El Gobierno exhuma a Franco pero mantiene la Cátedra del golpista Kindelán

  • La ministra de Defensa en funciones acude este martes al acto de inauguración del XXIX Seminario Internacional de la Cátedra 'Alfredo Kindelán'
  • En 2017, el Congreso aprobó, mediante una PNL, instar al Gobierno a retirar los honores del golpista y a cambiar de nombre la cátedra
 

1

El dictador Francisco Franco fue exhumado del Valle de los Caídos el pasado 24 de octubre, pero los vestigios del franquismo son más difíciles de extirpar. Este miércoles, la ministra de Defensa, Margarita Robles, acudirá a la inauguración del XXIX Seminario Internacional de la Cátedra Alfredo Kindelán, que lleva el nombre del primer jefe de Aviación del Servicio de Aeronáutica Militar y responsable de la fuerza aérea en el bando franquista durante la Guerra Civil española.

Unas semanas después de sacar al dictador de Cuelgamuros, la ministra socialista acude a la inauguración de la citada cátedra, dependiente del Ministerio de Defensa. Sus homólogos también lo hicieron, desde Pedro Morenés a Dolores de Cospedal. De hecho, la cátedra fue inaugurada en 1988, mientras el socialista Felipe González era presidente del Gobierno, para "impulsar el estudio y la investigación aeronáutica" en España, tal y como contó en ese momento el diario ABC, que destacó la presencia del rey Juan Carlos I en la inauguración.

Publicidad

Kindelán se licenció en la I Promoción de la Escuela Militar de Aviación en 1911, año en el que se fecha el nacimiento de la aviación militar española y fue el primer jefe de la Rama de Aviación del Servicio de Aeronáutica Militar en 1913. Es, por tanto, considerado por muchos como un pionero. Sin embargo, su historial se empañó con su implicación en el Golpe de Estado de 1936, cuyo fracaso desembocó en la Guerra Civil donde él asumió el cargo de Jefe de Servicios del Aire dentro de la Junta de Defensa Nacional golpista. En 1961, Franco le otorgó el Marquesado de Kindelán "por los servicios prestados a la Cruzada Nacional".

Los "claroscuros", debatidos en el Congreso

Al igual que sucedió en el caso de la exhumación de Franco, el Congreso también se pronunció sobre la supresión de "honores militares y nobiliarios" a Kindelán y la cátedra que lleva su nombre. En este caso, fue la Comisión de Defensa quien lo hizo a través de una votación de una proposición no de ley en 2017, presentada por Esquerra Republicana. Fue el diputado Francesc Eritja el encargado de exponer los motivos de la petición de revocación.

El catalán recordó que, en coordinación con las Fuerzas Aéreas italianas y alemanas, España se convirtió en un laboratorio militar donde el fascismo europeo transformó el país "en campo de pruebas" de lo que después se vería en la Segunda Guerra Mundial. Bajo la mirada de Kindelán, se perpetraron los ataques contra civiles en Gernika, Lleida , Durango o Granollers : "Solo esas cuatro ciudades, y teniendo en cuenta que había muchos más núcleos de municipios que fueron bombardeados, hay entre 750 y 1100 fallecidos". Además, Eritja se queja de que "ni en la página web del Instituto Español de Estudios Estratégicos, documento informativo 24/2010, ni en la página web del Ministerio de Defensa" se mencione la participación de Kindelán como jefe del Aire del bando sublevado de la Guerra Civil y como "el principal responsable de los bombardeos aéreos que se cobraron tantos miles de víctimas".

Tal y como consta en el diario de sesiones, el PSOE presentó dos enmiendas que fueron aceptadas. La diputada Zaida Cantera fue la encargada de poner sobre la mesa "los claroscuros del personaje": "Hasta el año 1934 podemos decir que, dentro de sus competencias militares, su trayectoria militar fue tan ejemplar como la de muchos otros militares, eso sí, destacando en el ámbito del desarrollo aeronáutico". Sin embargo, también habló de las partes inaceptables de su biografía. "En 1941, tras la Guerra Civil, y gracias a sus acciones en ella y a sus años de servicio, le fue concedida la Gran Cruz de San Hermenegildo a la par que la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar, que recibió por segunda vez apenas tres años más tarde, en 1944. Es esta fase la que el Grupo Parlamentario Socialista cuestiona, y solo esta fase".

Por tanto, los socialistas estuvieron de acuerdo en retirar los honores concedidos por Franco por su participación en la Guerra Civil, pero apostaron por 'salvar la cátedra', a cambio de que "se cambiase su nombre por otro que represente a un militar o una unidad del Ejército del Aire sin claroscuros en su biografía y que dé honorabilidad a la misma", un cambio que el PSOE, hoy en el Gobierno no ha hecho.

En todo caso, la moción quedó aprobada por la citada comisión del Congreso, que instó al Gobierno a retirar a Kindelán las condecoraciones militares de la Gran Cruz de San Hermenegildo y la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar y al cambio de nombre de la cátedra. Cuartopoder se ha puesto en contacto con el Ministerio de Defensa para conocer si había habido cambios en este sentido, pero no ha obtenido respuesta antes de publicarse el artículo.

1 Comment
  1. Enrique G. Segovia says

    … Y se llevan, por fin, al dictador; pero dejan a José Antonio. Y es cierto que el fundador de la Falange fue víctima de un proceso irregular y tramposo. Pero también fue victimario, porque desde la cárcel participó en la preparación del golpe de estado. Incidentalmente, ¡qué tremendo error el de la República al no organizarle una buena fuga de la cárcel y su huida a territorio sublevado!

Leave A Reply

Your email address will not be published.