Garzón pide a los partidos independentistas que apoyen los PGE para frenar la ola reaccionaria

Tras el descalabro de las izquierdas en las elecciones andaluzas del domingo, toca empezar la semana haciendo balance. El coordinador de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha llamado a los partidos políticos, incluidos los independentistas, a que aprueben los Presupuestos Generales del Estado para que pueda agotarse la legislatura y se lance “una señal” sobre propuestas concretas que beneficien a familias y trabajadores españoles. Llaman a la acción tras conocer “abstención de los barrios obreros que ha permitido la penetración de extrema derecha” en las instituciones.

Garzón ha aprovechado para hacer un rápido diagnóstico de situación con algunas pinceladas de autocrítica. En la rueda de prensa, ha alertado de que la entrada de Vox con 12 diputados en el parlamento autonómico y su posible apoyo a un Gobierno de derechas en Andalucía “obliga a la izquierda a articular una respuesta mucho más sofisticada” para “reconectar con los barrios” que han dejado de votar a Podemos e Izquierda Unida. Por ello, ha hecho un llamamiento al movimiento obrero, sindicatos de clase o las organizaciones feministas. También al resto de partidos.

Publicidad

Aunque ha aclarado que la entrada de la extrema derecha en las instituciones no obedece a una sola causa, sí cree que PP y Ciudadanos han normalizado y abierto la puerta a Vox con su “actitud reaccionaria” durante las últimas semanas. Pero hay otros factores. Apunta a un franquismo sociológico que permanecía “latente” y que ahora se “ha emancipado de sus estructuras políticas” tradicionales (el PP) para irse a Vox.

Publicidad

España se enmarca ya dentro de la tendencia europea del auge de los extremismos, pero Garzón advierte de que la derecha democrática, como la francesa o la alemana, se ha negado a pactar con la extrema derecha, mientras PP y Ciudadanos ya celebraban el domingo un posible gobierno de la mano del partido de Santiago Abascal.

El otro gran factor que identifica Garzón está en su propia formación, para la que los resultados “no son positivos”. “El PSOE ha perdido una gran cantidad de votos que no hemos podido absorber”, ha reconocido. Por ello, ve necesario que los políticos demócratas construyan una alternativa a esa “hidra de tres cabezas” que forman PP, Ciudadanos y Vox y concreten propuestas.

Para recuperar el voto de los barrios obreros, ha apelado a las medidas contenidas en los PGE, que incluyen, por ejemplo, la subida del salario mínimo. Por ello, se ha dirigido también a las formaciones independentistas, como PDeCat y ERC, que hasta ahora se habían negado a apoyar las cuentas de Pedro Sánchez hasta que no se resolviera la situación de los presos catalanes. Ahora, Izquierda Unida les pide altura de miras ante lo que puede venir en el próximo ciclo electoral si el Gobierno se ve obligado a convocar elecciones.