Los socialistas barajan febrero o el otoño de 2019 como posible fecha electoral

  • En el seno del Ejecutivo hay debate sobre la conveniencia o no de adelantar las elecciones y, según las fuentes consultadas por cuartopoder.es, hay más partidarios del adelanto que de alargar demasiado la legislatura

1

Mientras el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, asegura en su gira americana que piensa agotar la legislatura, casi ninguno de los miembros del gobierno y de la dirección del PSOE consultados por cuartopoder.es creen que eso se vaya a producir, aunque reconocen y respetan que la disolución de las Cámaras y la convocatoria electoral es una prerrogativa exclusiva del presidente del gobierno.

En el seno del Ejecutivo hay debate sobre la conveniencia o no de adelantar las elecciones y, según las fuentes consultadas por cuartopoder.es, hay más partidarios del adelanto que de alargar demasiado la legislatura.

Entre los convencidos de que el PSOE está ahora en una posición de ventaja en la intención de voto que puede estancarse seriamente a partir de 2019 e incluso sufrir un retroceso, se barajan dos momentos posibles: el próximo febrero de 2019 o bien el otoño de ese mismo año.

Febrero, aseguran estas mismas fuentes, sería un buen mes si el PSOE trabaja en una campaña de explicación al electorado de que “las derechas” tienen bloqueada la Mesa del Congreso y a la mayoría del Pleno del congreso de los Diputados, y que no permiten aprobar la principal herramienta de todo gobierno: los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Entre los partidarios del mes de noviembre los argumentos son que se pueden prorrogar los PGE y disolver las Cámaras a la vuelta del verano del 2019. De este modo, las elecciones se alejarían lo suficiente tanto de las elecciones andaluzas, como de las municipales, autonómicas y europeas, que se celebraran en mayo. El motivo de evitar coincidir con las andaluzas tiene que ver con el hecho de que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, no quiere que se cuele en su campaña electoral el debate de Cataluña, que a buen seguro será uno de los temas principales de las elecciones generales. Y, pese a las tiranteces entre la cúpula de Ferraz y la baronesa andaluza, todos tienen claro que, cuando toca elecciones, se aparcan las rencillas para tratar de sacar el mejor resultado, porque cuanto mejor sea el resultado de Díaz, mejor le irá después al PSOE en el conjunto del Estado.

Lo que todos los consultados tienen clarísimo es que, pese a las grabaciones de la ministra de Justicia y los tropiezos que pueda tener el Ejecutivo, no habrá convocatoria electoral de manera inmediata, entre otras cosas, porque todavía no han decidido si van a aprovechar el tirón de algún ministro para convertirse en candidato autonómico o municipal y, según uno de los miembros de la familia socialista “si convocamos ahora, se animan mucho menos los ministros a presentarse a alcaldías y gobiernos autonómicos”.

1 Comment
  1. Marco Baranyi says

    Vamos, que te lo has inventado todo. Las elecciones serán cuando quiera el presidente, y lo que digan sus enemigos dentro y fuera del PSOE importa menos que nada.

Leave A Reply

Your email address will not be published.