La ultraderecha lidera la manifestación por la unidad de España

  • Hasta 62 entidades, entre las que se encontraba el partido Vox, protagonizan la manifestación bajo el lema: “Recuperemos la dignidad”

2.267
BARCELONA.- Son las 11 h y la plaza del Molino comienza a llenarse de banderas españolas, algunas preconstitucionales, las hay de todo tipo: con el aguilucho, de la falange... la mayoría de personas portadoras de las banderas no llegan a los 40 años, algunas ni si quiera vivieron el Franquismo. El himno de España es el hilo musical gracias a un señor pintoresco, con sombrero, todo tipo de pins, pegatinas e indumentaria loando a la patria.Al lado del mítico Pizza Torre hay una cafetería en la que nunca me había fijado, pero hoy está llena de banderas españolas, algo extraño de ver en Barcelona. “Ese llevaba el Cara el sol puesto, qué cojones tiene el tío”, ríe un manifestante mientras se lo cuenta a su cuadrilla. El Molino antes de la Dictadura franquista se llamaba: “Le petite Moulin Rouge”, pero Franco no soportaba la palabra rojo ni en la analogía de un cabaret parisino, así que desde entonces se llama El Molino. Cada vez se va llenando más la plaza y la manifestación alcanzará a tener unos 2.000 participantes, según la Guardia Urbana. Podríamos apostar a juzgar por la estética y los comentarios de la mayoría de estas personas que la mitad votan a la extrema derecha. Más de 62 entidades, entre las que se encontraba Vox, Somatemps o Tabarnia, han protagonizado una marea de gritos como ¡Viva España! ¡Viva la Guardia Civil! o ¡Puigdemont a prisión!Hacia el mediodía todos se movían hacia Plaza España, donde culminaría el encuentro. Antes de la partida, aparece Javier Ortega, secretario general de Vox, y un séquito de fans con estética skinhead entre camisas con banderita de España, polito de Hilfiger, le piden fotografías. Durante el recorrido, los manifestantes abuchean a cada balcón en el que hay una estelada colgada, siguen con sus cánticos ¡Viva la policía Nacional! y se distinguen carteles variopintos como: “Robaron hasta Diada y Barça para huir del juez de España” o “Minoría Golpista Fascista”, el término facha y fascista lo corean algunos manifestantes en el tramo de Mistral con Avenida Paralelo, donde se han concentrado centenares de personas convocadas por Unión contra el Fascismo y el Racismo (UCFR). Resulta todo tan bizarro que parezco ver a Millán Astray resucitado, pero es un señor con una boina militar y una camiseta de I.P.S.C, una asociación de tiro deportivo..Tras unos breves “encaramientos” de los manifestantes por la Unidad de España, en los que los “unionistas” reiteran en diversas ocasiones el saludo fascista, gritan guarros, y algún que otro insulto xenófobo, oigo a Lagarder, activista social, recordar a los Mosos que permitir este tipo de manifestaciones potencia el fascismo no solo aquí sino en toda Europa.La concentración de UCFR se compone de muchísima gente joven, vecinos y vecinas de los barrios y miembros de los CDR. Tras casi 2 horas de concentración y parlamentos, los manifestantes se disuelven. Antes de desviarme hacia el centro comercial de Las arenas, escucho como un grupo de 5 personas, uno de ellos con un megáfono y una voz carajillera que utiliza para llamar a la calma: ¡Hemos venido a pasarlo bien, no queremos violencia!, insulta a los Mossos, les llama “mercenarios” y les acusa de ser “la policía política”. A mí me cae un “hija de puta deja de hacer fotos” “la de la cámara”. Estaba TV3, “pero estamos de incógnito” reía mi colega Iván Gutiérrez: “Nosotros aquí no estamos hoy”. “No te preocupes que no la tomaran con TeleMadrid”, le digo (refiriéndome a los gritos de la señora hacia el cámara de Telemadrid, cuando pensaba que era TV3).Lo peor de estas manifestación es que dan miedo, dan miedo porque luego se producen incidentes que parecen inconcebibles en 2018, como el que le ha ocurrido a un miembro del CDR de Nou Barris , al que han agredido en el metro al grito de ¡Maricón de mierda! y le han propinado una patada en el pecho. O las imágenes de un hombre sangrando por la cabeza en el Clot mientras un grupo de personas vestidas de negro se dispersan por los abucheos de la gente: ¡Violentos!Una manifestación por la Unidad de España sobrerrepresentada por la caspa fascista, que no creo que represente a una parte unionista de Cataluña, pero sí representa al aumento del fascismo en Europa, donde hoy, no olvidemos, en Suecia, la ultraderecha puede llegar a ser la segunda fuerza más votada.