ELECCIONES 10N

Antes de que cante el gallo me negarás tres veces

  • Sánchez rehúye la mano tendida de Iglesias para formar gobierno de coalición
  • Abascal debuta con intensidad en un momento en el que las encuestas sitúan a la ultraderecha como tercera fuerza

1

Y por fin llegó el debate. Y pasó, sin garantizar casi ninguna certeza, acumulando las dudas hasta una recta final de una campaña corta, antipática e impredecible. Como certeza, podríamos asegurar que desde abril hasta hoy, desde los debates electorales primaverales hasta el otoño, el marco político ha girado sobremanera a la derecha. La ultraderecha de Santiago Abascal se juega ser la tercera fuerza política ante el posible batacazo de Albert Rivera, Catalunya marca el compás de todo lo ocurre en un momento en el que la política es vista más como un problema que como alguna solución. Antipatía hacia los políticos y una campaña que acabará con una jornada de reflexión con grandes, previsiblemente, movilizaciones en Catalunya y airadas reacciones en Madrid.

Boom. Y en estas circunstancias, el presidente en funciones, Pedro Sánchez, que en abril agitaba el bermellón de sus banderas y el espantajo de que arribaba la extrema derecha en forma de tridente, la foto de Colón, ya no juega a ser de izquierdas, si acaso progresista, y a ratos breves. Ahora, Gobierno. Ahora, España. Hace unos meses, la izquierda. Como asustado por los excesos del pasado, como Pedro la noche en que Jesús es prendido tras la traición de Judas rehuyendo cualquier parentesco con su maestro. Ayer, Pedro negó también tres veces, antes de que cantara el gallo, un posible gobierno de coalición con Iglesias. Ayer Pedro negó tres veces a la izquierda.

"Mucha gente socialista está perpleja viendo que quiere pactar con la derecha", le afeó el líder morado. Pero ahora no es momento de izquierdas, sino de España. Ahora, España y Sánchez aspira a ser la lista más votada para aprovechar el halo nacionalista y recabar los apoyos necesarios de PP y Ciudadanos, un cierre por arriba en clave nacional, si queda algo de la formación naranja en pie, y seguir en la Presidencia una temporada más.

Publicidad

Exterior Noche. Proximidades de la casa de Caifás. Primera negación: nada de coalición, facilitar la investidura a la fuerza más votada para evitar el bloqueo político. Segunda negación: prohibir referéndums ilegales en el Código Penal y que los entes de radiotelevisión públicos se elijan por dos tercios de los parlamentos autonómicos para apretar a TV3. Iglesias se quedó con la palabra 'diálogo' en solitario, un monólogo. Tercera negación: en materia económica, a puertas de una nueva nueva recesión, anuncio de que la ministra Nadia Calviño, próxima a la senda neoliberal bruselense, será la vicepresidenta Económica y defensa del empresario Amancio Ortega. "En materia económica, señor Iglesias, poco tenemos en común", vino a decir Sánchez.

El presidente en funciones, situado en el marco de la derecha, para desesperación de un Iglesias que se lo reprochaba: "No achicarse ante esta derecha". Sánchez que no quiere oír a hablar de izquierdas, Iglesias que se consolida como el candidato de este espacio político, ante el poco empuje que está teniendo Íñigo Errejón, pero que ve cómo se aleja su meta de hace meses: gobierno de coalición. Iglesias repetía el contenido social de la Constitución, valorando lo que la Carta Magna tiene de programa político frente a quienes la usan "para lanzársela como un ladillo". Sánchez disimuló un pasado socialista: ilegalización de la Fundación Francisco Franco y prohibición de la exaltación del fascismo.

Sin visos de entendimiento en las izquierdas, el bloqueo también parece llegar por las derechas, ergo, o alguien miente o nos vamos a terceras elecciones. Sánchez: "No va a haber gran coalición". Casado repetía que no van a gobernar con el PSOE. Rivera intentaba llamar la atención. Abascal les señalaba a todos por igual, "el consenso progre", y disparaba su lenguaraz retórica ultra sin que nadie le entrara al trapo, a excepción de Iglesias en un par de ocasiones, para desmontar bulos falsos sobre inmigración, la criminalización de los niños no acompañados o su paquete de medidas estrellas para Catalunya, como si del mismo dictador exhumado se tratara: fuera las autonomías, ilegalización de la disidencia indepe y detención del presidente de la Generalitat por rebelión, saltándose hasta el ensayo de jurisprudencia del Tribunal Supremo, que debe de ser un flojo, pues solo vio sedición donde Abascal ve un "golpe de estado permanente"... "Hacen falta huevos", venía a decir. Y, entonces Sánchez, se comprometió a traer a Carles Puigdemont de vuelta a España para juzgarle, y la separación de poderes ya tal, y la independencia de la justicia belga...

Casado preguntó hasta cuatro veces a Sánchez "¿Catalunya es una nación?” “España es una nación de naciones?", como si de Patxi López en el debate de las primarias socialistas del 2017 se tratara, afeándole los delirios plurinacionales a Sánchez. El líder del PP se afanó en mostrarse como la única alternativa real a los socialistas: los votos a Vox y Ciudadanos dividen a la derecha y benefician al PSOE, Iglesias solo quiere a Sánchez en Moncloa tal y como desean los independentistas y "no va a haber gran coalición", repetía el de Génova, que ve cómo sube Vox en las encuestas, por lo que se mostró duro con respecto a Catalunya, reclamando la ley de seguridad nacional o el 155.

"No se equivoque de adversario", espetaba Casado a Rivera, quien intentaba barullo con todos, quien ansiaba protagonismo, como la orquesta del Titanic que sonaba mientras el buque desaparecía bajo el nivel del mar. Por ello, por si se hunde, Rivera quiso mostrarse útil incluso en la oposición: "Si estoy en la oposición, echaré un cable con un gran compromiso para desbloquear el país desde la oposición". Bajar impuestos, un único examen de selectividad en todo el Estado y mano dura contra Quim Torra y sus cachorros (¿huelen también a leche?), a quien cree que hay que cesar con un nuevo 155. Sacó un adoquín y una especie de pergamino, pero poco más, alquien le dijo que parara con los cachivaches.

Debate que no sirvió para garantizar el desbloqueo pero que perfila que Sánchez no mirará a la izquierda en busca de un gobierno de coalición. Por lo menos, eso dice ahora, antes de las votaciones. Campaña marcada por Catalunya, campaña nacionalista, y poco más. La jornada de reflexión y las convocatorias indepes pueden marcar hasta el último momento el sentido de muchos votos, manipulación mediática mediante.

1 Comment
  1. Florentino says

    … Cuando no eres dueño de tus decisiones, te enrocas en el «nacionalismo» ese, tan malo que distribuyes como hooligan… para condenar, prohibir, cercenar, perseguir el de los demás. Un tiro en el pié izquierdo, ¡ como tengo dos !. Aquí, radica Sato el retroceso tan brutal, que públicamente citó la marioneta del régimen; las tres propuestas son restrictivas y que ahondan la trinchera después de 80 años, la transición modélica, moderada por otros Calviños… ¡ que ahora vuelve !. ¿ Socialista ? para nada; pero es lo que hay.
    El día después, osea el 11 Pedro Sánchez, vuelve al sitio de Rajoy «indecente»… ¡ Que gobierne la lista más votada !. Hay que decirle que el Congreso es la base del parlamentarismo. Ahí, es donde se defienden las ideas, se contrastan y se tejen los acuerdos para solución de los múltiples retos, deficiencias, proyectos…
    Que Sánchez amenace como un hooligan a Catalunya, por unos votos; es el síntoma de una mala decisión, que nos puede perjudicar a todos los ciudadanos. Teniendo ingentes resortes dentro del Gobierno… dar oxígeno ultra, nunca debiera ser el camino elegido.
    Hay que votar en defensa propia, sabiendo quienes son los que nos trajeron hasta aquí; dentro de «bipartidismos ocultos», turnantes, que les hemos pagado la juerga privatizadora, salvado su banca con dinero público… ¡ Para negar tantas veces, lo que en estos momentos piden las clases sociales y gentes sencillas… Socorro !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.