Casado teme a los “cantos de sirena” del PP para desbloquear la legislatura

  • La decisión está tomada y es inamovible: el voto a la investidura de Pedro Sánchez es y seguirá siendo no, pase lo que pase”
  • Los de Casado se preparan para resistir a una campaña procedente incluso de empresarios y grupos mediáticos

“La decisión-aseguran en el entorno del líder del PP, Pablo Casado- está tomada y es inamovible: el voto a la investidura de Pedro Sánchez es y seguirá siendo no, pase lo que pase”. En todo caso, entre los más estrechos colaboradores de Casado se preparan para contrarrestar una campaña de presión, por parte de sus propios correligionarios, para que el PP permita, con su abstención, que eche a andar la legislatura y que el hoy presidente en funciones pueda ser investido. En las filas del PP no son pocos los que se han abonado a esta tesis del desbloqueo, pero la mayoría no forman parte ya de la cúpula dirigente, aunque lo fueron durante la etapa de liderazgo de Mariano Rajoy y de José María Aznar

El propio Rajoy es de los que apuntan hacia el “sentido de Estado” y la necesidad de que un partido como el PP lo tenga y actúe en consecuencia en situaciones de necesidad. De hecho, ya lo hizo recientemente en una de sus escasas comparecencias, antes de conocerse siquiera la fecha del debate de investidura. En ese momento, muchos quisieron entender que su llamamiento se dirigía a C´s y a su líder, Albert Rivera, pero desde el entorno de Rajoy se ha ido extendiendo que su “posibilismo y estrategia de Estado” se refería no solo a extraños, sino también y, en especial, a propios: era un mensaje al joven líder Pablo Casado.

Junto a Rajoy, varios de los ministros que formaron parte de su equipo de gobierno, así como algún que otro barón del PP aseguran en privado que, llegados a esta situación, verían con buenos ojos la opción de que el PP hiciera lo que en su día ya hizo el PSOE, cuando permitió, con su abstención, el gobierno del PP.

Publicidad

Desde el grupo más próximo a Casado, la decisión y el “no es no” es firme, pero eso no significa que no teman que los “cantos de sirena” de ex ministros y personas de renombre en el PP puedan desestabilizar a la formación que preside Pablo Casado. Junto a esas voces propias, los de Casado se preparan para resistir a una campaña procedente incluso de empresarios y grupos mediáticos. “Pero estamos preparados -señala un dirigente popular a cuartopoder.es- y somos inmunes”.

Los populares perfilan su argumentario, basado en pocas ideas-fuerza. En primer lugar, marcar las diferencias entre Rajoy (que ofreció entrar en un gobierno de coalición al PSOE de Sánchez, cosa que no ha hecho el líder socialista en ningún momento y están convencidos de que no hará), a continuación, recordar que “el PSOE se abstuvo, pero Pedro Sánchez se mantuvo en su ”no es no” y que utilizó esa abstención socialista como elemento de confrontación dentro del PSOE, hasta que derrotó a sus promotores.

Eso, por lo que se refiere al argumentario público, a defender en los medios de comunicación. En privado, en cambio, admiten que hay otra razón de peso para no dejarse convencer “ni por Rajoy ni por el sursum corda”, según señala un miembro de la cúpula popular a este diario: “Si se nos ocurre hacer eso – continua con su confidencia- Rivera, que sigue empeñado en jugar a ser el líder de la oposición sin serlo, nos abrasa, por blandos”.