Pedro Sánchez se lanza a deslegitimar el 1 de octubre a las puertas de su aniversario

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido abrir el nuevo curso con la periodista Pepa Bueno concediendo una entrevista a Cadena Ser. Gran parte de la charla se ha centrado en Catalunya, donde se espera un otoño caliente. El líder del Ejecutivo se ha mostrado dispuesto a consultar a la ciudadanía para estudiar un nuevo Estatut, pero también ha recordado al president Quim Torra que "el 155 es un instrumento totalmente legítimo para volver a reubicar a Cataluña” y se ha esforzado por deslegitimar con argumentos la consulta del 1 de octubre a las puertas de su aniversario.

En estos minutos de entrevista, Sánchez ha resumido su estrategia como "ley y diálogo" y ha insistido en acabar con la  "dinámica de bloques" que ha divido Catalunya en los últimos meses. Sin embargo, preguntando por si tenía un pacto con Torra sobre no aplicar el 155, tal y como ha pedido que aclare el PP,  el presidente ha evitado responder con un rotundo "no".

Si durante las próximas semanas, el Govern querrá hablar de los hechos del 1 de octubre, Sánchez se ha esforzado este lunes en deslegitimar ese relato alegando que "la democracia no es sólo meter una papeleta en una urna" y confrontando la participación del 43% del censo del referéndum del pasado otoño con el de las elecciones del 21 de diciembre, que se elevó hasta el 79% y que dejó un Parlament dividido.

Publicidad

"La otra parte tiene que poner voluntad de no repetir los errores del otoño de 2017", ha argumentado sobre las "heridas" que dejó, a su juicio, la consulta en Catalunya. También ha aclarado que ha habido varios mensajes y llamadas entre ambos Ejecutivos y que el Gobierno no se "levantará de la mesa de diálogo".

Sánchez quiere rotar el debate catalán desde la independencia a la convivencia: "En Cataluña hacen falta menos gestos y más responsabilidad", reflexionaba el presidente: "No tiene sentido que el Parlamento de Cataluña permanezca cerrado en el mes de septiembre".

Lo que sí ha aclarado es que está dispuesto a hablar de un nuevo Estatuto para esta comunidad autónoma, una propuesta que lleva defendiendo meses y que junto a la comisión bilateral supone uno de los platos fuertes de las negociaciones: "Cataluña tiene ahora un estatuto que no votó", ha recordado sobre los artículos que el Tribunal Constitucional tumbó en 2012 y que muchos consideran el inicio de la ola independentista que ha ido creciendo después. Esa es la única propuesta que podrán votar los catalanes, según el presidente del Gobierno central.

Presupuesto en noviembre

Sánchez ha confirmado que presentará sus presupuestos en noviembre y ha rechazado una prórroga de los actuales alegando que no son sus presupuestos, sino los de Rajoy. Por tanto, sigue negociando con Unidos Podemos para sacar adelante su propuesta.

En materia económica ha adelantado que propondrá "impuestos sobre transacciones financieras" y ha aclarado que "el impuesto al diésel irá en el anteproyecto de presupuestos".