El portazo de Ferraz a De La Rocha cae como un jarro de agua fría en Madrid

  • Manuel de la Rocha envió el lunes una carta al secretario general del PSOE invitándole personalmente a la presentación de su candidatura.
  • Preguntada por esta cuestión, la vicesecretaria Adriana Lastra ha despachado la invitación recordando que el apoyo de la dirección y del presidente "es para Pepu".

0

"El apoyo de esta dirección y, en este caso, del presidente del Gobierno y secretario general es para Pepu". Estas palabras pronunciadas por la vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra, han sentado como un jarro de agua fría en las candidaturas que se enfrentarán en las primarias de Madrid al aspirante 'oficialista', el exentrenador Pepu Hernández. No es la primera vez que la dirección se decanta claramente por este aspirante, pero en esta ocasión, las declaraciones de Lastra respondían a una carta que el veterano socialista Manuel de la Rocha remitió este lunes por la mañana al presidente del Gobierno, invitándole personalmente a la presentación de su precandidatura, que tendrá lugar el próximo 19 de febrero en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Este martes, se abre el periodo de precandidaturas en el PSOE-M con cuatro aspirantes: Hernández, De la Rocha, el concejal Chema Dávila y la militante Marlís González. 

El lunes a primera hora, el candidato De la Rocha mandó por correo electrónico una carta a Ferraz a nombre de Pedro Sánchez. "Ya que has asistido al acto de presentación de otro candidato, en aras del necesario equilibrio e igualdad de armas que todo proceso de primarias exige y comporta, te pido e invito a que asistas también al acto de presentación de mi candidatura", escribía el exalcalde de Fuenlabra en la misiva, en la que también aprovechaba para manifestarle su apoyo a sus políticas del Gobierno, "especialmente en relación con la cuestión catalana".

Fuentes de Ferraz no aclaran si las palabras de Lastra, bastante explícitas, suponen de facto una declinación de la invitación por parte del presidente del Gobierno. En la rueda de prensa, la vicesecretaria ha confesado sentir "respeto, cariño y la admiración" por De la Rocha, pero considera que el exentrenador "es la persona que puede sacar un mejor resultado en Madrid".

Publicidad

La gestión por parte de las direcciones socialistas de todo el proceso para elegir al candidato del PSOE al Ayuntamiento de Madrid ha sido desconcertante para algunos militantes,también para los que apoyaron a Pedro Sánchez frente a Susana Díaz en 2017. Primero, por la ristra de nombres que se publicaron en los medios, dando la sensación de que nadie quería enfrentarse a Manuela Carmena, después por el retraso en abrir el proceso de primarias para que Ferraz eligiera a su candidato y más tarde, por el fichaje sorpresa del exentrenador Pepu Hernández, amigo personal de Sánchez, pero sin carnet, ni carrera política.

"Que se decante la Ejecutiva federal en apoyo de un candidato va contra la más elemental neutralidad", opinan desde el equipo de Manuel de la Rocha, que aún no ha recibido la respuesta por escrito. El secretario general de Madrid, José Manuel Franco, sí prometió ir a todas las presentaciones a las que le invitasen, pero no ocurre lo mismo con el presidente del Gobierno. "Parece que les hace falta esa reafirmación", apuntan sobre la posibilidad de que "finalmente, la militancia de Madrid pueda decantarse en el apoyo al candidato con más experiencia política, compañero de partido y con amplia experiencia de gestión". En el equipo de Marlís González, compuesto por militantes de base, tampoco ocultan su decepción por las palabras de Lastra.

El pasado domingo, el concejal Chema Dávila organizó su presentación en la agrupación del PSOE del distrito Centro. A ella acudieron algunos nombres del socialismo madrileño, incluido el candidato a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, la alcaldesa de Aranjuez, Cristina Moreno, o el secretario general de la agrupación de Fuencarral, Juan Segovia, pero ni rastro de Sánchez ni de ningún miembro que pudiera representar a la dirección federal. "Nosotros invitamos a todos los militantes", explican fuentes de la candidatura sobre estas ausencias, aunque entienden que el secretario general exprese su favoritismo como afiliado.

Una competición y no una guerra

Hasta ahora, los precandidatos han sido prudentes en sus declaraciones, han defendido las decisiones del secretario general y han evitado cualquier movimiento que pudiera interpretarse como hostil contra las direcciones.  De hecho, Manuel de la Rocha se ha confesado muchas veces "sanchista" y ha recordado que votó por él en las primarias en la misiva que ha enviado a Ferraz.

De hecho, una de las fuentes de la candidatura de militantes de base de González afirma que durante los últimos días, con las tres derechas intentando desgastar al Gobierno y con los Presupuestos Generales del Estado pendiendo de un hilo, han evitado las controversias internas. "Operación salvar a Sánchez lo llamábamos", comenta. La semana pasada el Ejecutivo se tuvo que enfrentar a la polémica del relator, a los propios barones socialistas y a la concentración convocada el domingo por Ciudadanos, PP y Vox en Colón, que se ha leído como un "pinchazo" en las filas socialistas.

El equipo de Sánchez asumió el 39 Congreso del PSOE como el camino al "empoderamiento" de la militancia, que había trabajado muy duro y de manera organizada para impulsar una movilización dentro del partido que llevó a Sánchez a la secretaría general. Ahora que él es el aparato ha elegido a un claro favorito para una de las plazas clave para mayo de 2019. En Ferraz ya han prometido unas primarias "modélicas", mientras los precandidatos ya piden que haya debates donde puedan confrontar ideas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.