Aznar cree que es “exagerado” decir que el PP es “un partido corrupto” y pasa al ataque

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, cree que es “un poco exagerado” decir que el PP es “un partido corrupto o que tiene un problema general de corrupción”. Así lo ha expresado en el Comisión de Investigación presunta financiación ilegal del Partido Popular que tiene lugar este martes en el Congreso de los Diputados. Después, ha pasado al ataque. 

El primero en interrogarle ha sido el socialista Rafael Simancas, con el que ha tenido varios momentos de tensión. Además de achacar la corrupción a casos concretos y pedirle al diputado que diferenciase “la organización” de algunas “personas con actos situados fuera de la ley”, ha acusado al PSOE de ser “el primer partido condenado por financiación ilegal con sentencia firme”, un reproche que el socialista ha desmentido. 

Publicidad

Aznar ha asegurado que no conocía a Francisco Correa, a pesar de que Simancas le ha recordado que acudió a la boda de su hija. Aún así, el ‘popular’ ha negado toda acusación y, ante la insistencia del socialista, ha dicho que no tiene “que pedir perdón por nada”. Tampoco se reconoce como J.M. en los Papeles de Bárcenas: “Cualquier anotación en esos papeles para mí no tiene fundamento”. 

Si en la anterior intervención, Aznar ha asegurado que en la Guerra de Iraq “no se tiraron bombas por parte de España“, el diputado de ERC, Gabriel Rufián, ha comenzado su intervención luciendo una camiseta del cámara José Couso, que murió en 2003 mientras cubría la guerra, y preguntándole al expresidente si tenía algo que añadir. Finalmente, ha optado por el silencio.

Aznar no solo ha vuelto a negar las acusaciones, sino que también ha pedido “el restablecimiento de la presunción de inocencia” y de que “cuando alguien acusa de algo, lo tenga que demostrar”. El interrogatorio de Rufián ha provocado un constante tira y afloja con el interrogado que ha puesto en aprietos al diputado Pedro Quevedo, encargado de moderar la comisión. Mientras el catalán le ha acusado de dirigir “un cártel”, en referencia a los miembros de su partido procesados, Aznar le ha acusado de pertenecer a una formación “golpista”.

Tras la intervención de Oskar Matute (EH Bildu) y de Mikel Legarda (PNV), ha llegado el turno de Ciudadanos, cuyo portavoz en la comisión ha sido Toni Cantó, que le ha pedido que entone el ‘mea culpa’, sin mucho éxito.

Publicidad

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, ha decidido no enzarzarse con el expresidente, que sí ha perdido los nervios ante el diputado, al que ha calificado de “peligro para la democracia en España”. En sus conclusiones, el dirigente morado ha sentenciado: “Creo que ha quedado demostrado aquí que usted es el máximo responsable político de la corrupción en el Partido Popular”.