ERC condiciona su abstención para investir a Sánchez a que haya acuerdo con UP

  • La posición de las fuerzas catalana y vasca es no bloquear una investidura de izquierdas
  • Esta voluntad se mantendría si hay una nueva convocatoria de debate en septiembre

0

La cúpula de ERC y la dirección de Bildu han dejado claro hasta ahora que no bloquearán la investidura de Pedro Sánchez, pero tampoco quieren dar un “cheque en blanco”, sin especificar el “pago” que esperan a cambio. En estos días, dirigentes de ERC añaden una nueva condición a sus planes: “para que se ponga en marcha la abstención que permitiría investir a Sánchez presidente – asegura un miembro de la cúpula de ERC- tiene que haber un acuerdo previo, entre el PSOE y Unidas Podemos. Si eso se produce, no bloquearemos la investidura, pero si Sánchez llega a la votación del día 23 sin los síes necesarios, no nos necesita y nosotros no vamos a retratarnos en vano”.

Dicho de otro modo, tal como han explicado a cuartopoder.es fuentes de ERC, si PSOE y Unidas Podemos (UP) no suman, ERC y Bildu, que no contemplan en ningún caso un voto afirmativo en la investidura, sino una abstención, cambiarían su voto por un “no” a Sánchez, “a la espera de que, dentro del plazo establecido por la ley se pongan de acuerdo”, según apuntan estas mismas fuentes. La voluntad de “no bloqueo” se mantendría, en principio, si hay una nueva convocatoria de debate de investidura en septiembre, porque fracasa la fijada para los días 22 y 23, con segunda votación el jueves 25.

Publicidad

La cuestión es que, si PSOE y Unidas Podemos no alcanzan un acuerdo que permita sumar sus votos para investir a Sánchez, el presidente del gobierno se vería apoyado únicamente por el Grupo Socialista y, a lo sumo, por el representante del Partido Regionalista de Cantabria, de forma que se visualizaría la rotunda soledad de Sánchez, pese a los 123 diputados de su Grupo, el más numeroso, con 57 escaños más que el siguiente Grupo, el PP de Pablo Casado.

No hay más opciones sobre la mesa, puesto que la posición tanto de ERC como de Bildu es no bloquear una investidura de izquierdas, pero en el caso de que se diese un auténtico vuelco a la situación y se produjera el poco probable acuerdo entre PSOE y Ciudadanos, ya no habría nada que hablar ni desbloquear.

Miembros del gobierno de la Generalitat de Catalunya consultados por este diario, interpretan que “estamos asistiendo a una batalla entre PSOE y UP, los primeros tratando de rebajar el precio por los 42 votos de apoyo y los de Pablo Iglesias, por intentar sacar la mayor rentabilidad a esos votos, pero, en los próximos días veremos cómo la idea de llegar a una repetición electoral va perdiendo intensidad”. Este mismo representante del gobierno catalán añade que, tal como están las cosas,  “Pedro Sánchez debería salir de su posición conservadora y hacer algún movimiento, porque no puede quedarse esperando que le lluevan los votos”.

Con respecto a los “movimientos” del presidente del gobierno con respecto al “conflicto catalán”,  este gobernante espera recuperar el diálogo político con el gobierno tras la investidura de Sánchez. “El presidente del gobierno se equivocará – sentencia esta fuente- si no pone como prioridad Cataluña en su agenda y trata de impulsar un diálogo entre gobiernos y entre partidos que nos permita avanzar hacia una solución, aunque sea a largo plazo.” Por tratar de apuntalar sus argumentos, añade que “si analizamos los resultados de las últimas elecciones generales, el presidente tiene que reconocer que, si puede seguir en la Moncloa es gracias a los votos de Cataluña y el País Vasco, porque, sin estos dos territorios, el bloque de derechas sumaría mayoría”. Todo un aviso para el navegante Sánchez.

Leave A Reply

Your email address will not be published.