“Rajoy es el mayor traidor desde Fernando VII”: Vox llena Vistalegre

Nunca Vox tuvo tanto eco mediático, ni un auditorio tan grande dispuesto a escuchar sus proclamas contra el “feminismo radical”, las autonomías, “los progres” o la “inmigración ilegal”. Unas 9.000 personas que este domingo esperaban en el Palacio de Vistalegre de Madrid, para entrar a ver a los líderes del partido Vox exponer su ideario: velar por los derechos de los “no natos”,  derogar la Ley de violencia de género, combatir la inmigración ilegal o suprimir “organismos feministas” y que “se suspenda de manera indefinida la autonomía catalana”. Quieren ser la alternativa del PP, “la derechita cobarde”, o Ciudadanos, “la veleta naranja”, en las próximas elecciones.

Desde antes de las 12, ya había una larga cola esperando para entrar, plagada de banderas de España en pañuelos, pulseras, gorros y todo tipo de soportes. Las personas con las que ha podido hablar Cuartopoder.es componían un maremágnum de nostálgicos del aznarismo, críticos de Rajoy, personas que quieren acabar con el Estado de las autonomías, restos del franquismo sociológico y ciudadanos que ven la migración como un problema.

Publicidad

Jesús, que no cumple los 40, conoció a Vox por los medios de comunicación, como casi todos los asistentes con los que ha charlado este medio. Este domingo se acercaba al mitin para ver “cuál es la idea del partido para ver la posibilidad de voto”. El primer atractivo que le ve a esta formación ultraderechista es “la tibieza con los problemas de Catalunya, con el separatismo” de los anteriores gobiernos. En este mitin, no hay “compañeros”, sino “compatriotas” y los rivales son “traidores”.

Javier, que tiene unos años más, es más directo: “Estoy cansado de la inmigración ilegal”. El discurso de Abascal ha estado lleno de tics racistas, insistiendo en tildar de “invasión” la inmigración. Para frenarla, Vox propone un endurecimiento de las penas” para combatir a las mafias y a las ONG, empresas o particulares que colaboren, aunque sea salvando vidas. Incluso, apuesta por que se le de “a la legión o a quien sea” los medios adecuados para defender nuestra frontera y que se quiten las ayudas sociales que se destinan a la población irregular.

Publicidad

Identificando a “los traidores”

Algunos asistentes al evento se han mostrado nostálgicos de la etapa de Aznar. “Junto con  Fernando VII, Rajoy es el más traidor que ha tenido España”, explica Ángeles, que ya ha votado a Vox en varias convocatorias. Al expresidente ‘popular’ le achacan “haber sacado a los presos de la cárcel” (en referencia a la anulación de la Doctrina Parot) y no haber derogado la Ley de memoria histórica. Algo queda del franquismo sociológico: “Franco hizo la guerra, no a la República, sino a los del Frente Popular, que estaban manejados por los marxistas-leninistas de Rusia”, se reafirma. Las mujeres que la acompañan también tienen un último reproche a Rajoy: “Tenía que haber dimitido para que hubiera elecciones”, argumentan. Creen que el expresidente es el culpable de que hoy esté en la Moncloa el “ocupa” Pedro Sánchez. 

Santiago Abascal sabe que su formación se alimenta de los desencantados del PP. Por eso, parte de su discurso lo ha dedicado a denostar a PP y Ciudadanos y a vacunarse contra los argumentos de una futura campaña electoral: “Os dirán que vais a ser los culpables de que llegue la izquierda”, explicaba a su electorado.

Las personas preguntadas en los exteriores se manifiestan contra Rajoy, pero no tienen claro el voto y miran con curiosidad a Casado antes de decantarse: “Veremos qué hace”. De hecho, en los alrededores de Vistalegre algunos de los asistentes charlan sobre ese bloque derechista que creen que podrán hacer Ciudadanos, PP y Vox tras las próximas elecciones.

Las reivindicaciones de las Fuerzas de Seguridad del Estado, como la equiparación salarial, completan las respuestas que se daban en la calle pocos minutos antes de entrar al acto.

Más dureza con Catalunya

“Lo de las autonomías es horrible, como los sueldos de los políticos. Sin eso, se podría financiar la Sanidad y la Educación”, defiende otra asistente. La situación catalana es uno de los principales problemas que identifican las personas que acuden a ver a Vox. Quieren más dureza. Incluso, unos jóvenes que se han quedado fuera del recinto llevan atada una bandera de Tabarnia, esa región inventada de los catalanes que no se quieren independizar. El comerciante que vende banderas de España toma nota para próximas manifestaciones. Pronto será 12 de octubre, uno de los días que más vende.

Para estos desencantados, Abascal tiene un buen puñado de propuestas encaminadas a defender la “unidad nacional”, aunque algunas choquen frontalmente con la Constitución: “Que se suspenda de manera indefinida la autonomía de Cataluña”, “que se detenga a los golpistas”, incluyendo a Quim Torra, que se ilegalice a los partidos separatistas y que se disuelva a los Mossos de escuadra.  “Un solo Gobierno y un solo parlamento para todos los españoles”.

Contra el feminismo y por “la familia natural”

Mientras gritan consignas anti-inmigración, se erigen defensores del derecho a la vida… de los españoles. Proponen una ley de protección de la “familia natural”, se muestran contra la eutanasia y recuerdan “que el aborto no es un derecho, es un drama”.

También cargan contra los avances de las mujeres. Piden la “supresión de organismos feministas subvencionados” y quieren derogar la Ley de Violencia de género” para implantar una Ley de violencia intrafamiliar”.