El Gobierno pone en marcha el decreto que obliga a los bancos a pagar los impuestos hipotecarios

1

El Gobierno publica hoy viernes en el BOE el decreto por el que regula quién debe pagar los impuestos derivados de la contratación de una hipoteca. Frente al criterio del Tribunal Supremo, que resolvió por una mayoría muy ajustada que los gastos debían correr del lado de los clientes, el PSOE ha puesto en marcha la legislación que obliga a los bancos a asumir el pago de ese impuesto.

La medida del PSOE, aunque aplaudida, no tiene carácter de retroactividad, por lo que solo afectará a aquellos clientes que contraten una hipoteca de ahora en adelante. La medida que combate la decisión del Supremo entra en vigor mañana sábado.

"El Gobierno muestra una vez más su responsabilidad y la rapidez en su actuación y en el momento de estar junto a la resolución de problemas de los ciudadanos, ya que es un tema que afecta a millones de personas", afirmó en rueda de prensas tras el Consejo de Ministros la portavoz Isabel Celáa.

Los detalles de la norma

La modificación de la norma ha afectado al artículo 29 de la ley del Impuesto de Transmisiones de Patrimonio y Actos Jurídicos Documentados, en el que se incluye un párrafo donde establece que, cuando se trate de escrituras de préstamos con garantía hipotecaria, se considerará sujeto pasivo al prestamista.

A su vez la norma incluye una restricción a las entidades bancarias, con la modificación del artículo 15 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades para establecer que las entidades financieras no podrán deducirse este pago en el Impuesto sobre Sociedades.

Publicidad

1 Comment
  1. ninja45 says

    Despues de los últimos acontecimientos, con toda una judicatura prevaricadora
    echándole una mano a la banca, se esta perdiendo el respeto por centenares de jueces
    y fiscales que intentan hacer bien su trabajo y que no tienen nada que ver con
    algunos de ellos, como Lamela, Llarena, Lesmes y compañía, títeres de los fascistas y
    corruptos, mientras la credibilidad de la justicia española cotiza a la baja. Me
    explico: se ha dado a conocer el caso del fanático franquista que quería asesinar a
    Sánchez pocas horas después de que un juez haya descartado que Tamara Carrasco y
    Adrià Carrasco, miembros de los llamados CDR, cometieran ningún delito de terrorismo,
    como estableció inicialmente la Fiscalía. Aquello pasó en un clima de histeria que
    alimentaban ciertas actuaciones policiales y aplaudían no pocos medios de Madrid, sin
    que –por cierto– la mayoría de buenas personas que ahora se indignan con razón ante
    el escándalo del Supremo dijeran ni media palabra. La sensibilidad general española
    ante las injusticias tiene una excepción –siempre la misma– que es tan o más
    inquietante que el protagonismo de los ultras, que no es poco y es que, hasta hoy,
    contra los independentistas todo vale y todo se justifica. Intolerable y vergonzoso.
    Si me pegan, me divorcio. Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.