Pepu Hernández, Manuel de la Rocha y Chema Dávila: tres hombres y unas primarias

  • El edil Chema Dávila ha sido el último en sumarse a la lista de candidato para las primarias del PSOE en la capital.
  • El equipo de Pepu Hernández esboza estos días las líneas maestras en una campaña en la que el favorito de Sánchez tendrá que acercarse a la militancia.

El PSOE como "punto de encuentro" de la izquierda, la construcción de un "proyecto colectivo" levantado sobre "la fuerza de la unión" y el "talento individual" que solo el PSOE puede "aglutinar". En resumen, alguien que domina "el trabajo en equipo" para un Madrid en el que la izquierda parecía resquebrajarse hace unos días. Este es uno de los mensajes que quiso lanzar el precandidato a las primarias socialistas en la ciudad de Madrid Pepu Hernández en su primera carta a la militancia publicada el miércoles. Ahora su equipo trabaja a contrarreloj para construir para mayo una candidatura sólida que dé empaque a la cara conocida por la que ha apostado el presidente Pedro Sánchez. Pero en el camino, tendrá que competir con Manuel de la Rocha y el edil Chema Dávila.

El apoyo de la dirección del partido es pleno, público y explícito. Sánchez ha aclarado que votaría por él, mientras la vicesecretaria Adriana Lastra le mostraba su respaldo absoluto este jueves. En una apuesta tan sorprendente y personal, el secretario general también se la juega. Pero en la candidatura de Hernández saben que no vale solo con ser una cara conocida y tener el respaldo del aparato, un término que tomó cierto tono despectivo, precisamente, durante las primarias a la secretaría general que Pedro Sánchez ganó en 2017. Por ello, este aspirante sin carné se dirigió directamente a la militancia en la citada misiva y su equipo diseñará ahora cómo acercar el proyecto del exentrenador a los barrios y a las agrupaciones.

Jugar en equipo

Publicidad

Si uno de sus dos competidores, el exdiputado Manuel de La Rocha, lleva ya dos meses reuniéndose con  militantes, asistiendo a actos y visitando distintos distritos, el equipo de Hernández solo ha tenido por el momento dos días para preparar la estrategia del candidato. El próximo domingo será la primera prueba de fuego para el aspirante. Los ciudadanos podrán ver cómo el exentrenador se viste de político en el acto de presentación, en el que también estará Pedro Sánchez y donde se espera que esboce las ideas fuerza de su proyecto para Madrid. Que hasta ahora haya sido ajeno al mundo de la política municipal no significa que no haya estado preocupado por la vida de la ciudad. Según fuentes de su proyecto, tiene una idea clara de lo que quiere para la capital.

Para compensar la falta de experiencia, Hernández sabe que hace falta un buen equipo. Por ello, se ha rodeado de políticos que conocen muy bien el día a día municipal porque se desenvuelven en él. Tres concejales del grupo socialista madrileño trabajan ya en primera línea con el exentrenador: Mar Espinar, portavoz de Cultura, Deporte y Turismo, Ramón Silva, Salud, Seguridad y Emergencias, y Mercedes González, portavoz de Urbanismo.

La batalla estará (también) en los barrios

En la línea de la estrategia para 2019 del PSOE, Hernández apostará por defender en la capital algunos baluartes del partido como la justicia social, la igualdad de oportunidades, el empleo o los servicios públicos madrileños, como también destacó en su carta. Al igual que otros dirigentes del PSOE, en su proyecto preocupa la desigualdad entre zonas y se apuesta por el "desarrollo integral" de todos los distritos.

Su equipo también apunta a su interés por trabajar en hacer de Madrid una ciudad limpia, una de las asignaturas pendientes de la capital y una de las cuestiones que más debates ha suscitado durante la legislatura. En algo coincide también con Chema Dávila, tercer aspitante a las primarias del PSOE de Madrid. El edil, el más joven hasta ahora de los aspirantes, es un defensor de Madrid Central hasta el punto de que le costó algún encontronazo con la dirección de José Manuel Franco cuando se planteó retrasar su puesta en marcha el pasado octubre. Este febrero se enfrentará con su candidato oficial.

¿Habrá una candidata?

Hace unos meses que sobrevolaban todo tipo de nombres por las páginas de los medios de comunicación sobre quién sería el candidato "potente" de Ferraz para pelear por el Ayuntamiento de Madrid. En alguna ocasión, Sánchez mostró su preferencia por que la candidata fuera una mujer, una idea que quedó descartada con la aparición de Hernández.

Sin embargo, un grupo reducido de militantes sin cargos orgánicos ha recuperado la idea y ya estudian presentar a su propia candidata, que saldría de las bases, tal y como han manifestado al ponerse en contacto con este medio. Incluso, dan un nombre: Marlis González, de la agrupación de Chamartín, que trabaja como sexóloga y que fue vocal vecina de la Junta de Distrito de Chamartín por el PSOE. Unas siete personas se han reunido este sábado para perfilar la idea, según informan. Ahora buscarán apoyos para intentar pasar el primer corte: los avales.