Los vecinos de Totana se rebelan contra el nuevo plan del TAV

Por el BOE. Así se enteraron los vecinos de Totana (Murcia) de que el tramo de alta velocidad que atraviesa su municipio y que estaba diseñado en el año 2011 sufriría unas modificaciones que elevarían los daños directos e indirectos a los vecinos. Desde un principio contaban con que 394 vecinos serían afectados por el paso de la línea de alta velocidad en el tramo Sangonera-Lorca: solo dos vecinos verían sus viviendas expropiadas para el paso de la línea.

Con la modificación publicada el 12 de abril de este año las viviendas afectadas pasan a ser 30, aunque los afectados indirectos se mantienen en cerca de cuatro centenares. Es un movimiento que los vecinos de Totana no entienden y por ello han decidido encerrarse en el ayuntamiento de la localidad como medida de protesta. Además, "para evitar que se aceleren los procedimientos en agosto, un mes de baja actividad tanto institucional como informativa", apunta José María Gutiérrez, portavoz del 'AVE Totana, Fuerza Ciudadana', organización que aglutina a los vecinos de la zona. Sin embargo, apuntan que el peligro es inminente y esperan que para mediados de septiembre "las adjudicaciones comiencen a darse".

La denuncia de los vecinos va más allá, puesto que "no hubo comunicación directa a los afectados de las modificaciones del tramo", que solo pudieron ir conociendo vía BOE. A todo ello se suman una serie de "irregularidades" que han ido detectando conforme indagaban más en el tramo. Denuncian que esta modificación del tramo se ha hecho "a toda prisa, con necesidad de correr con el proceso constructivo". La razón es que gran parte de estas conexiones en el 'corredor Mediterráneo' están siendo sostenidas con fondos FEDER, dinero europeo destinado al desarrollo. Esos fondos "caducan y de ahí las prisas en adjudicar todo ahora".

Publicidad

Unas reuniones sin actas

Desde que conocieran el impacto del nuevo proyecto, han exigido reunirse con Adif, entidad encargada de la obra. Al principio, "sin éxito, hasta que empezamos a aparecer en varios medios". En ese momennto, reconoce Gutiérrez, "organizaron una reunión para los siguientes días". En ese encuentro entre vecinos de Totana y Adif, le recriminaron a la empresa ferroviaria "no haber informado a los vecinos del cambio de plan del tramo, ni a los nuevos afectados ni tampoco al municipio". La desinformación era tal que, afirman, en el Plan de Ordenación Urbanística de Totana aprobado en el Pleno del Ayuntamiento se incluía el plan del tramo de alta velocidad anterior, el de 2011 y no había constancia del de 2018.

La razón del desconocimiento también de los órganos municipales se debe a que "Adif celebró una reunión convocadada por sus técnicos con dos técnicos de otros pueblo". El objetivo de ese encuentro, dicen, "era matizar asuntos del trazado" y Adif pidió expresamente que "no asistieran políticos porque era una cuestión técnica". Al final de esa reunión les informaron de que no se sabía si el plan para el tramo que atravesaba Totana era definitivo o no, y que se estaba a la "espera de unos cálculos". Denuncian que en ese encuentro enseñaron unos "planos que no pueden ser llamados planos", puesto que se trataba de "un papel sin localizaciones, sin georeferencias donde enseñaban el supuesto nuevo plan de trazado".

Plano realizado por los vecinos que muestra el alcance de la modificación del plan. / Ave Totana Fuerza Ciudadana

A todo ello se añade que el colectivo de vecinos de Totana preguntó a Adif por las actas de esos encuentros entre técnicos de la empresa ferroviaria y los de los distintos ayuntamientos. El resultado, comentan, es que "las actas no estaban firmadas por los técnicos. Algo irregular a todas luces".

Esperanzas en el nuevo gobierno

Echan en cara a la administración del Partido Popular que no quisiera reunirse con ellos. Afirman que el Delegado del Gobierno en la época de Rajoy "no quiso reunirse", pero que con el nuevo Delegado del Gobierno en Murcia en la era Sánchez han conseguido hablar y que se concertara una reunión entre las partes en Madrid. En esa reunión "se desveló el maquillaje de las obras", denuncian los vecinos de Totana. "Reconocieron que las razones para defender el trazado nuevo eran peregrinas y el motivo real del cambio del trazado".

En un principio, alegaban que el trazado primario, el propuesto en 2011, requería unas obras en un puente cercano presupuestadas en 11 millones de euros. Las obras en el puente según el nuevo trazado, sin embargo, "cifra las en 38 millones de euros". Algo que, consideran, "no sostiene que el cambio de trazado esté motivado por un tema presupuestario, puesto que ahora el coste es mayor".

Todo ello, añaden, en una comunidad que es "el depósito de los trenes que otras regiones desechan, puesto que Murcia aún tiene trenes que funcionan con diésel, sin vías eléctricas". Sin embargo, actualmente cuentan con un trazado que permite que ahora haya aproximadamente una veintena de viajes cada día que conectan distintos núcleos urbanos y rurales de Murcia. Algo de lo que también alertan con la llegada de la alta velocidad, ya que algunos municipios quedarán comunicados de manera mínima o incluso inexistente.

Falta de transparencia y compromiso

Javier es uno de los vecinos afectados por el cambio del plan. En este tiempo ha formado parte del grupo de vecinos que han "ocupado" el ayuntamiento para exigir sus derechos como vecinos. Además de la falta de transparencia desde el inicio por parte del lado técnico, comenta en conversación con cuartopoder.es que los nuevos vecinos que están afectados por las expropiaciones no solo no han sido informados, sino que tampoco "hay un compromiso de cuánto se va a pagar a cada propietario".

"Está todo sin definir", admite y cree también que "las prisas" son las responsables de que este proyecto se esté llevando a cabo a trompicones. A su vez alerta de que estas vías transportarán, "además de trenes de pasajeros, otros de mercancías, incluidas las peligrosas". Algo que, a juicio de los vecinos es "inadmisible" puesto que las vías del tren pasan a apenas unos metros de centros escolares. "Cuando haya una desgracia, nos lamentaremos", anticipa este vecino.

Hace hincapié no solo en aquellos vecinos que se quedarán afectados directamente, perdiendo su casa "con lo que eso conlleva", e incluye a aquellas personas que verán perjudicadas de manera indirecta. "El nuevo plan corta el pueblo por la mitad y supone que personas que viven ahora una enfrente de la otra tendrán que hacer casi 3 kilómetros para cruzar por uno de los puentes que recorrerán el pueblo", argumenta. Por último anuncian que permanecerán en el ayuntamiento hasta que consigan "revertir" y esclarecer el futuro de la alta velocidad a su paso por Totana.