Manuel de la Rocha: “Estoy dispuesto a enfrentarme a Carmena”

  • Entrevista al único precandidato que ha dado, por el momento, un paso al frente para postularse en las primarias socialistas para el Ayuntamiento de Madrid.

Tiene tres años menos que Carmena, también es abogado laboralista, pero aspira a ser su rival y  sustituirla al frente de la alcaldía de Madrid. El histórico socialista Manuel de la Rocha Rubí, que ha sido alcalde de Fuenlabrada y diputado en el Congreso, es el único precandidato que ha dado, por el momento, un paso al frente para postularse en las primarias socialistas para el Ayuntamiento de Madrid.

Pese a que tendrá que ganar primero una complicada batalla interna, tiene muy claro con quién hay que confrontar en los comicios: con la derecha “de los fondos buitre” y “la especulación” que ahora se divide las siglas de PP, Ciudadanos y Vox. Con la cita andaluza en el retrovisor, avisa de que en las próximas elecciones el PSOE tendrá que conseguir que ningún votante se quede en casa: “En Andalucía ha habido un giro a la derecha, pero fundamentalmente ha habido una abstención en los partidos de izquierdas”.  

Publicidad

Afronta las primarias esperanzado y confiesa que no teme al candidato oficialista que lance Ferraz en las próximas semanas. Con la voz tocada, el veterano abogado nos recibe en su despacho. Durante la charla, se muestra especialmente preocupado por las diferencias sociales y territoriales que hay entre un Madrid rico en el norte y otro empobrecido en el sur.

–Tras la reunión de la Ejecutiva Regional del PSOE-M  este miércoles, habrá ya un calendario de primarias para el Ayuntamiento de Madrid, ¿sigue dispuesto a presentarse?

– Estoy plenamente decidido a presentarme. Tengo un compromiso personal, conmigo mismo y con mucha gente. Creo que puedo ganar las primarias del PSOE-M para la alcaldía de Madrid y ser un buen candidato y un buen alcalde.

– Usted tiene una trayectoria larga y ha estado en muchos puestos de responsabilidad política en su etapa anterior, ¿por qué vuelve ahora para luchar por ser candidato para Madrid?

– Yo he tenido la suerte de ejercer diversos cargos políticos en nombre del PSOE. He sido alcalde de una ciudad grande como Fuenlabrada, he sido consejero de la Comunidad de Madrid, diputado… Por parte de la UGT estuve en el Consejo Económico y Social del Estado y, además, he desarrollado mi profesión como abogado.

Pero Madrid tras 26 años de gobierno de la derecha en el ayuntamiento -aunque llevamos 3 años y medio del de Ahora Madrid con el apoyo presupuestario del grupo municipal socialista-  necesita un cambio que no se ha terminado de dar. Sigue con una herencia muy pesada de casi 30 años de gobierno de la derecha. Bastantes compañeros y compañeras me hablaron de la posibilidad de las primarias y, después de una reflexión personal y compartida, tomé la decisión de no eludir la obligación política y moral de presentarme. Por experiencia, por responsabilidad y conocimiento de lo que es un ayuntamiento debía hacerlo.

– ¿Quién más está detrás de su candidatura?

“El apoyo de las bases se incrementa en la medida en la que el PSOE-M alarga las primarias”

– Mi candidatura tiene muchos apoyos. En las bases se van incrementando día a día en la medida en la que el PSOE-M está alargando el proceso de primarias. Parece que los socialistas no tenemos nombres para presentar en Madrid y que todavía hay una cultura de esperar a que los dirigentes propongan un candidato. Esa cultura estatutariamente ha cambiado. También tengo muchos apoyos de cuadros medios y altos, de personas que han tenido responsabilidades en el PSOE-M, el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad Autónoma, etc. En su momento, cuando se convoquen las primarias se harán públicos. Mi candidatura no es marginal, ni de un outsider. Es potente y está al servicio de las ideas del socialismo, pero sobre todo a los madrileños.

– ¿No me va a adelantar ningún nombre?

– No, no voy a adelantar ningún nombre por respeto a los procedimientos.

– Durante las primarias a la secretaría general del PSOE, Pedro Sánchez habló de darle el poder a la militancia, pero no sé si se corresponde con lo que están haciendo ahora en en Madrid.

Publicidad

– Pedro Sánchez es la expresión más clara de una forma distinta de participación democrática y de un modo diferente de elección de dirigentes. Sin embargo, en el caso del Ayuntamiento de Madrid esto no se termina de aplicar de una manera expresa y directa. Yo confío en que va a haber primarias y que habrá un calendario que se ha retrasado un poco. Esto significa que habrá un proceso de debate fraternal, interno y de cara a los madrileños y madrileñas. Tiene que ser la gran oportunidad para que el PSOE-M salga de esta especie de ensimismamiento en el que se encuentra para ofrecer a los ciudadanos opciones, proyectos, alternativas… y el compromiso de que el partido va al Ayuntamiento porque se quiere ir y no porque no hay otra opción más que ciertos nombres. Espero que podamos dar un gran salto para recuperar el voto de los madrileños y ganar las elecciones en Madrid.

– Hemos visto esta semana en los medios desfilar candidatos que se han ido descartando: Marlaska, Rubalcaba, Narbona… ¿Ha sido un error retrasar las primarias?, ¿se ha proyectado la imagen de un PSOE de Madrid sin cuadros para enfrentarse a Carmena?

– Los nombres que se han publicando pertenecen a gente perfectamente capaz y hay que respetar la decisión de cada uno. El PSOE tiene muy buenos cuadros y voluntad de trabajar. No creo que esté siendo positivo para el partido socialista ni el retraso en la elección de la candidato y, por tanto, de la convocatoria de primarias, ni esta imagen, que no es real, de que parece que nadie quiere enfrentarse a Manuela Carmena. Yo estoy dispuesto a enfrentarme a ella. No está escrito que tenga que volver a ser la alcaldesa ni a ganar las elecciones por encima del PSOE.

Lo que se ha llamado efecto Sánchez, que tuvo una expresión importante durante la moción de censura, ahora lo estamos viendo en manifestaciones políticamente muy potentes como los Presupuestos Generales del Estado. Esto debe ser un dinamizador para que antiguos votantes socialistas vuelvan a confiar en nosotros y vean que los socialistas tenemos más capacidad de gestión que otros, que son malos gestores y no son capaces de gastarse el presupuesto en medidas previstas y comprometidas. El retraso no está siendo lo mejor para la opción socialista.

– Hablando de malos gestores, ¿Carmena es una mala gestora para el Ayuntamiento de Madrid?

– Carmena es una mujer respetada, respetable y es mi amiga pero el equipo de Ahora Madrid ha hecho una gestión manifiestamente mejorable.

– ¿Fue un error que el PSOE no estuviera en el Gobierno con Ahora Madrid?

– Creo que uno de los problemas de gestión de este Ayuntamiento es que el grupo municipal socialista no entrase en el Gobierno municipal. Probablemente, al principio era muy difícil por no decir imposible. Era la época en la que Pablo Iglesias y otros dirigentes de Podemos hablaban de la casta y situaban a los socialistas ahí. Había una distancia difícilmente salvable entre ellos y nosotros. Hubo un momento clave: cuando el PSOE entró en el gobierno de Barcelona con Ada Colau. Ese quizá hubiera sido el momento adecuado. En Madrid tenemos una excelente portavoz, Puri Causapié, buenos concejales y concejalas, una experiencia colectiva de muchos años… Hubiéramos podido aportar mucho al servicio de los madrileños y a la ejecución y realización de compromisos asumidos.

“Ahora Madrid ha hecho una gestión mejorable”

– ¿Usted cree que en la próxima legislatura el PSOE de Madrid y Ahora Madrid están condenados a entenderse?

– Creo que para el progreso social hace falta un entendimiento entre las fuerzas políticas de la izquierda. También con las fuerzas sociales y el movimiento sindical. Ahora no estamos en época de mayorías absolutas, ni siquiera mayorías suficientes para gobernar solos. Por tanto, hace falta pactar. En Madrid o gobiernan las tres derechas -lo que significaría un retroceso y una vuelta a la época del PP de los fondos buitre, del Madrid sucio donde se privatizaban todos los servicios- o gobernamos las izquierdas juntas. Soy partidario de una máxima de Mitterrand, que dijo que solo desde el entendimiento de la izquierda se puede mirar hacia el centro para recuperar el voto de muchos hombres y mujeres que se autositúan en el centro, que no son estrictamente de izquierdas, pero que tienen un sentido progresista. Podrían incorporarse a un proyecto de Madrid de futuro más equilibrado territorial y socialmente.

– Usted hablaba de que si no gobierna la izquierda lo harán las tres derechas, da por hecho un empujón fuerte de Vox en Madrid como hemos visto en Andalucía.

– Sí, creo que Vox va a morderle al Partido Popular una cuota importante de su porcentaje de votos. Si hay que agradecerle algo al PP en estos 40 años es que haya tenido dentro a la extrema derecha, pero ahora esa extrema derecha ha cogido autonomía. Sí creo que tendrá un resultado significativo que supondrá una división al bloque de derechas. Tengo el convencimiento de que los progresistas somos mayoría y la izquierda podrá configurar un gobierno municipal con un alcalde socialista que nos permita avanzar.

– ¿Qué ha pasado para que los socialistas lleven más décadas sin gobernar en la ciudad de Madrid?

– Muchas cosas en distintas épocas. En los 90, las grandes ciudades europeas dieron un giro hacia el voto conservador. Pasó en Roma, en París, en Londres o en Berlín. A mitad de 2010 se reinició un giro hacia la izquierda. En Madrid eso no se ha producido, salvo estos tres años de gobierno de Ahora Madrid con el apoyo del grupo municipal socialista. En cada momento hubo situaciones concretas, por ejemplo, también hay una proyección de voto estatal que en Madrid ha tenido un efecto negativo de cara a los socialistas. Al mismo tiempo, hay que recordar que el Tamayazo tuvo un efecto devastador en la Comunidad de Madrid en 2003. Fue un episodio muy duro y llevó a la desafección de los votantes del partido socialista.

– ¿Tiene algún referente respecto al modelo que quiere para Madrid?

Un ciudadano de Villaverde o Usera tiene 3 años menos de esperanza de vida que uno del barrio de Salamanca”

– Madrid sufrió en los años del PP una política urbanística en favor de intereses inmobiliarios, de la especulación que aumentó la segregación espacial y social entre el norte y el sur de manera muy clara. Entre los ciudadanos del sur de Madrid y del norte hay diferencias muy importantes no solo de renta, educación y cultura, sino incluso de esperanza de vida. Un ciudadano de Villaverde o Usera tiene 3 años menos de esperanza de vida que un ciudadano del barrio de Salamanca o del distrito de Chamberí. Es intolerable y es una herencia que nos deja la derecha.

Estos tres años se ha actuado a impulsos, intentando tapar herencias del PP, pero sin un modelo de ciudad participado, reflexivo, compartido. Mi compromiso es trabajar conjuntamente teniendo en cuenta dos elementos.El primero, la propuesta policéntrica, que la ciudad tenga distintos centros. La Asamblea de Madrid está en Vallecas porque cuando se buscó una ubicación, el gobierno de Leguina dijo que había que diversificar la ciudad y se llevó allí. Luego ganó la derecha y renunció a eso. Hay que apostar por un Madrid en el que las distintas zonas tengan instituciones, equipos, medios… Además, hay que potenciar otra idea que la derecha abandonó: la de Madrid como cabeza de una región metropolitana que tenga vínculos con los grandes municipios de los alrededores. En el caso de la transformación de la A-5 en vía urbana, mi crítica es que el modelo de transformación de esa vía tenían que haberlo hablado y pactado con otras zonas. También debería haberse construido con un potente vial para trasporte colectivo, con un bus VAO para que los ciudadanos entren sin atascos a través del autobús.

– También me gustaría saber su opinión sobre la polémica gestión del proyecto Madrid Central.

– Fue una iniciativa del grupo socialista que Ahora Madrid no había contemplado de manera inmediata. Se planteó en noviembre de 2016 y el Gobierno de Ahora Madrid ha tardado dos años en ponerlo en práctica. Además, lo ha hecho con algunas deficiencias significativas, como que la información llega de manera tardía y que el transporte público tiene que compensar la limitación del transporte privado. Es verdad que el gran boicot lo está haciendo la Comunidad de Madrid a través del Metro.Hoy tiene más usuarios que hace cinco años, pero menos medios, vagones y conductores de tren.

Dicho esto, creo que Madrid central es una operación enormemente positiva que está en la línea de las ciudades sostenibles. Es una cuestión que afecta a la salud de los madrileños o al cambio climático. Aquellas fuerzas políticas que se oponen es por razones electoralistas e ideológicas insostenibles.