Los barones del PP siguen recelando del pacto con VOX

  • A poco que se consulte a los propios dirigentes territoriales sobre el pacto con VOX en Andalucía no se detecta satisfacción, sino más bien al contrario

Hay mar de fondo en el PP. Oficialmente, desde los cuarteles generales de la madrileña calle Génova, dieron por “satisfechos” a los barones territoriales del partido, tras la firma del acuerdo con la ultraderecha de VOX, para conseguir el gobierno de la Junta de Andalucía. Sin embargo, a poco que se consulte a los propios dirigentes territoriales, no se detecta satisfacción, sino más bien al contrario: incomodidad, inquietud e incluso la confesión de que “guardar silencio no es aprobar un acuerdo con VOX, es simplemente ser prudente, hacer lo que más convenga a los intereses de mi organización y esperar a ver cómo evoluciona todo esto”.

Los dirigentes territoriales con los que se ha puesto en contacto cuartopoder.es no se sienten cómodos con el acuerdo firmado en Andalucía, trabajado por el secretario general, Teodoro García Egea, y bendecido por el propio presidente, Pablo Casado, a pesar de la rotundidad con la que, desde la calle Génova, se apresuraron a poner en boca de los diferentes territorios su supuesta satisfacción.

Algunos de los consultados creen que “es un error dar esa imagen de dependencia de VOX y entrar a jugar su juego, especialmente, cuando ellos estaban prácticamente obligados a dar sus votos para el cambio en Andalucía”, como afirma un barón que ve las elecciones de mayo a la vuelta de la esquina y teme las consecuencias que el pacto PP-Vox pueda tener en el electorado y el vuelco a la derecha que supone para el PP. “Si vamos a competir con Vox por la derecha, asumiendo algunos de sus postulados, ellos siempre serán los más genuinos…”. El viejo debate entre la derecha de AP y los liberales e incluso los democristianos que permaneció soterrado en el PP durante años y le permitió agrupar así todos los votos de la derecha, ha vuelto a aflorar en el partido de José María Aznar, con la irrupción de VOX, que nace de la costilla del propio PP, en el panorama político español.

Son varios los barones del PP que están decididos a hacer la campaña que más les convenga, así sea renegando públicamente de VOX y sus postulados o buscando un discurso más local, alejado de los pactos alcanzados con la extrema derecha. El discurso del “partido centrado”, capaz de pactar con VOX y con Ciudadanos, que ha ofrecido en las últimas horas Pablo Casado tampoco convence a la inmensa mayoría de los consultados por este diario. “El PP hoy no está más centrado – asegura otro de los interpelados – sino más a la derecha y no son los extremos los que vuelcan mayorías, sino la capacidad de captar voto por el centro… Estamos en el centro de la derecha, yendo a toda velocidad más a la derecha, batiéndonos el cobre con la derecha más radical”.

No es el único este líder territorial que considera un error la forma de negociar con VOX y que teme que eso afecte negativamente al PP en su territorio. Pero él, como otros, guarda silencio, aunque se trata de un silencio crítico. “En este caso – añade- no se cumple lo de que el que calla otorga”.