Iglesias reconoce los problemas de Podemos para convertirse en “un referente territorial”

Está sábado, Podemos ha reunido a su Consejo Ciudadano Estatal con el objetivo de examinar los resultados electorales de abril y mayo, discutir las estrategias de formación de gobiernos, tanto en los territorios como a nivel estatal, y reorganizar este órgano tras la salida de Pablo Echenique de la secretaría de Organización. Pablo Iglesias ha comenzado el encuentro con una intervención en abierto, en la que ha calificado de "muy malos" y decepcionantes" los resultados de las elecciones autonómicas y municipales. También ha defendido que "las políticas se cambian desde el Gobierno" frente a los acuerdos programáticos que pueden quedar "en papel mojado".

Tras un ciclo electoral marcado por la debacle para Podemos, Iglesias se enfrentaba este sábado al Consejo Ciudadano Estatal, que se ha reunido en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. El líder sabe que la mejor defensa es un buen ataque. Antes de que el resto de asistentes intervinieran, el dirigente morado se ha adelantado y ha hecho una lectura de los resultados de los comicios autonómicos y municipales, que ha calificado de "muy malos" y "decepcionantes".

Sin embargo, en el encuentro que a estas horas sigue desarrollándose, no se ha hablado por el momento de "dimisiones ni de Vistalegre III", tal y como ha confirmado el andaluz Pablo Pérez a su salida de la reunión. En su intervención, ha puesto sobre la mesa propuestas programáticas, como la financiación autonómica o el tren en Granada, para las que espera contar con la "sensibilidad canaria" del nuevo secretario de Organización, Alberto Rodríguez. El diputado asume su cargo tras un "buen" Consejo, con "optimismo", y con la tarea de hacer "una organización más abierta" y con más implantación territorial. Pendiente de resolución que, de nuevo, el debate de descentralización de la formación.

Publicidad

De hecho, los ha comparado con los resultados de las elecciones generales, celebradas apenas un mes antes, y donde Podemos fue "de abajo a arriba" durante la campaña electoral, cosechando unos resultados mejores de los que esperaban. Iglesias desliza así el problema hacia la falta de penetración territorial del partido, pero señala que se ha convertido en estructural: "Tenemos que ser honestos y reconocer que esto no es una novedad en Podemos", ha sentenciado comparando los últimos resultados con los de los comicios de 2015.

¿Una cuestión de liderazgos?

Con una mención a la  "espectacular" hazaña del alcalde de Cádiz, Kichi, y a Ada Colau, que ahora negocia para mantener el consistorio de Barcelona, Iglesias ha puesto el foco en la influencia de los liderazgos en los resultados electorales. La marca Podemos "tiene dificultades" para convertirse "en un referente territorial".

Tras este rapapolvo, el líder morado ha querido suavizar el discurso para matizar que el fracaso electoral en los territorios "es de todos" y recalcar que, "a pesar de todo", los morados tienen "muchas posibilidades de gobernar" en varias zonas, como la Comunidad Valenciana o Baleares. Una hora antes, Iglesias y Echenique se habían reunido en el Círculo con los responsables de las negociaciones de la Comunidad Valenciana, Baleares, Canarias y La Rioja.

De hecho, la apelación de los liderazgos no ha sido compartida por todos los asistentes. El andaluz Pablo Pérez ha reivindicado en sus declaraciones a la prensa la fortaleza de la dirección de Teresa Rodríguez en Andalucía. El secretario general de Podemos en Murcia, Óscar Urralburu, cree, sin embargo, que hay muchos factores más allá del liderazgo, al haber una caída generalizada del voto morado. De hecho, ha pedido una conferencia política para debatir sobre el proyecto y el rumbo de la organización, una vez se haya concluido la negociación de los gobiernos.

Puestos a echar la vista atrás, Iglesias también ha reconocido la sopa de siglas con las que enfrentaron sus primeras elecciones: "Yo tenía que preguntar cómo nos llamábamos en cada sitio al que iba para no confundirme", ha recordado. También ha reconocido que son "especialistas en tener un nombre diferente en cada territorio".

En definitiva, Iglesias estima que estas elecciones "consolidan un éxito electoral" del PSOE con "límites", poniendo como ejemplo la ciudad de Madrid, donde las derechas han recuperado el Ayuntamiento.

En defensa del gobierno de coalición en el Estado

Iglesias ha comenzado su intervención recordado los cuatro ejes de gobierno progresista (inversiones estratégicas, acabar con la precariedad, reducir la desigualdad y mayor justicia fiscal) que pretende presentar al líder del PSOE, Pedro Sánchez, para conformar un gobierno de coalición. Ya las había relatado esta semana tras su encuentro con el rey Felipe VI dentro de la ronda de contactos habitual, pero esta vez, el mensaje iba dirigido a aquellos que recelan de gobernar con los socialistas, como la facción andaluza de Podemos que capitanea Teresa Rodríguez.

Mientras los andaluces desconfían de los pactos de gobierno con los socialistas, con la debacle de Castilla-La Mancha como contraejemplo, Iglesias refuerza su apuesta por formar parte del ejecutivo de Pedro Sánchez, alegando que "los acuerdos programáticos son papel mojado" al no haber mecanismos de control que aten al Ejecutivo a sus compromisos. Como ejemplo, los Presupuestos Generales del Estado 2019, que finalmente no salieron y cuyo fracaso precipitó el fin de la legislatura.

Sin novedades sobre la formación de gobierno, Iglesias ha advertido del "giro" del PSOE, que hizo una campaña apostando claramente por un ejecutivo de izquierdas y que ahora se abre a que Ciudadanos y PP apoyen su investidura. Para el secretario general de Podemos, la única forma de asegurar una subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), acabar con la concatenación de contratos temporales o bajar la factura de la calefacción y la electricidad es que haya asientos morados en el Consejo de Ministros.

Los cambios orgánicos

El Consejo Ciudadano Estatal también servirá para reorganizar el propio órgano de dirección. En principio, el actual secretario de Organización, Pablo Echenique, será sustituido por Alberto Rodríguez, aunque continuará al frente de las negociaciones de los gobiernos de coalición desde la secretaría de Acción de gobierno, acción institucional y programa. La portavocía del partido la asume en solitario Noelia Vera.

Como novedad, se crea una secretaría de Ámbito rural y España vaciada, que ocupará Pablo Fernández Santos, mientras Ana Marcello se convierte en la secretaria de Círculos y participación. Por su parte,  Miguel Urbán deja la secretaría de Europa para responsabilizarse de Memoria Histórica.

Puedes consultar la lista completa de la ejecutiva, pinchando aquí.