Los mecanismos antibloqueo, el “antídoto” contra la repetición electoral que busca Sánchez

  • En el libro 'Manual de Resistencia' el presidente del Gobierno ya se quejaba de que el sistema "otorga una fuerza enorme a las minorías de bloqueo"
  • Ahora pone de ejemplo a los ayuntamientos, pero en su libro apuntaba al modelo vasco, donde solo se puede votar a uno de los candidatos propuestos para la investidura o abstenerse

La amenaza del bloqueo ha vuelto a la escena política española. La tensión entre Unidas Podemos y PSOE hace que la posibilidad de acuerdo se haya alejado y que ahora los socialistas busquen fórmulas para facilitar la gobernabilidad y no volver a tropezar en la misma piedra en el futuro. Así lo expresó el propio secretario general socialista, Pedro Sánchez , en una entrevista en TVE en la que anunciaba que propondrá modificar la Constitución para evitar el bloqueo, poniendo como ejemplo los ayuntamientos, donde gobierna la misma más votada si no hay mayoría absoluta. Sin embargo, es una reflexión que el presidente ya hacía en su libro Manual de resistencia (Península, 2019) en el que ya ponía de ejemplo el mecanismo antibloqueo de la cámara vasca, que consideraba "un antídoto contra la repetición de elecciones".

Este jueves, Sánchez ponía como ejemplo el modelo de formación de ejecutivo de los ayuntamientos, donde gobierna la lista más votada si no hay mayoría absoluta. "Yo no digo que esa sea la fórmula para la gobernabilidad de España, pero tenemos que encontrar un mecanismo que permita una investidura e impida coaliciones negativas", aclaraba después . En esa misma entrevista, Sánchez ha anunciado que el primer acuerdo de país que propondrá al resto de grupos parlamentarios será una reforma del artículo 99 de la Constitución, que exige que en la primera votación en el Congreso el candidato obtenga mayoría absoluta o en la segunda, que se produce 48 horas después, mayoría simple. Es decir, más síes que noes, un sistema que a su juicio "no funciona".

El método para elegir a los alcaldes viene regulado en el artículo 196 de la Ley del Régimen Electoral General. Si no hay mayoría absoluta, ordena que sea proclamado alcalde "el que encabece la lista que haya obtenido mayor número de votos populares". En caso de empate, "se resolverá por sorteo".

Publicidad

El ejemplo vasco

En su libro, Pedro Sánchez ya se quejaba de que el Reglamento del Congreso de los Diputados "otorga una fuerza enorme a las minorías de bloqueo". Ante esta consideración, el presidente ya advertía que sería conveniente "arbitrar otros mecanismos" que lo imposibilitaran, como el de la cámara autonómica vasca.

El líder socialista hacía estas reflexiones en las páginas en las que rememora el camino hacia la investidura fallida de 2016, del que él fue el protagonista, dentro del capítulo El cambio mató al cambio. Ese año, el PP ganó las elecciones, pero no logró configurar una mayoría que cumpliera con la exigencia de la investidura, a la que Rajoy ni siquiera se presentó. 

El reglamento del Parlamento permite presentarse a varios candidatos. Al votar, los diputados solo tienen dos opciones: pronunciar el nombre de un aspirante o abstenerse. En la primera ronda, se exige mayoría absoluta y en la segunda simple. "De este modo, el bloqueo solo se da si los dos candidatos presentados empatan a votos, lo cual es una posibilidad mucho más remota que, en todo caso, se vence con una tercera votación de nuevo 24 horas más tarde", explicaba pedagógico el presidente en su libro.

Castilla-La Mancha y otros modelos

El ejemplo expresado por Sánchez podría coincidir más con lo que propone el Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha , que también tiene su propio mecanismo para evitar unas nuevas elecciones. En este caso, se exige la mayoría absoluta en la primera vuelta, la mayoría simple en la segunda y, si aún así no consigue alcanzarse en el plazo de dos meses, anuncia que "quedará automáticamente designado el candidato del partido que tenga mayor número de escaños".

Pero también hay mecanismos antibloqueo en otra cámara autonómica, como bien sabe la vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra. La diputada de Asturias ha apelado en alguna ocasión al Reglamento de la Cámara del Principado que en su artículo 172 solo da dos opciones a los representantes a la hora de emitir su voto: pronunciar el nombre de uno de los candidatos o responder "me abstengo". Así será elegido el socialista Adrián Barbón. Un modelo parecido al vasco.

El líder del PP, Pablo Casado, miraba esta semana a Europa. Hace unos días, el nuevo presidente de Grecia, Kyriacos Mitsotakis, consiguió la mayoría absoluta gracias a un bonus extra de 50 escaños que le otorga el sistema griego al ganador de las elecciones. Esta fórmula podría llevarse a cabo en España sin reformar la Constitución, gracias a que la Carta Magna otorga la posibilidad de ampliar los escaños en la cámara baja hasta 400, con un margen de medio centenar respecto a los actuales 350, que son los que marca el artículo 162 de la Ley de Régimen Electoral General.