Joan Baldoví: “Si hay alguien que está generando republicanos es Juan Carlos I”

  • Entrevista al diputado de Compromís por València
  • Tratamos sobre la cuestión valenciana y su protagonismo esta legislatura y sobre la Monarquía, entre otros asuntos

Joan Baldoví (Sueca, València, 1958) es, según el CIS, el político mejor valorado. El diputado de Compromís desde 2011 en el Congreso ha ganado gran visibilidad en algunas de sus intervenciones en la tribuna de oradores, desde donde fue uno de los representantes más críticos con los gobiernos del PP. Maestro de profesión, fue alcalde de su localidad natal durante cuatro años, hasta que fue elegido diputado. En la primera sesión de control al Gobierno de Sánchez tras la moción de censura, advirtió a los socialistas de que reclamaría un sistema de financiación más justo para las comunidades autónomas y de que lo mismo que exigía a Rajoy se lo exigiría a él. El Gobierno de Sánchez tiene graves problemas para conseguir los apoyos necesarios para sacar adelante sus propuestas. Baldoví advierte en esta entrevista a cuartopoder.es de que la cuestión valenciana estará muy presente en esta legislatura.  

— El Gobierno de Sánchez pretende aumentar en 2.500 millones el techo de gasto para las comunidades autónomas. ¿Cómo lo valora? ¿Soluciona el problema valenciano?

Publicidad

“Un gobierno socialista tiene que abordar los problemas de los que están peor”

— Es un alivio, bienvenido sea. Pero no queremos más deuda, queremos que se cambie de una vez el sistema de financiación. Si hemos sido capaces de acumular una deuda de más de 40.000 millones en el periodo que gobernó el PP, lo que no puede hacer el PSOE es darnos las mismas recetas, es decir, más capacidad de endeudamiento. No es lo que estamos pidiendo, los expertos ya han hecho su informe, ahora el Gobierno tiene que hacer una propuesta sobre la que podamos discutir. Probablemente no podamos ponerla en práctica en lo que queda de legislatura, pero si no hay una propuesta, no podemos discutir. Mandar balones fuera una vez y otra y otra… Es un mal mensaje el que manda a las valencianas y valencianos.

Publicidad

Sánchez ha sido capaz de hablar con vascos y catalanes, de hablar de comisiones bilaterales y retirar recursos, habrán hablado también de temas económicos… Empecemos por los que estamos más mal. Ya sé que el problema político de Catalunya es urgente y que hay que solucionar problemas políticos con Euskadi, pero hay problemas que afectan al bienestar de la gente. Un gobierno socialista y progresista tiene que abordar los problemas de los que están peor.

— Hablaba del informe de los expertos. ¿Podría resumirlo? ¿Cuál es el problema de la financiación de la Comunidad Valenciana?

— Insuficientes recursos. Probablemente accedimos muy pronto a las competencias autonómicas y se valoraron mal nuestras competencias, después el estado del bienestar ha crecido mucho. Comunidades autónomas que accedieron más tarde a los estatutos de autonomía tienen los servicios públicos mejor valorados. En nuestro caso, están mal valorados y tenemos un problema añadido, somos una comunidad netamente turística y en verano se gasta nuestro gasto sanitario porque tenemos que atender, lógicamente, a toda la gente que viene a veranear. La población de mi pueblo se duplica en los meses de verano, en otros casos se triplica o cuadriplica.

Los expertos sitúan esa mala valoración alrededor de los 1.600 millones de déficit cada año. Además, se puede ver claramente. En estos años de austeridad en los que los gastos de las comunidades autónomas estaba muy blindados, hemos seguido aumentando nuestro endeudamiento. Si gastas por debajo de la media española en servicios básicos como la sanidad, la educación y los servicios sociales y, aún así, te sigues endeudando, evidentemente hay un problema. Ese es el problema fundamental que tenemos, una mala valoración de los servicios que tiene que prestar el gobierno autonómico por parte del Estado.

— Además, la inversión estatal no es tan alta como debería ser…

“La renta per cápita valenciana está 12 puntos por debajo de la media”

— Los Presupuestos Generales del Estado tienen que servir para equilibrar comunidades que estén por debajo de la media. A eso hay que añadirle una serie histórica de los últimos 20 años con gobiernos socialistas y populares en la que la inversión media por habitante en la Comunidad Valenciana ha estado siempre por debajo de la media española y sólo ha estado en el mismo nivel de la media los dos o tres años en los que se estaba haciendo el AVE a València. Mala financiación e infrainversión es un cóctel peligroso. Eso hace que la renta per cápita sea 12 puntos por debajo de la media, que el índice de personas en niveles de pobreza sea mayor, la media de las pensiones es también más baja. Todo esto afecta a nuestra economía. Pedimos cosas de sentido común.

— En la primera sesión de control al Gobierno de Sánchez le advirtió de que no le permitirían aquello que criticaban al PP. ¿La confianza en el PSOE está tocada?

— Tocada no, pero los signos que va mostrando el PSOE en un tema fundamental como este no son positivos. Ya se ha reunido con el lehendakari y con el president catalán, ha dicho que antes de final de año se reunirá con el resto… El mundo no acaba en Euskadi o en Catalunya, quiero decir, en su primer discurso hablaba de equidad territorial y solidaridad, eso empieza porque todos tengamos los recursos. El martes me dijo, primero en privado y luego en público, que se va a reunir de manera informal con el president Ximo Puig este viernes en Castellón.

Encantado que se reúnan, pero además espero que a partir de esa reunión haga algún gesto que vaya más allá que el de las buenas intenciones. Si el PSOE hace lo mismo que el PP, no habrían hecho falta estas alforjas para este viaje. Estoy muy orgulloso de haber contribuido a apartar a Mariano Rajoy del poder, pero no pueden hacer lo mismo el PSOE y el PP en este tema.

— ¿Se imagina que el president Puig rebajara su nivel de exigencia con este Gobierno con respecto a las exigencias que hacía al de Rajoy?

“Si Ximo Puig rebaja las expectativas con este Gobierno, seremos muy exigentes con él”

— Sinceramente espero que no. Yo confío mucho en Ximo Puig, me considero amigo personal y tengo muy buena relación con él. Espero que no baje el nivel de reivindicación. Yo entiendo que, a veces en política, no podemos llegar al nivel de lo que esperamos, pero buenas palabras y pocos hechos, no. Seremos exigentes con Sánchez y, si Puig rebaja las expectativas, seremos muy exigentes también con el president Puig.

— El pasado noviembre hubo una multitudinaria manifestación en València reclamando una financiación más justa. Quizás pasó algo inadvertida en el resto del Estado pues era el momento más álgido del conflicto catalán, el pasado otoño. ¿Hasta qué punto el conflicto catalán ha silenciado la cuestión valenciana?

— Yo intento transmitir eso siempre en mis intervenciones. Me parece imprescindible que se aborde el conflicto catalán. Es un conflicto político que estaba sobre la mesa desde hacía mucho tiempo, que se ha abordado de una manera torpe por el PP, quien ha contribuido con su inacción o con su despeje al córner de los tribunales de toda acción política a que el problema se enconara mucho más. Estoy de acuerdo en que Sánchez se reúna con el president de la Generalitat catalana pronto, pero el resto también existimos. Si estamos hablando de que este Estado tiene que ser solidario, una vez escuchada a Catalunya hay que seguir por los que peor lo están pasando, las valencianas y valencianos lo pasamos mal.

Dándole la importancia que tiene el problema de Catalunya no le podemos quitar importancia al resto de problemas. Hemos tenido una paciencia infinita durante muchos años. Ha cambiado la percepción de la sociedad valenciana, somos conscientes de que hay un grave problema en la distribución de los recursos y ese problema se tiene que solucionar. Si no, estaremos creando el problema valenciano. Actitudes como la que hemos visto hasta ahora ayudan a que siga creciendo el problema valenciano.

— ¿Qué es el problema valenciano? ¿Se refiere a que pueda haber una desafección de cada vez más sectores de la población valenciana hacia el Estado?

“Creo que el discurso separatista en València no puede funcionar”

— La sociedad catalana y la valenciana son dos sociedades con algunas similitudes y muchas diferencias. Creo que el discurso separatista en València no puede funcionar. Somos sociedades que percibimos el problema de maneras diferentes. Queremos tener un encaje en el problema español, pero un encaje en el que nos sintamos cómodos. Hay problemas que se tienen que abordar, si no se puede abordar el tema de la financiación en lo que queda de legislatura, se tendría que afrontar el de la deuda se tendría que afrontar. Hay que hacer algo que alivie el presupuesto valenciano. La principal conselleria valenciana es la conselleria de la deuda, gastamos la cuarta parte de nuestro presupuesto pagando intereses y devolviendo principal por una deuda que viene, precisamente la mitad, por el problema de la infrafinanciación. Es injusto que un niño o niña que venga al mundo hoy en València deba más de 9.000 euros por el problema de la infrafinanciación.

— La cuestión valenciana, Euskadi, el conflicto catalán… ¿Es el final del centralismo como modelo de Estado? ¿La solución pasa por descentralizar?

— La solución pasa porque nos creamos de una vez que somos un estado plurinacional, con diferentes sensibilidades, y no pasa absolutamente nada. La inmensa mayoría de los valencianos quieren estar en el Estado español y no tienen veleidades de otro tipo. Se tiene que aceptar que algunos no hablamos valenciano por joder a nadie, sino porque nos lo enseñó nuestra madre y abuela. En vez de percibir las diferencias entre territorios como algo peligroso, deberíamos percibirlas como algo enriquecedor. Hay ejemplos en Europa que nos demuestran cómo un estado descentralizado funciona sin problema.

— Hablaba de la lengua valenciana. Me llama la atención la cantidad de grupos musicales valencianos relativamente nuevos que se expresan en esta lengua. ¿Hay resurgimiento del valencianismo cultural entre las generaciones más jóvenes?

“Cuando toda la sociedad valenciana aprenda que el valenciano es suyo, avanzaremos”

— Cuando era joven, los cantantes referencia para gente como yo eran cantantes protesta, Raimon, Ovidi Montllor… Y cantaban en valenciano. Un signo de normalidad de la sociedad valenciana es que surgen muchos grupos de rap, de ska, de rock, que llegan a públicos valencianoparlantes y castellanoparlantes. Veo conciertos de Obrint Pas, de La Gossa Sorda, que son seguidos por un público castellanoparlante. Esa es la normalidad. Cuando toda la sociedad valenciana aprenda que el valenciano es suyo, a pesar de que no lo hable, tan suyo como el castellano, avanzaremos con más normalidad. La música en valenciano está haciendo una labor importantísima para que se vea con normalidad el que cada uno se exprese en la lengua que sea.

— Para llegar a esa concepción plurinacional del Estado de la que habla, ¿hasta qué punto la Monarquía es un impedimento?

— El discurso de la Monarquía con respecto a Catalunya fue totalmente desafortunado. Ese día perdió una gran parte de legitimidad para muchísima gente, no sólo independentistas ni catalanes. La Monarquía tendría que haber mantenido una posición equidistante, a pesar de todo. Era un problema político que tienen que resolver los que tienen la responsabilidad de hacer política, los partidos políticos. Una institución que quiere representar al conjunto de la ciudadanía debería haberse mantenido al margen.

— A eso le sumamos que la Monarquía no lleva un año muy positivo.

— Si hay alguien que genera republicanos es Juan Carlos I. El rey emérito lleva bastante tiempo contribuyendo a que cada vez más gente piense que esta es una institución que no debería de existir. Si tiene que existir tiene que ser tan transparente como cualquier otra. El martes presentábamos una proposición en este sentido. Un rey tiene que hacer una declaración de bienes cuando entra como rey y también cuando abandona el cargo. La gente tiene derecho de saber en qué gasta su dinero una persona que está pagada con dinero público. En definitiva, si tiene otras actividades que le generen otras plusvalías. No olvidemos que el rey y toda su familia son unos empleados de toda la sociedad española, que tiene derecho a conocer en qué invierte su prestigio, si lo hace para otros negocios que no corresponden a la figura de un jefe del Estado.

— El viernes presentan una iniciativa para impulsar la Comisión de Investigación y que se llame a declarar a Juan Carlos I. Tienen los números para presentar esta propuesta, para que salga adelante hace falta que el PSOE la apoye. Le pasan la pelota al PSOE.

“No derramaría ni media lágrima si la Monarquía desapareciera mañana”

— Gobernar es esto, es tomar decisiones. Evidentemente, el PSOE tendrá que decidir de qué lado está, no sólo esta vez, sino, probablemente, cada semana. Me gustaría que fuera un presidente valiente, aquel que se enfrentó a todo el aparato de su propio partido. Creo que, de esta manera, le haría un favor, incluso, a la propia Monarquía. Yo si fuera monárquico, que no lo soy, no derramaría ni media lágrima si la Monarquía desapareciera mañana, pero los monárquicos tendrían que ser los principales defensores de que la Casa Real sea cristalina y transparente. En la medida en que las instituciones son transparentes, la gente se puede sentir más representada por ellas. Si el PSOE intentan mantener esa oscuridad en lo que afecta a las cuentas públicas de la Casa Real, le hacen un flaco favor a la Monarquía.

— Según el CIS, usted es el político mejor valorado. ¿Qué opina sobre lo que ahora se llama ‘política de gestos’?

— Creo que los gestos en política son importantes, envían mensajes. Cuando yo saqué una camiseta de la PAH o cuando aplasté una lata de Coca-Cola se estaba enviando un mensaje a la sociedad. En un momento en el que la inmediatez y la fuerza de las imágenes son tan importantes, los gestos son importantes. Los gestos con mensajes, los gestos gratuitos son innecesarios. Yo creo que este Gobierno creó muy bien el relato de las ministras y ministros, por ejemplo, que haya un Ministerio de Ciencia y que el ministros sea nuestro astronauta más famoso es un gesto importante, se da importancia a que la ciencia esté presente en las decisiones que tome el Gobierno.

— Para terminar, quizás no se llegue a la reforma de la financiación esta legislatura. Pero, da la sensación de que se hablará bastante de la cuestión valenciana.

“La cuestión valenciana estará presente en todos nuestros discursos”

— El primer día que llegué aquí y hablé de esta cuestión, interpreté la mirada que me echó Rajoy. Pensó: ¿de estos también hay allí? Pues sí, alguien tiene que hablar de nuestros problemas valencianos. Yo siempre hago los discursos intentando representar al conjunto de la ciudadanía, entiendo que soy parlamentario del Parlamento de todo el Estado. Hay problemas que son constantes, del vecino de Vallecas y del vecino del Cabanyal. También hay problemas que son específicos del territorio por el cuál he sido elegido. La gente me ha votado para que intente traer esos problemas específicos aquí a la Cámara. La cuestión valenciana estará presente en todos nuestros discursos.