Las claves del decreto que regulará la exhumación de Franco

La exhumación de Franco ha sido uno de los puntales del nuevo gobierno de Pedro Sánchez. A inicios de verano, se calendarizó para julio la retirada de los restos del dictador del Valle de los Caídos, pero se encontró con fuerte rechazo desde algunos sectores afines a la extrema derecha. El proceso se demoró y el Gobierno le puso fecha: previsiblemente será en octubre cuando se exhumen los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos.

Para regularizar todo el proceso, el Gobierno ha presentado un decreto ley, que se hará público mañana sábado en el BOE, en el que se recogen las distintas partes. Las claves han sido presentadas por Carmen Calvo, en comparecencia de prensa tras el Consejo de Ministros.

Publicidad

Los restos de Franco serán retirados y la familia tendrá quince días para hacerse cargo. Con el fin de abarcar «todos los escenarios posibles», este decreto incluye la posibilidad de que la familia de Franco «se desentienda, discrepe o no plantee un lugar para la reinhumación». De ser así, una vez pasados quince días desde el inicio del proceso, será el Gobierno quien elija el lugar donde se depositarán los restos del dictador.

El Gobierno ha indicado a través de Carmen Calvo que durante el proceso «la familia podrá ser escuchada». A partir del momento en que los restos de Franco estén exhumados, «el Valle de los Caídos cumplirá una función de respeto a las víctimas que allí están, de ambos bandos», ha indicado Calvo en encuentro con la prensa.

El Gobierno por su parte considera que es «urgente hacerlo», porque «vamos tarde» después de que varias entidades judiciales se hayan pronunciado a favor del cumplimiento íntegro de la legislación en materia de Memoria Histórica. «El Gobierno no ha querido cargar más tiempo con esta situación, después de más de 100 días de Gobierno», ha indicado Calvo.

El decreto empezará su tramitación en 30 días a partir de su publicación y tendrá una caducidad de un año. Por tanto, la exhumación y la completación de la nueva inhumación deberán llevarse a cabo en menos de 12 meses.