DATOS | Las mentiras sobre la inmigración en las que aún crees

Con la llegada de migrantes a las costas españolas ha crecido el discurso de rechazo hacia personas llegadas de otros países. Junto a ello, un movimiento político, encabezado por los partidos de derechas PP y C’s se han unido y han pedido mayores controles en las fronteras. El imaginario colectivo sobre la inmigración deja algunas ideas preconcebidas que, con el paso de los años, se mantienen pero que tras un vistazo a los datos se comprueba que son premisas falsas.

En cuartopoder.es hemos reunido algunas de estas ideas partiendo de la última encuesta sobre las actitudes hacia la inmigración, publicada por el CIS en el año 2016 y que recoge parte del sentir de los ciudadanos españoles sobre la situación de los migrantes.

“La inmigración trae más problemas de delincuencia e inseguridad”

El 25% de los votantes del PP encuestados para el CIS consideraba que el principal problema que generan los inmigrantes es el aumento de problemas de delincuencia e inseguridad ciudadanas. Pero un vistazo rápido a los datos desmiente esta premisa que es también compartida por los votantes de Ciudadanos (23,8%), o PNV (33%). Una apreciación que ha crecido en los últimos años, ya que según el barómetro elaborado por el International Social Survey Programme, el 50,3% de los españoles se posiciona de acuerdo o muy de acuerdo con la afirmación “los inmigrantes hacen que aumente el índice de criminalidad”.

Algo que desmienten los datos de criminalidad y delincuencia publicados por el INE. Entre los años 2000 y 2014, la población migrante supuso casi un 10% del total. Y no, los datos de criminalidad no reflejaron durante esos años un aumento en el nivel de delincuencia, sino que disminuyó.

España es el segundo país que percibe cifras de inmigración más alejadas de la realidad

No se sabe si las campañas que alertan sobre la llegada de inmigrantes o el uso de términos como “avalanchas” influye en el imaginario de los españoles, pero España es el segundo país con la percepción más distorsionada en cuanto a cifras de inmigración se refiere. Cuesitonados en el Eurobarómetro, los españoles percibieron un nivel de inmigración en el país del 23,2%. La cifra real de inmigración en España es del 8,5 tras una caída producida en los últimos años.

Supone una diferencia de 14,7 puntos porcentuales entre la cifra real y la percepción. Solo le supera Italia, donde hay una diferencia de 17,9 puntos porcentuales entre la percepción del nivel de inmigración en el país, que se sitúa en este Eurobarómetro en 24,6% de población migrante y la cifra real: un 6,7%.

Casi 6 de cada 10 españoles creen que el nivel de inmigración es elevado o excesivo

En relación con la percepción de la migración, cuando se pregunta sobre el nivel de inmigración que existe en el país, los españoles consideran, en casi 6 de cada 10 casos, que la cifra es elevada o masiva. Otro 30% cree que el nivel es aceptable y tan solo un 3,3% cree que el nivel es insuficiente.

La realidad es que España es el noveno país, junto con Francia, con mayor proporción de migrantes entre su población, con un 8,5% según los últimos datos facilitados por Eurostat. El nivel de inmigración en España está por detrás de países como Estonia (13,3%), Letonia (11,7%) o Suecia (11,6%).

Los hijos de migrantes reciben más ayudas escolares

Cerca de la mitad de los españoles están de acuerdo o muy de acuerdo con la frase que asegura que los inmigrantes reciben más ayudas escolares para llevar a sus hijos a los colegios. Las cifras, aunque dependen de cada sistema educativo en cada comunidad autónoma, desmienten esta creencia.

Por ejemplo, en Andalucía, una de las comunidades autónomas con mayor población migrante, los requisitos para acceder a los diferentes servicios y bonificaciones de los centros escolares (aula matinal, comedor, actividades extraescolares…) “tienen en cuenta si los padres trabajan, si el alumnado se ve obligado a viajar para ir al colegio o instituto y, también, la situación socioeconómica de las familias y su riesgo de exclusión social”. No contemplan criterios que “destaquen al alumnado inmigrante o lo prioricen frente al nativo”, afirman desde Andalucía Acoge.

Además, advierten, en el caso de aquellos menores cuyos padres están en situación irregular existe exclusión. La inexistencia de ayudas para los menores escolarizados está tan condicionada que, avisan, con que uno de los dos progenitores se encuentre en situación irregular en España, el menor puede quedar excluido del sistema de ayudas público.

Los inmigrantes reciben del Estado más de lo que aportan

Un 16,8% de los españoles cree que los migrantes reciben mucho más de lo que aportan y otro 33,8% más considera que reciben más de lo que aportan a las arcas públicas. Sin embargo, según el informe del observatorio de La Caixa, las cifras cuentan todo lo contrario y los migrantes aportan al Estado más de lo que reciben.

El estudio destaca que “menos del 1% de los perceptores de pensiones son extranjeros (de ellos, más de la mitad son europeos). A su vez, se calcula que la alta tasa de actividad de los inmigrantes contribuirá a retrasar en cinco años la entrada en déficit del sistema de pensiones, además de frenar el envejecimiento poblacional”.

A pesar de que reciben menos ayudas del Estado en comparación con lo que aportan, cerca del 30% de los inmigrantes se encuentran en situación de pobreza. En el caso de la población de nacionalidad española esta cifra cae al 18%.

Publicidad