La caza y otros temas que harán que los animales entren en campaña

  • Mientras Vox se erige defensor de los cazadores, PACMA hace lo mismo con los derechos de los animales.
  • La tauromaquia, los circos sin animales o la existencia de macrogranjas también generan debates.

Protestas en Madrid contra las becerradas, conmoción por la muerte a tiros de la perra Sota, cazadores reclamando su importancia en una manifestación por el mundo rural, vecinos que organizan para impedir la apertura de macrogranjas en sus zonas… Durante los últimos años, los debates sobre cómo el hombre debe relacionarse con los animales ocupan cada vez más espacio. Las discusiones se expanden por asociaciones, blogs y redes sociales, pero también saltan a los medios generalistas. 

El interés de los ciudadanos sobre todo lo relativo a los animales es creciente. En Eurobarómetro de la Comisión Europea sobre las actitudes de los europeos hacia el bienestar animal, publicado en marzo de 2016,  un 86% de los españoles encuestados opinaron que el bienestar de los animales de compañía debería protegerse mejor en su país. No es solo una cuestión sentimental, en la UE solo el negocio de los animales de compañía supone unos 22.300 millones de euros, 1.321 millones en España, tal y como apunta el Plan de actuaciones para la tenencia responsable de animales de compañía, publicado por el Ministerio de Agricultura.

Esta sensibilidad social ascendente se ha plasmado en las acciones de algunas comunidades autónomas o ayuntamientos que durante los últimos cuatro años han ido restringiendo la aparición de los animales en circos o implementando el sacrificio 0 en las perreras. Sin embargo, para el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA) el interés ciudadano no ha tenido su réplica "en las medidas que salen del Congreso”, tal y como expresa Ándres Cardenete, de la formación. De hecho, creen que los votos del partido han crecido cada vez que se han abierto las urnas por esta cuestión.

Publicidad

El final de la legislatura ha hecho que algunas leyes que afectan a los animales se hayan quedado en el cajón, como la modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, por la que los animales iban a dejar de ser considerados “cosas” a ojos del Estado. PACMA también registró su Ley Cero, una propuesta que incluye desde el fin del sacrificio de animales sanos hasta el fin de la tauromaquia.  

Estas son algunos de los debates que han salido de los círculos animalistas para saltar a los titulares de los grandes medios.

La caza

El pasado 26 de febrero, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León suspendió cautelarmente el decreto que regula las especies cinegéticas en la región a la espera de que “cuente con estudios objetivos y actualizados” que lo hagan compatible con la conservación de la fauna. El pasado 7 de marzo, la Sala de lo Contencioso volvió a paralizar la orden de la Junta de Castilla y León que determina qué animales se pueden cazar, tras una petición de PACMA.

Estos autos han sido celebrados por los animalistas y criticados por los cazadores. De hecho, en la manifestación del mundo rural celebrada en Madrid el pasado 3 de marzo, muchos reivindicaron la importancia de la cinegética. Desde PACMA se defienden “se está utilizando la caza con fines electoralistas", pero además consideran que hacerlo bajo el nombre de "mundo rural" es una falacia. "El campo no es solo la caza, también la artesanía, naturaleza...”, explican. Cardenete defiende que existen modelos internacionales, como Costa Rica o Colombia, que han prohibido la caza deportiva sin traumas. 

El partido animalista es el único que lleva en su programa el fin de esta actividad, cuya defensa ahora se arroga Vox. Sin embargo, la propuesta no ha recibido respaldo de ningún partido del arco político. Por el momento, el TSJ de Castilla y León ha servido para abrir el debate sobre cómo poner límites a la caza indiscriminada y la necesidad de sustentar las decisiones con criterios científicos. 

Los circos sin animales

El pasado febrero, un grupo de trabajadores de circo españoles se concentró frente al Ayuntamiento de Madrid. Los planes del consistorio para acabar con los espectáculos con animales constituían el motivo de la concentración. Sin embargo, la capital no es la única ciudad que ha prohibido esta práctica. Según la web Infocircos, siete comunidades autónomas (Aragón, Baleares, Galicia, Murcia, La Rioja, Comunidad Valenciana y Catalunya) y más de 460 municipios españoles han llevado a cabo medidas similares.  Sin embargo, sigue sin haber una ley a nivel estatal que lo regule. 

“No entendemos que aún no se haya prohibido a nivel estatal, la sociedad está perfectamente preparada para dar este paso”, defiende Cardenete, que asegura que los únicos que protestan son los “explotadores de animales”.  En respuesta a una pregunta parlamentaria al diputado Jorge Luis Bail, de Unidos Podemos, el Gobierno reconoció que “no se dispone de un censo de animales vivos utilizados en espectáculos circenses” en España.

El sacrificio 0

El sacrificio de animales sanos en las perreras es una de las propuestas que puede generar más consenso social, pero desde PACMA advierten que su aplicación es muy complicada si no se implementan otras medidas. En Madrid, Galicia, Murcia o Catalunya ya se han aprobado leyes encaminadas a dar a los animales una segunda oportunidad, sean adoptados o no.

Sin embargo, si las administraciones no ponen en marcha otras medidas paralelas, la prohibición puede desembocar en centros de animales saturados y sin recursos. Cardenete propone campañas de sensibilización o la esterilización obligatoria, pero sobre todo insiste en acabar con la compra-venta para que todo el que quiera tener un animal, adopte. Que se permita el consumo de mascotas lleva a paradojas tales como que se abandonen en España cada año a miles de animales, mientras se importan otros miles, como ocurrió en 2016 cuando se trajeron 28.273 perros y gatos de Europa del Este, según cifras facilitadas por el Gobierno al diputado de Equo Juan López de Uralde en otra respuesta parlamentaria

Como ejemplo a seguir, señalan Holanda, que logró reducir el abandono de animales gracias a penas (económicas e incluso de cárcel) para los dueños que se deshacen de sus mascotas.

Macrogranjas

El pasado 10 de marzo, cientos de personas salieron a la calle en Toledo para pedir la suspensión de licencias de macrogranjas, tal y como narra la crónica de Europa Press. En este caso, se trataba de la plataforma Castilla-La Mancha Stop Macrogranjas , pero los activistas se están organizando en varias zonas de España para poner límite a la ganadería industrial.

El portavoz animalista denuncia que “España se ha convertido ya en el estercolero de Europa” gracias a la proliferación de estos complejos industriales desde los que luego exporta carne al resto de países. Las molestias que relata PACMA y que ahora intentan documentar van desde el propio dolor de estos seres vivos (“hacen amputaciones a animales, como a los cerdos que les quitan dientes y la cola”) hasta la contaminación del agua o el aire.

La tauromaquia

Es uno de los debates que más solera tiene en el país donde las corridas de toros son vistas por muchos como un símbolo cultural. Tienen detractores y seguidores, pero PACMA cree que van ganando la batalla. “Los aficionados cada vez son menos y los ciudadanos ven la tauromaquia con escepticismo”, explica el portavoz.

Otros partidos que también abogan por el fin de la tauromaquia, como Podemos, proponen el fin de las subvenciones. El camino legislativo es más complejo, ya que es una actividad contemplada por la ley como  parte del patrimonio cultural. Esto ha llevado en los últimos años a que el Tribunal Constitucional haya tumbado las prohibiciones de Catalunya o Baleares sobre esta práctica.