El desgaste de Carmena, la derechización del PP y el efecto Sánchez: las bazas del PSOE de Madrid

  • Aún no tienen candidato para el Ayuntamiento, pero creen que "están a tiempo" de mejorar los resultados de 2015.
  • No descartan ganar la alcaldía, pero el primero objetivo será mantener un gobierno progresista en la capital.

“Aún estamos a tiempo”. Es el mensaje que se repite entre algunos socialistas madrileños consultados por este medio. Las piezas se recolocan, muy lentamente, en el tablero para jugar la partida electoral  de 2019, aunque PSOE y PP siguen sin tener un ‘rey’ que encabece sus listas. Los socialistas juegan con tres cartas para luchar con siglas propias por la Alcaldía de Madrid: el desgaste por la gestión de la alcaldesa Manuela Carmena, el empuje del Gobierno de Pedro Sánchez desde Moncloa y la derechización del PP de Pablo Casado, que puede movilizar al electorado progresista. 

Manuela Carmena sigue siendo un rival fuerte. El PSOE estaba esperando a que se resolviese la incógnita sobre si la actual alcaldesa volvería a presentarse para decidir qué candidato socialista se enfrentaría a ella. La duda quedó despejada en septiembre, pero quedan aún interrogantes, como su equipo, su proyecto e, incluso, la fórmula de su organización. En un principio, apostó por una agrupación apartidista. A pesar de las quinielas que se publican en los medios, Ferraz tiene dudas y retrasará las primarias de la capital, mientras en el resto de la región todo está en marcha.  Pero esta ciudad es una plaza estratégica en un momento delicado y no quieren fallar.

Los socialistas se ven en condiciones de mejorar los resultados de 2015, que fueron desastrosos. El listón es bajo y, por tanto, el margen de mejora es amplio. Aún así, creen que han usado bien ese exigua representación durante la legislatura dando empaque al Gobierno de Carmena, que tenía mejores intenciones que capacidad de gestión y que se ha caracterizado también por los líos internos. Recuerdan que el apoyo de los socialistas, liderados por Puri Causapié, ha sido decisivo para sacar adelante la Oficina Antifraude o algunas medidas de la lucha contra la contaminación. De hecho, para 2019 el objetivo será arrogarse esos éxitos y comunicarlos a los ciudadanos.

Publicidad

Pese a los coqueteos mediáticos con Manuela Carmena, los socialistas confían en poder sacar tajada del desgaste de su gestión. La relación personal con la alcaldesa es cercana y fluida, pero creen que ha faltado “ejecución” en su proyecto político. “Los resultados son muy escasos”, comenta una fuente socialista.  Aún así, y aunque afirman que no renuncian a ganar, el primer objetivo es conservar “una mayoría de izquierdas” para que el Gobierno en la capital continúe siendo progresista. El reparto de fuerzas y de sillones con la formación de Carmena se decidirá en las urnas.

Para eso, confían en que “la derechización” de la formación que lidera Pablo Casado anime al electorado progresista a acudir a depositar su papeleta. De hecho, algunos socialistas creen que el nuevo líder va a apostar por recuperar lo “peor” del PP.  Aún así, los ‘populares’ aún no tienen candidato, mientras la ‘ciudadana’ Begoña Villacís se ha convertido en un rostro muy conocido por el electorado y goza de una repercusión mediática que trasciende la capital. A nadie se la escapa que ella es en este momento una de las candidaturas más sólidas. Por eso, la campaña madrileña 2019 se podría plantear entre bloques.

A nivel interno, también reina una relativa calma en el PSOE madrileño, solo interrumpida por algún titular polémico o alguna desavenencia entre la dirección del grupo municipal y la secretaría general de la Comunidad de Madrid, como en el caso de Madrid Central. El hecho de que José Manuel Franco, candidato de Ferraz, venciese en las primarias a la Secretaría General del PSOE madrileño ha hecho que no haya, por el momento, ninguna oposición interna dentro de las “familias socialistas”. Esta legitimidad y el trato amable del veterano socialista ha hecho que incluso corrientes como la de Antonio Miguel Carmona hayan bajado el hacha de guerra y prefieran trabajar a favor de obra. La llegada del Gobierno de Sánchez a la Moncloa podría dar un empujón al PSOE en el Ayuntamiento de Madrid. Más cuando se trata de la ciudad natal del presidente del Gobierno.

Izquierda Socialista da el paso

A falta de candidato oficialista y con las primarias aún sin abrir, el veterano Manuel de la Rocha, de la corriente Izquierda Socialista, ya ha dado el primer paso y ha anunciado que sopesa presentarse. Como ventaja cuenta con una amplia experiencia. Fue alcalde de Fuenlabrada, consejero de Educación en Madrid, diputado en la Asamblea y también en el Congreso.  

Además, el futuro candidato es un viejo conocido de Carmena, por lo que la sintonía en un futuro acuerdo de Gobierno sería probable. Ambos fueron abogados laboralistas en su juventud, ya que De la Rocha hizo carrera en UGT.

Sin embargo, todo depende de cómo se configuren los pesos internos en unas primarias que aún presentan muchas sombras. En la federación madrileña se espera a un candidato ungido por Ferraz.