Cuando Pedro Sánchez quería eliminar la inviolabilidad del rey

  • El diputado Sánchez daba unas declaraciones en el Congreso en el 2014 en las que aseguraba que era necesario abrir un debate sobre "los privilegios que hay que eliminar de la monarquía en el siglo XXI"
  • Su postura en 2018 es muy distinta. Para el líder del Ejecutivo ya no es una prioridad

3

Corría el año 2014. Pedro Sánchez era entonces un diputado que barajaba presentarse a las primarias de la secretaría general para liderar el PSOE tras la marcha de Alfredo Pérez Rubalcaba. Tenía experiencia parlamentaria, pero no de gestión ejecutiva. Por lo tanto, también tenía menos corsés a la hora de dar declaraciones a los medios. Entonces, consideraba "acabar con el principio de inviolabilidad del Rey", tal y como recogió RTVE.

En junio de 2014 se votaba la Ley de Abdicación que dio salida a Juan Carlos I para que Felipe VI accediera al trono. En ese marco hizo Sánchez las declaraciones a los periodistas en el Congreso. Fueron días frenéticos. Las informaciones sobre la Corona, que unos años antes tenía también una cuasi inviolabilidad mediática, se habían sucedido en los últimos meses: desde la caza de elefantes de Botsuana en 2012 hasta la instrucción del caso Nóos. Era el momento de poner un punto y aparte. Políticamente también era una ocasión perfecta para modernizar la Corona, una institución absolutamente opaca.

"Me parece que más allá del debate de monarquía o república también podríamos abrir un debate sobre los privilegios que hay que eliminar de la monarquía en el siglo XXI y desde luego uno de ellos es inexcusablemente acabar con el principio de inviolabilidad del Rey", decía entonces el diputado. Tras la sucesión, la discusión se cerró de manera más o menos exitosa para la Casa Real. Felipe VI anunció en sus discursos más transparencia  y se resolvió la protección del rey emérito otorgándole el aforamiento, un régimen especial del que gozan , por ejemplo, los diputados y senadores, que consiste en que sus delitos no son juzgados por el mismo tribunal por el que pasan todos los ciudadanos, sino por el Supremo. Para acabar con la inviolabilidad del Rey, habría que modificar la Constitución, que lleva escrito este privilegio en su artículo 56. Tanto en 2014 como en la actualidad, las mayorías parlamentarias dificultarían esta modificación.

Publicidad

Pragmatismo en el Gobierno

Han pasado más de cuatro años desde esas declaraciones. Sánchez ha ganado dos primarias para liderar su partido, con un derrocamiento traumático de por medio, y ahora duerme en la Moncloa. La reacción del presidente del Gobierno ante el último escándalo de la Corona es muy distinta a la del joven diputado de 2014. También la aritmética parlamentaria lo es. Tras las explicaciones del director del CNI, Félix Sanz Roldán, en la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso de los Diputados, Sánchez pretende dar carpetazo al tema. Las explicaciones han satisfecho tanto al PSOE, tal y como explicó la portavoz parlamentaria Adriana Lastra, como al Gobierno.

El verano dará margen a los dirigentes para reflexionar, pero por el momento, fiscalizar las actividades de la familia real no parece una de las prioridades del Ejecutivo. Desde que los socialistas avalaron el pacto de la Transición, que requería cristalizar la monarquía parlamentaria en la Constitución española, es un debate que vuelve de manera recurrente.

La tensión Monarquía-República siempre ha latido en las entrañas del PSOE. De hecho, en su 39º Congreso Federal, las Juventudes Socialistas introdujeron una enmienda que tuvieron que negociar con la dirección 'in extremis' y que salió bajo la fórmula edulcorada de fortalecer "los valores republicanos". Además de la tradición republicana que se les presupone a los socialistas, la nueva generación, capitaneada por Omar Anguita, ya no comparte el nexo "juancarlista" de sus antecedores, como tampoco lo hacen muchos de sus coetáneos. En los próximos meses, a Sánchez le tocará lidiar con sus propias contradicciones y, sobre todo, dar muchas explicaciones.

 

3 Comments
  1. zorrojo says

    menudo golfo caradura…

  2. Dolo Ñaja says

    Pues mejor que no le saquen la «Inviolabilidad», porque a estas alturas, violarse al Eméritio debe ser complicado para cualquier chica voluntariosa que lo pretenda. Según Corinna, lo intentó y no pudo, el pito había perdido su función, quedando reducido a morcilla de logroño; eso fue en el 2014. Imaginen a estas alturas como deben estar los testículos, como pasas de higo. Saludo y república.

  3. florentino del Amo Antolin says

    Será inviolable, si no le coje » la manada «… Entonces entran otros intereses… y jueces más afines a la manera de una monarquía PParasitaria… y para mas joderla dicen: ¡ Que la soberania nazional reside en el púeblo !. ¡ Titulo preliminar… o, para Eliminar, vete tu ha saber !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.