Vuelven los referéndums republicanos al centro de Madrid

  • El próximo 22 de junio sacarán a la calle 81 mesas con 100.000 papeletas impresas
  • La consulta se completará con actividades culturales y políticas y el día 19 de junio se convocará una manifestación en Madrid

El próximo 19 de junio se cumplirán cinco años de la proclamación de Felipe VI como rey de España. La Casa Real pretendía así pasar una página de la Monarquía española, encarnada por Juan Carlos I, manchada con escándalos como Botsuana o la implicación de Iñaki Urdangarin en el caso Nóos. Sin embargo, algunos consideran que ese día de 2014 se le hurtó de nuevo al pueblo español la oportunidad de decidir sobre la forma política del Estado. Por eso, el próximo 22 de junio se volverá a convocar una nueva consulta republicana en el centro de Madrid.

La Plataforma de la Consulta Republicana del 22J instalará 81 mesas con 100.000 papeletas colocadas en varios barrios, desde Lavapiés, Malasaña pasando por Retiro. Inicialmente se habían previsto 100 mesas, pero por motivos técnicos el Ayuntamiento de Madrid ha propuesto una reducción que ha sido aceptada por los organizadores. En esta ocasión, convocan a todos los madrileños a pasarse a votar desde las 12 h. hasta las 21 h. En la jornada, participarán unos 600 voluntarios que irán identificados con una camiseta azul turquesa.

Como aperitivo a la consulta, el 19 de junio se ha convocado una manifestación a las 20 h. desde la plaza de Ópera hasta Sol, bajo el lema “Los pueblos libres no tienen reyes”. 

Publicidad

Tal y como explica Lucía Nistal, portavoz de la organización, llevan semanas trabajando en el evento que tendrá como novedad varias actividades y música: "Queremos que sea un día de fiesta, pero sobre todo un día de reivindicación y movilización para exigir nuestro derecho a decidir sobre nuestro futuro y la forma de estado". Los organizadores lo condensan en la idea de llevar "la alegría de la República” a las calles. Aún faltan los detalles, pero habrá una asamblea de mujeres feministas por la república en la Puerta del Sol, arte urbano en la plaza del Dos de Mayo o una bicicletada popular en el centro de la capital.

La fecha también es simbólica. El 23 de junio de 2018 se celebró un referéndum republicano en Vallecas, el primero de una oleada que se extendería después a otros barrios como Vicálvaro o a una veintena de universidades del país. Muchos de esos grupos decidieron “crear un espacio de encuentro y confluencia de todas ellas” que tiene como resultado la convocatoria del 22 de junio.

Pocos avances

En un primer comunicado lanzado por los organizadores, sitúan a la  monarquía como la cúpula del "régimen del 78", que sobrevive "en buena medida gracias a la mordaza y la represión" porque "no puede hacer frente a los problemas reales de la gente". Incluso, llegan a describir a Felipe VI como "la cabecilla actual de la mafia borbónica".

En esta ocasión, el comunicado también hace referencia a la prevalencia del hombre sobre la mujer en la sucesión al trono: "Queremos decidir porque una Constitución redactada exclusivamente por hombres y una corona que se hereda de varón en varón no nos representa". La convocatoria será una oportunidad para hablar de derechos, de feminismo y de clase trabajadora.

Aunque el año pasado se celebraron decenas de referéndums republicanos, Nistal denuncia que "todos los partidos del régimen han querido sacar y han sacado la cuestión de la monarquía de la agenda política, aunque eran plenamente conscientes de que hay amplios sectores de la sociedad que están cuestionándola".

De hecho, la portavoz también valora negativamente el abandono de Juan Carlos I de la vida pública, al jubilarse "con todos los honores", "con un sueldo desproporcionado" y "manteniendo la inmunidad para no ser juzgado". Pero la peor herencia del monarca emérito es la propia institución. Por eso, saldrán de nuevo el próximo día 22 a pedir a los madrileños que voten, aunque su opinión sea meramente simbólica.

La organización se ha reunido con Delegación del Gobierno expresar su preocupación por que el nuevo Ayuntamiento pueda oponerse a la realización de la consulta republicana. Sin embargo, según han explicado en un comunicado, la Delegación les ha asegurado que las autorizaciones otorgadas en forma y plazo adecuados no puede haber problema alguno por parte de ninguna de las instituciones públicas.