Gabriel Rufián: “Con el juicio, los medios superarán la manipulación del 1-O”

  • Entrevista con el coportavoz de ERC en el Congreso de los Diputados

El Tribunal Supremo estudia retrasar la fecha del inicio del juicio a los presos políticos independentistas catalanes por la cantidad de pruebas solicitadas por las partes, pero hoy serán desplazadas desde las cárceles catalanas a Alcalá Meco las presas, y a Soto del Real los presos. Uno de los juicios más importantes de la historia española, por la gravedad de las penas que solicitan para los acusados y por las consecuencias políticas que este puede tener para Catalunya y el resto del Estado. También por el foco mediático que despierta y por el interés internacional, se observará con lupa el proceso.

El juicio llega en un momento difícil para el independentismo, ante la proximidad de los comicios de mayo los partidos muestran sus diferencias. Algunos sectores piden la unidad del independentismo, pero la separación entre los distintos actores es cada vez más evidente. De todo esto y otros temas hablamos con Gabriel Rufián (Santa Coloma de Gramanet, Barcelona, 1982), coportavoz del grupo de ERC en el Congreso de los Diputados, quien recibe a cuartopoder.es en su despacho del parlamento.

— ¿Qué le parece que el Gobierno active a la diplomacia española para contrarrestar la imagen que se pueda dar del juicio a los presos políticos independentistas en el exterior?

Publicidad

"En los próximos meses veremos la mayor maquinaria de poder contra una idea"

— Es curioso o kafkiano que el Gobierno, sea del PP como del PSOE, diga que no es un juicio político y tome iniciativas políticas. La acusación popular es Vox, un partido político. Si parece un pato, anda como un pato y nada como un pato, será un pato. Demuestra el hecho de que se han pasado de frenada, de que tener a gente en la cárcel por un referéndum o, como en el caso de Carme Forcadell, por permitir una votación parlamentaria o, como en el caso de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, por subirse a un coche de la Guardia Civil con permiso, es una barbaridad, votes a quien votes y pienses lo que pienses.

En los próximos meses y semanas veremos la mayor maquinaria de poder y mediática en contra de una idea o un proceso político jamás vista en democracia, puede ser interesante de ver a nivel político, también será dramático a nivel periodístico por la manipulación brutal que habrá. Yo jamás he visto una manipulación tan enorme sobre algo, salvando tal vez Venezuela, como la que se hizo con el 1-O el pasado año. Creo que se superarán en los próximos meses, con el juicio los medios superarán la manipulación del 1-O.

— Unos días después del 1-O, la secretaria de Estado de Comunicación del Gobierno de Rajoy, Carmen Martínez Castro, dio las gracias a los medios de comunicación españoles por la cobertura del 1-O...

— También lo hizo Soraya Sáenz de Santamaría, dio las gracias a la prensa. Por otro lado, creo que hay una hornada de prensa y periodismo en el Estado muy crítico a la realidad, independiente. Creo que eso es sano y lo intento reivindicar cuando voy a Catalunya o a Euskal Herria, porque, desde la distancia, se tiende a meter todo en el mismo caso. Conviene diferenciar y es la buena noticia de todo esto.

Que el ABC te meta en portada a Inés Arrimadas el día de la jornada electoral del año pasado, rompiendo con lo establecido y que solo paguen una multa, o que encontremos a cargos de la Guardia Civil con alias falsos en Twitter insultando a cargos electos es un enorme problema.

Hay un error de base de cierta izquierda española, de los dirigentes de Podemos, de que cuanta más distancia tomen con lo que ocurre en Catalunya les irá mejor. Siempre les decimos, desde el cariño a los dirigentes de Podemos que los siguientes en sufrir represión son ellos y que si callan, pillarán. Conviene hacer piña y, una vez más, seguimos ofreciéndoles el frente antifascista que le ofrecimos a Sánchez e Iglesias desde el Congreso. El “a por ellos” será un “a por todos".

— El otro día ponía un tweet: "Cerrar Gara y subvencionar OKDiario".

— Es literal. Se demostró que OKDiario hace un par de años estuvo recibiendo subvenciones por parte del Estado.

— Hablaba de la necesidad de una unidad antifascista, pero ahora quien parece dividido es el independentismo. ¿Se ha mantenido durante el procés durante mucho tiempo una unidad contranatura?

"El proceso político de Catalunya era terriblemente transversal"

— Honestamente, siempre lo hemos dicho: el proceso político de Catalunya era terriblemente transversal, desde las CUP hasta el mundo convergente pasando por nosotros comportaba victoria pero también enormes dificultades. Algunos lo vivimos con naturalidad, porque pensamos que es el futuro. Aquí Podemos, el partido que quiere cambiar de una forma más radical las cosas, sabe que no lo puede hacer sin el PSOE, con las contradicciones que eso conlleva, y nosotros sabemos que lo tenemos que hacer con el espacio sociológico, ideológico o político que antes era Convergència.

Eso comporta problemas, no tiene nada que ver Anna Gabriel con Carles Puigdemont o Junqueras con Toni Castellà. Creo que es lo bonito, ojalá aquí algún día se ponga de acuerdo Pedro Sánchez con la órbita de Podemos para, por ejemplo, hacer un referéndum monarquía o república. Dicho esto, el proceso político catalán está muy tensionado. Siempre decimos que la situación que vivimos en el Parlament es por culpa del juez Llarena y de nadie más. Puigdemont, guste más o menos, es el presidente elegido tras unas elecciones y unas coaliciones en el Parlament. Eso no es posible por culpa de un juez al servicio de poderes fácticos y políticos.

Es cierto que tenemos planteamientos de país muy diferentes. El otro día, los comunes plantearon una reforma fiscal, no estoy de acuerdo con lo que proponían respecto al presupuesto de sucesiones pero sí con el planteamiento del IRPF y no pudimos votar a favor porque al final estamos en el gobierno y el Govern es el que es. Hay contradicciones, como en cualquier sitio.

— ¿Huyó Puigdemont?

"España tiene un problema y se verá en los próximos meses"

— Es un mantra aquí repetido, pero jurídicamente y etimológicamente no es cierto. Si Puigdemont, Anna Gabriel, Marta Rovira, Meritxell Serret, Toni Comín fueran gente delincuente, con delitos tan graves, ¿por qué no los detienen? Ha habido cinco países que han judicializado lo que ocurrió el 1-O, grosso modo, y solamente hay presos en uno, en España. Eso debería hacer reflexionar a muchísima gente. No solamente es una opinión del independentismo, estamos hablando de gente tan poca sospechosa de ser independentista como Martín Pallín, juez emérito del Tribunal Supremo, o el catedrático Pérez-Royo… La propia ONU dijo el otro día que no eran políticos presos, sino presos políticos. España tiene un problema y se verá muy claro en los próximos meses.

Habrá un blanqueamiento brutal de las cosas que pasarán en ese juicio. Me imagino a Ortega Smith, de Vox, volviéndose loco, literalmente, haciendo discursos lamentables, siendo generosos, e inmediatamente después en un plató de televisión blanqueándolo. Marchena haciendo según qué cosas… Muchísima gente que lo ve desde la distancia, igual se aproxima a que es una vulneración flagrante de los derechos civiles.

— La pregunta iba más relacionada por la entrevista reciente a Oriol Junqueras en Le Figaro que decía: “Yo me quedé en Catalunya por sentido de responsabilidad hacia mis ciudadanos. Sócrates, Séneca o Cicerón tuvieron la posibilidad de huir y no la aprovecharon”.

"El exilio también es una cárcel"

— Yo estaba aquel día en Lledoners, fui la última visita de Junqueras antes de la entrevista en Le Figaro. Junqueras es muy generoso y es muy complicado arrancarle una crítica. Si el sentido de lo que dice Junqueras fuera así, inmediatamente después se podría hacer el paralelismo con Rovira o con Comín. Evidentemente, Junqueras no opina eso, lo que intenta transmitir es que tomó su decisión, igualmente que hay gente del centro-derecha-liberal-conservador catalán en la cárcel. Yo me siento orgulloso que haya gente de ese espectro político en Catalunya que hable de república y esté dispuesta a pagar consecuencias por ellos. El exilio también es una cárcel. Yo viví como Marta Rovira se despidió de su familia un domingo por la tarde. Es cierto que no es lo mismo estar en el exilio que en una celda, pero no entramos en eso, sería miserable.

— El president Torra llama al independentismo, otra vez, a la unidad electoral...

"Una coalición entre ERC y Convergència no es una lista única"

— Es un debate sempiterno. Antes de dedicarme a esto fui tertuliano y recuerdo debates fraticidas sobre la lista unitaria que proponía Mas, JxSí, y luego se demostró que no sumaba todo lo que tenía que sumar. A parte de este argumento, hay muchos otros de los que creemos que se suma más desde posiciones diferentes. Si fuera tan positivo ir juntos, PP, PSOE, Ciudadanos y Vox irían juntos en alguna ocasión, o PP, Ciudadanos y Vox, y no lo hacen, por algo será.

Luego, hay cierta trampa en torno a la unidad. La unidad y el miedo son dos conceptos poderosísimos en política. A mí también me pondría mucho una lista que fuera desde David Fernández de las CUP a Carles Puigdemont, pasando por Oriol Junqueras, Jaume Asens, Albano Dante… Desde el espacio autodeterminista de los comunes, hasta Convergència, ERC, PDeCat, CUP, ANC, Òmnium... Pero no es posible. Las CUP dicen por activa y por pasiva que no lo compran, es legítimo y muy lícito. Entonces, estamos hablando de una coalición electoral entre ERC y Convergència, eso ya no es una lista única.

También sorprende que si ERC llega a un acuerdo con BNG y con Bildu para las europeas sea una coalición electoral y que si llega a un acuerdo con Convergència sea una lista única. Tiene una cierta trampa.

El argumento más poderoso, lo digo con cariño, es que sería la mejor excusa para Colau, Iglesias, Errejón, quien fuera, para ir a La Sexta Noche y decir que somos todos los herederos de Pujol, Convergència, de derechas, que tapamos todo con la bandera… Sería la mejor excusa. Lo que sé en política, que sé muy poco, es que al adversario o al futuro aliado no hay que darle excusas frente a unas elecciones.

— ¿Futuros aliados? ¿Qué le parece una alianza en el Ayuntamiento de Barcelona de Colau, ERC y PSC?

"Me apena ver a Borrell mofándose en un mitin del PSC de Junqueras"

— Desde mi forma de pensar, me imagino el futuro de Catalunya como Sabadell o Badalona. Coaliciones republicanas, independentistas y de izquierdas. Me imagino una coalición de gobierno entre ERC, las CUP, el espacio soberanista de los comunes, etc. Sería tremendamente injusto excluir el espacio de la nueva Convergència, y no me refiero solo a excluirlo de coaliciones de gobierno, sino de según qué cambios.

Siempre pongo el mismo ejemplo, a nivel social y político podría estar muy cerca de Coscubiela, pero hoy en día lo considero un lacayo, pues ha tenido actuaciones nefastas en el Parlament alineándose con lo más rancio, aplaudido por PP y Ciudadanos. En cambio, me sentiré muy lejano a nivel social e ideológico de Jordi Turull, pero hoy en día me siento muy cercano porque es un tipo que está chupando trena de una manera muy consecuente. Eso es lo extraordinario que está pasando en Catalunya y entiendo que cueste de entenderlo desde fuera.

En cuanto a Colau y PSC. Creo que el PSC tiene que hacer algo nuevo, consideramos que ese partido que tuvo unas siglas gloriosas tiene que hacer una reflexión importante. Me apena ver a Borrell mofándose en un mitin del PSC de Junqueras entre aplausos. Estoy convencido de que hay mucho socialista catalanista que todavía vota al PSC, pero con la nariz tapada. Forma parte de nuestra responsabilidad interpelarles y decirles que son de los nuestros, me fijo más en la militancia que en la cúpula. En cuanto a Colau, creo que en algún momento tendrá que dejar de ser equilibrista. Evidentemente fue una extraordinaria activista social, pero en cuanto a la Alcaldía tenemos muchas muchas discrepancias.

— ¿Cómo define para una persona no muy cafetera de la política catalana lo que es la Crida?

— Convergència. Un espacio de centro-derecha-liberal-conservador. No lo digo yo, lo dicen ellos. Sí que es cierto que tienen ciertos fichajes, como Antoni Morrall o Jordi Sànchez, que vienen de la órbita de ICV y han hecho un viraje muy legítimo. También está Mascarell. Es innegable si se dice que es una refundación de ese espacio político, y bienvenido sea. El cambio o la fagotización que hizo el mundo convergente desde la era pujolista con enormes casos de corrupción es muy positiva. Todavía está por hacer en España. Guste más o menos, cambiaron las siglas, los liderazgos, han intentado regenerarlo, pero es lo que es, no pasa nada.

— La Crida, la nueva plataforma de Errejón en Madrid, la España Ciudadana de Albert Rivera... ¿Qué problema hay con los partidos políticos?

— Respetando a todo el mundo, me siento muy orgulloso de representar a un partido con 88 años de historia impoluta, con un presidente fusilado, otro presidente encarcelado, una secretaria general en el exilio… En el PSOE hay mucha gente muy decente, por ejemplo Adriana Lastra, con ella podríamos llegar a grandes acuerdos. También en IU, con Alberto Garzón. Quiero decir, que no creo que sea una cosa tan de partidos como de figuras, de liderazgos. En el PSOE, por ejemplo, te puedes encontrar a gente como Adriana Lastra o a un mercenario como Odón Elorza, que traiciona siempre que puede a sus votantes en comisiones a puerta cerrada, y lo digo con conocimiento de causa.

Gabriel_Rufián_1
Gabriel Rufián. / María Artigas

— ¿Cómo afecta la crisis de la izquierda madrileña a la izquierda catalana?

"Si dijera lo que he visto de la deriva institucional de Podemos, haría un flaco favor a su militante"

— Yo fui uno de los que vio con enorme simpatía la aparición de Podemos y seguía con interés La Tuerka con Iglesias, Monedero, Monereo, Errejón… Yo, que los he visto aquí, en el Congreso, desde el primer día, en el que había tantísimas ganas de hacer tantas cosas y nos aplaudían a nosotros. Ahora, si dijera todo lo que he visto de la deriva institucional de Podemos estaría haciendo un flaco favor a su militante, simpatizante o votante y sería una falta de respeto a esa gente. Gente que en el 15M clamaba contra Rubalcaba y ahora te piden que no hables de Rubalcaba para no cabrear al PSOE, a mí eso me ha pasado. Es lícito y legítimo, pero es lo que hay. Lo que pasó en Andalucía es el reflejo de la abstención, el votante de Podemos y del PSOE se queda en casa si no se siente representado.

Creo que entrar mucho en eso sería una falta de respeto al votante y militante de Podemos. Sin posicionarme, porque para los dos tengo filias y fobias similares con experiencia de primera mano, me sorprende que se diga de Errejón que está traicionando cuando he visto cómo se le purgaba a él y su sector afín, no le podían meter más en el gallinero porque no cabían por defender lo que se está haciendo hoy. Errejón hace unos años defendía un pacto con el PSOE y Ciudadanos. Errejón defendía aproximarse al PSOE, que es lo que está haciendo Pablo Iglesias. Yo he escuchado a Iglesias vanagloriándose, en entrevistas, de ir a Moncloa y hablar con Pedro. A nosotros nos ha mandado mensajes diciendo que ha hablado con Pedro. Es muy legítimo, pero sorprende.

— 'Rufianismo', creo que fue Enric Juliana quien acuñó esta expresión para referirse a su estilo político. ¿Qué le parece este término?

— Enric Juliana también dice, para blanquear la votación del PP con el PSOE, en el Senado, entre aplausos, que el 155 se aplicó en Catalunya por culpa de un tweet mío. Enric Juliana, sin más.

— Sí que tiene un estilo político muy directo, duro. Hay gente que dice que esto contribuye a la polarización y dificulta el entendimiento.

"Cuando alguien dice algo de las formas es que no quiere hablar del fondo"

— Los que somos de izquierdas sabemos que cuando alguien te dice que no es de izquierdas ni de derechas es que es más de derechas que el Día de la Madre, y cuando alguien te dice algo de las formas es que no quiere hablar del fondo, lo de la cortesía parlamentaria. Antes de ayer saltaba la noticia de que El Bigotes había señalado a González Pons, eurodiputado, como uno de los principales artífices de la financiación ilegal del PP. La noticia del día era que yo era el eurodiputado más maleducado de Europa.

Todos sabemos cómo va esto, como decían en El Padrino: “No es nada personal, son negocios”. Ya sé que si hago un interrogatorio intenso me van a matar mediáticamente, que si critico a Borrell o le hablo de Abengoa, desde Jordi Évole hasta la caverna me va a machacar. También estoy convencido de que hay una base social de gente que ya no se informa por los medios oficiales, si fuera así no nos votaría nadie. Si de mí habla bien según quién, estaría traicionando a la gente que me ha votado, literalmente. Intentamos hacer lo que dijimos que íbamos hacer.

Yo sé que, si me planto contra Aznar con una camiseta de Couso, me van a criticar por la camiseta. Mi pregunta es: ¿por qué nadie más lo hace? Yo tenía detrás a un tipo que iba a asaltar los cielos, lo tenía detrás y me criticó por llevar la camiseta con ese mensaje. Gente que en un momento dado no es consciente de la realidad que viene.

— El otro día, Iglesias, acuñaba el término "izquierda amable". ¿Cree que ERC en Catalunya es izquierda amable y en el Congreso roc n'roll?

"Mientras lidere el grupo de ERC será rock n'roll puro"

— No ha sido lo mismo Joan Ridao que Joan Tardà, pero históricamente ERC en el Congreso ha tenido un perfil más izquierdoso. No puedo esconder lo que soy y a veces me he significado en contra de decisiones de mi propio partido. Eso es fruto de la riqueza de un partido de izquierdas que aglutina a gente muy diferente. No es lo mismo Pérez Tapias, del PSOE, que Fernández Vara. No es lo mismo Cañamero que Errejón. Eso es positivo, rico, y lo vivimos con absoluta normalidad. Ahora, es cierto que el grupo parlamentario que tengo el honor de liderar en Madrid, mientras lo lidere, será rock n’roll puro, Deep Purple o Led Zeppelin mínimo.

— La estrategia de ERC pasa por ensanchar la base en Catalunya. ¿Cree que deben ensanchar la base también en el resto del Estado?

— Hay una parte muy minoritaria del independentismo que se ríe de la expresión de ensanchar la base, yo creo que es la misma parte que decía lo de que España nos roba. Es un lema nefasto, a mí no me roba España, me roba Rato, Pujol, Bárcenas, Millet… Da igual de dónde sean. Ensanchar la base es intentar interpelar al socialismo catalanista que queda, porque si no se lo regalamos a Ciudadanos.

En cuanto al resto del Estado, creo que es muy positivo que se vea a Joan Tardà con una bandera republicana en las europeas haciendo campaña en Sevilla. Si a nosotros se nos entiende aquí, en Sevilla, en Santiago o en Segovia, se nos entenderá en Cornellà, en Hospitalet o en Santa Coloma. Es así.

Si se hace un repaso a las actas del Congreso, hemos hecho discursos muy poco independentistas, hemos hecho discursos que podría firmar cualquier republicano de izquierdas. Aquí, en muchos casos, hemos sido oposición al PP, que un grupo de nueve personas sea oposición en vez de la oposición real debería hacer reflexionar a mucha gente. Que yo sea protagonista en un interrogatorio a Aznar, Acebes, Aguirre, Ábalos, es una anomalía, deberían serlo los revolucionarios. Vamos a intentar ocupar ese espacio porque forma parte de nuestro ADN, Tardà es de Cornellà, yo de Santa Coloma, Surra de Uruguay, tupamara, es lo que somos.