Carmena y Colau, unidas contra “la burbuja del alquiler”

Una gran ovación recibió el sábado a las alcaldesas de Madrid y Barcelona, Manuela Carmena y Ada Colau, en la Universidad de Otoño de Podemos, que se celebra en Las Vistillas de la capital. Presentadas por el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ambas insistieron en la necesidad de consolidar el cambio en 2019 porque, aunque se han conseguido modificar el panorama”, aun queda “mucho por hacer”. Además, incidieron en la necesidad de conseguir más competencia para sus Ayuntamientos con el objetivo de enfrentar los grandes problemas de sus ciudades, como el de “la burbuja del alquiler”.

Colau explicó que se necesita un gran cambio normativo en materia de vivienda porque “el PP no cambió las leyes que habían favorecido la anterior burbuja” y ahora enfrentamos una nueva burbuja, la del alquiler. La alcaldesa indicó que el PP realizó “una liberalización salvaje” al bajar los contratos de alquiler a tres años, algo que ha favorecido que los grandes fondos de inversión vayan a las ciudades a especular con las casas. “Hay que poner límites”, y para eso “hay que confiar en la negociación”, dijo en alusión a la necesidad de convencer al Gobierno socialista.

En cuanto a las posibles soluciones, Carmena pidió “una moratoria inmediata” para que “se paralice la subida de los contratos de alquiler”. Así, durante el tiempo que dure la moratoria, se atendería un problema de urgencia, mientras al mismo tiempo se realiza “un trabajo sereno de análisis” para poder legislar al respecto. Además, la alcaldesa indicó que “Madrid necesita 10.000 viviendas para dar “una respuesta social a quienes más lo necesitan”. La capital llegó a contar con 22.000 viviendas protegidas y ahora solo dispone de 5.000.

Publicidad

Desde la política municipal ya se han conseguido algunos logros a este respecto. La alcaldesa de Barcelona destacó el logro de los ‘comunes’ en Barcelona, que han conseguido a la inversión privada inmobiliaria a destinar como mínimo el 30 por ciento de sus construcciones a “vivienda asequible”. También habló de cómo el Ayuntamiento había limitado los alojamientos turísticos llegando a poner multas de 600.000 euros a la plataforma Airbnb. “Todavía no hemos conseguido que lo hagan en público, pero en privado nos reconocen que había que poner orden y regularizar porque íbamos hacia unas cifras malas para el propio sector”, explicó.

Ambas alcaldesas manifestaron que sus ciudades se enfrentan a enormes retos y que para resolver los problemas de los ciudadanos es necesario conseguir más competencias. “Tenemos un sistema absolutamente desfasado, los ayuntamientos cada vez nos encontramos con más problemas porque la mayoría de la población vive en las ciudades” indicó Colau, que puso como ejemplos el calentamiento global, las migraciones o la vivienda. “Hay que plantear una reforma porque hay instituciones que no van a poder hacer bien su trabajo al no poder atender bien a la ciudadanía”, manifestó.

En este sentido, Carmena se refirió, como repitió varias veces a lo largo de la jornada, en la necesidad de negociar con el Gobierno. Por eso, señaló que es más importante que nunca contar en el Ayuntamiento con “un equipo de gestión” que tenga capacidad para “conseguir los objetivos ideológicos y estratégicos”. También aprovechó para manifestar su satisfacción, al igual que Colau, porque Podemos haya conseguido “llegar a acuerdos” con el Ejecutivo socialista para los Presupuestos Generales del Estado.

Ciudades “modelo de un nuevo país que se abre paso”

Iglesias, quien presentó a las dos alcaldesas en la charla moderada por el periodista Pablo Simón, agradeció a ambas haberse convertido en “modelo de un nuevo país que se abre paso”. Carmena y Colau “son dos mujeres que han sabido traducir en hechos el sí se puede”. La alcaldesa de Barcelona admitió que queda “mucho por hacer”, pero también invitó a hacer una reflexión y ver “de dónde veníamos” para ser conscientes de los cambios que se han producido. “Parecía imposible con el PP, y ahora parece una normalidad, pero es que ganamos en Madrid a (Ana) Botella y Esperanza Aguirre, en Barcelona le ganamos a la CiU del 3% y les echamos de las instituciones. También ganamos en Valencia”, recordó, provocando aplausos en el público.