente del PP. Pero la decisión está en manos de los 3187 compromisarios que acudirán a ese Congreso a votar por Soraya o por Pablo.

Más allá de la exhibición de moral y expectativa de victoria de ambos contendientes, la realidad es que, de los 2662 compromisarios que fueron elegidos el pasado 5 de julio por la militancia del PP, la mayoría eran partidarios de María Dolores de Cospedal y el grupo menos abultado (entre 500 y 600, calculan sus partidarios) son compromisarios proclives a la elección de Pablo Casado.

Publicidad

De acuerdo con estos cálculos, Cospedal tiene la llave y, según su entorno, también el firme propósito de cerrar el paso a Soraya Saénz de Santamaría y para ello están ya negociando los equipos del responsable de Comunicación y de la secretaria general.

Publicidad

Por territorios, Andalucía es claramente pro Soraya Saénz de Santamaría, como también lo es Castilla y León, Cantabria o Melilla. En el caso de Comunidad Valenciana o Extremadura, donde se suponía que Cospedal tenía el control, fue la exvicepresidenta, también, la que ganó entre la militancia, pero los compromisarios son otra cosa. Los partidarios de Cospedal, siguen contando como suyos a buena parte de los compromisarios y los quieren poner al servicio de Pablo Casado, mientras que desde el equipo de la exvicepresidenta subrayan que esas cuentas que hacen los de Cospedal y Casado son más bien “el cuento de la lechera” y se remiten a la clara derrota de ambos en estos territorios, para aventurar que “los compromisarios son el reflejo de la militancia”

Con el aspirante Casado están prácticamente la totalidad de los compromisarios de Madrid, Galicia (a pesar de los esfuerzos de Soraya Saénz de Santamaría por forzar un apoyo explícito del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo), Cataluña, Aragón, Castilla-La Mancha (el ejemplo más claro de cómo se ponen al servicio de Casado los votos que iban a ser para Cospedal) y, según aseguran desde el entorno del vicesecretario de comunicación del PP, Canarias, donde ganó la exvicepresidenta entre la militancia, pero las cuentas con los compromisarios no le salen. Allí, el que fuera ministro de Industria, José Manuel Soria, sigue teniendo una gran influencia, que ha puesto al servicio de Casado y contra Sáenz de Santamaría y, de hecho, se ha convertido en el compromisario más votado.

Si los compromisarios mantienen sus compromisos verbales, en estos momentos sería el vicesecretario de comunicación del PP, Pablo Casado, quien se llevaría el gato al agua, puesto que los compromisarios partidarios de Cospedal, ya fuera de la carrera por la presidencia, pondrían sus votos a su servicio. Pero ambos equipos aplican su sesgo a esas cuentas.

Las cuentas y los cuentos de los aspirantes se mantienen, mientras sus más activos defensores siguen buscando, voto a voto y el Comité Organizador del Congreso se niega a facilitar el censo y bloquea las posibilidades de un debate entre aspirantes, porque dice que eso divide al partido…¡como si no lo hubiera estado en los últimos años!