Pepu Hernández: un precandidato feo, fuerte y formal para el PSOE madrileño

0

Desde que el pasado martes se anunciara su fichaje como precandidato del PSOE a la alcaldía de Madrid, Pepu Hernández no ha hecho ningún acto público ni ningún encuentro con la prensa. Este domingo ha sido su gran puesta en escena, en la que ha estado apoyado por pesos pesados del partido, incluido Pedro Sánchez. De su debut se pueden extraer varias conclusiones: en las direcciones del PSOE preocupa que se extienda el relato del "dedazo", Pepu ha venido a "ayudar" a un partido socialista hundido en la capital y quieren transmitir la idea de que esta candidatura tiene un "equipo" (la palabra más repetida del acto) que apuntala al nombre propio.

El acto, celebrado en el Teatro La Latina, ha comenzado y acabado con la canción Feo, fuerte y formal de Loquillo, que comienza con la estrofa "no vine aquí para hacer amigos" y que tiene como sujeto a un "hombre de bien, a carta cabal". Una melodía tan famosa como Pepu Hernández  para movilizar a los socialistas madrileños. Si muchos se preguntaban por qué un veterano exentrenador con prestigio se había metido en política, hoy el PSOE de Madrid lo ha dejado claro: para "liderar" un "equipo" que, a la luz de los resultados de 2015 y las primeras encuestas, necesita ayuda para ganar.

La primera conclusión del acto es clara: el PSOE se da por enterado de la desconfianza que ha generado el explícito respaldo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Hernández. Este apoyo ha puesto en entredicho la apariencia de neutralidad que requieren los procesos de primarias para ser equilibrados. El secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, ha rechazado en su discurso el argumento del "dedazo", que atribuye a la "derecha y sus acólitos", y ha dedicado una buena parte de sus minutos a asegurar unas primarias limpias en la federación.

Publicidad

Ahora que Sánchez es el "establishment" socialista, Franco ha asegurado que "los aparatos son necesarios". Pero además, ha sacado del cajón ese relato que a Sánchez le funcionó tan bien para reconquistar la secretaria general del PSOE en 2017, recordando que el ahora secretario general se enfrentó a unas primarias en las que "el aparato no estaba precisamente de su lado".

También ha intervenido Mar Espinar, concejala del PSOE y portavoz de la candidatura de Hernández, para afirmar que su candidato "da miedo a la derecha y envidia a otras izquierdas". La edil viene a apuntalar todos los puntos flacos de la candidatura del exentrenador: tiene experiencia municipal, es mujer, joven y tiene un discurso crítico. "Somos un equipo", ha expresado en uno de los intentos por reforzar uno de los mensajes principales de la candidatura, que pretende decir a los militantes que este aspirante no es solo una apuesta personal del presidente, sino que parte de un proyecto colectivo frente a propuestas más personalistas como la de Más Madrid.

La portavoz ha dedicado también unos minutos a la defensa de la candidatura frente a las informaciones que han salido en prensa en los últimos días: "Aguanta las patadas porque estamos contigo, sabemos que lo mereces", le ha llegado a decir. Conscientes de que tienen que trazar argumentos para vincular la figura de Hernández a lo local y a las siglas, han agradecido en varias ocasiones la presencia de Juan Barranco, el último alcalde socialista de Madrid.

El secretario general del PSOE ha hecho una apuesta personal fuerte y arriesgada y, por tanto, ha dedicado un tiempo de su discurso a defenderla desde cuatro flancos: como presidente del Gobierno, como secretario general del PSOE, como afiliado del PSOE de Madrid y como ciudadano. Consciente de las críticas, ha reivindicado su derecho "como militante a poder posicionarme".

La primera parte de su discurso sonaba casi a justificación. Ha defendido que ser el PSOE de la militancia "no implica que la dirección se desentienda". Incluso, ha salido al paso de la rueda de nombres que se han publicado durante meses en los medios y que han rechazado la misión de competir por el Ayuntamiento de Madrid: " Hay mucha gente capaz, pero poca gente dispuesta a dar el paso".

Pedro Sánchez presenta la precandidatura del exseleccionador de baloncesto Pepu Hernández
El presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, presenta la precandidatura del exseleccionador de baloncesto Pepu Hernández a las primarias del PSOE para ser el candidato a la alcaldía de Madrid.- EFE/Emilio Naranjo

Pepu Hernández: "Independencia no es indiferencia"

Sánchez se ha deshecho en halagos con su precandidato, al que conoció cuando tenía 14 años. Hernández ("Pepu" para él) es una persona "cautivadora" y "muy carismática", alguien con "empuje" y "determinación" para dirigir un PSOE demasiado acostumbrado a perder en la capital. Desde 1989 no hay un alcalde socialista en la capital de España.

Por último, llegó el turno de Pepu Hernández, reconvertido ahora a político y con resistencia a deshacerse del lenguaje del entrenador. Él se ve a sí mismo como un "ayudante de personas", una función que pretende importar a la política. Ha comenzado exhibiendo pedigrí y recordando que nació en Hortaleza, fue al colegio Ramiro de Maeztu y comenzó a estudiar periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, aunque claudicó en favor de baloncesto.

Es muy consciente de que ser un nombre propio puede ayudar con la ciudadanía, para la que es conocido, pero que tiene que conquistar primero a la militancia, que lleva meses esperando a ese fichaje "potente" que adelantaba Sánchez. Por eso, ha asegurado que la política nunca le ha sido "ajena", que se planteó afiliarse al PSOE y que abraza "las ideas progresistas": "No tengo carnet pero soy socialista de corazón y pensamiento".

"En este caso mi compromiso es contigo, Pedro", dijo haciendo una pausa que ha provocado tensión en las gradas, "y con todos los militantes", remató para alivio de algún asistente. Hernández ha prometido que en el caso de perder las elecciones, su compromiso es "ayudar en toda la legislatura", una cuestión que siempre preocupa al partido cuando se hacen fichajes estrella.

Pepu Hernández tendrá que confrontar su precandidatura en las primarias con la de Manuel de la Rocha y Chema Dávila. Por tanto, tiene que empezar a explicar qué Madrid propone. Por el momento, promete una capital "justa", "acogedora", "abierta a la diversidad sexual", que estimule la cultura, aplaque la "desigualdad económica y social" y se coordine con su área metropolitana. Sí, también feminista, aunque solo haya, por el momento, tres candidatos hombres y una mujer, Marlís González. En este caso, Hernández se propone como un "cómplice", "un aliado", de esas mujeres que quieren la mitad del poder, la mitad del empleo y "sí, solo la mitad de los cuidados".

La recogida de avales comenzará el 19 de febrero y la jornada de votación será el 9 de marzo. Entonces, sabremos si Sánchez se ha tirado un triple o ha trazado una jugada maestra.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.