ELECCIONES 10N

El PSOE apela a los votantes “defraudados” de Ciudadanos y Podemos en el final de la campaña

  • Sánchez quiere un ejecutivo "fuerte contra el bloqueo", progresista frente a la ultraderecha y moderado frente a los "extremistas"
  • El principal objetivo del es que su electorado "no se confíe". Pretende, además, ensanchar su base de votantes gracias a aquellos "defraudados" por el giro de Cs

1

Última parada, Barcelona. La ciudad catalana ha sido el escenario elegido para el cierre de campaña del líder del PSOE, Pedro Sánchez. En realidad, el presidente del gobierno en funciones dotaba de carne y hueso una de las obviedades de este camino hasta este 10 de noviembre, en el que la capitalidad de la batalla política se la han repartido entre Madrid y Catalunya. En la última jornada, el presidente del gobierno en funciones ha llamado a la movilización y ha apelado a los indecisos de Unidas Podemos y Ciudadanos. Frente a unas encuestas que le auguran una mayoría incómoda, pide su apoyo para formar un ejecutivo "fuerte contra el bloqueo", progresista frente al auge de la ultraderecha y moderado frente a los "extremistas", que el líder socialista identifica en Catalunya con el independentismo.

En esta comunidad autónoma se juegan 48 diputados de 350, pero además, hay mucho capital político. El PSOE pretende mantener el difícil equilibrio entre la firmeza contra el independentismo y el liderazgo de una alternativa alejada de la propuesta exacerbada de las derechas. "Aquí está la Cataluña que quiere convivencia y no confrontación, orden democrático y no violencia, soluciones y no conflicto", saludó Sánchez, que presume de liderar un partido con una amplia penetración territorial, frente a un PP que aspira a liderar España con una sola diputada en Catalunya.  Antes de que Sánchez subiera al escenario, fueron el ministro de Exteriores, Josep Borrell, el presidente del Senado, Manuel Cruz y el líder del PSC, Miquel Iceta, los que se dirigieron a los 3.000 asistentes que contó la organización.

Publicidad

El principal objetivo del PSOE es que su electorado "no se confíe". Pretende, además, ensanchar su base de votantes gracias a aquellos "defraudados" por el giro hacia la derecha de Ciudadanos y por la negación de Unidas Podemos a hacer presidente a un socialista. Así lo expresó unas horas antes en el mitin de Madrid.Los sondeos publicados indican que hay indecisión en los votos naranjas, pero también auguran un auge de Vox, que durante esta campaña ha tenido muchos más recursos y escaparates que en abril. En cambio, los sondeos le han pronosticado un modesto estreno a Más País, partido de Íñigo Errejón, que decía venir a la política a desbloquear el acuerdo progresista y que podía ser un futuro aliado del presidente en funciones.

Para contrarrestar con esa ultraderecha pujante y que tanto miedo despierta en el electorado progresista, Sánchez ha recordado en Barcelona su promesa de "ilegalizar" la fundación Francisco Franco. Quiere ganar los comicios para frenar a los "franquistas", un argumento movilizador. El PSOE contrasta con la ultraderecha, pero también con esa derecha a la que Vox ha terminado "arrastrando" hacia posiciones que, incluso, desandan el camino que fue trazado en la Transición, cuando se legalizaron los partidos independentistas.

Evitar una nueva mayoría incómoda

Si hay una idea que Sánchez ha espoleado esta campaña es la necesidad de un gobierno fuerte, que le permita superar el bloqueo y liderar una legislatura estable. Si los mensajes de la precampaña eran más entusiastas, las últimas encuestas han modulado el discurso de los dirigentes socialistas, que apelan a la concentración del voto. Los sondeos apuntan a un resultado con unos equilibrios similares a abril.

Aún así, el deseo expresado por Sánchez es obtener una mayoría suficiente que le libere de la influencia de los indepedentistas en el Congreso. La preferencia es un acuerdo programático con Podemos, con quien comparte propuestas sociales pero discrepa en la cuestión catalana, y mirar a su derecha para las grandes cuestiones de Estado. En las filas socialistas son conscientes de que la posibilidad de unas terceras elecciones aumentarán la presión también en el ala conservadora. Los socialistas ya han rechazado una gran coalición con el PP, pero no descartan una abstención.

Cuando los resultados se conozcan el 10 de noviembre, morirá la estrategia de campaña y se impondrá una nueva según los resultados electorales. Se da por hecho que el PSOE ganará las elecciones, pero el triunfo puede ser agridulce. Un estancamiento en el número de escaños del PSOE o un retroceso pueden convertirse en un rapapolvo electoral.

Por el momento, Sánchez apela a los indecisos y cierra el último mitin con una versión de Mi querida España, interpretada por Rozalén y Kiko Veneno. El cantante, que actuaba en el mitin de Unidas Podemos, puede convertirse en el primer punto en común entre socialistas y morados... o en el último.

1 Comment
  1. Florentino says

    … Sánchez y este PsoE hacen la última parada en Barcelona, no debe de extrañar esto pues lo hizo el Borbón, aunque el premio fuese en Girona. O sea van donde les programan y los motivos aparentes cerrar una campaña con la tierra quemada. Las antiguas fórmulas del federalismo, plurinacionalidad asimétrica… ¿ Como se pueden compatibilizar con el 155 ?, en boca como amenaza persistente; cuando ya ensayaron la Gran Coalición sin reservas, compartiendo selfis y mantel con lo más florido de FAES+PP+C´S y esas juventudes hitlerianas del actual Vox; contando con Vargas Llosa como «nobel»en política y las ScC… dirigidas por los mismos partidos, y subvenciones para derrotar a los que creen que su Patria es Catalunya. Una espiral de acciones y represiones, para intentar que traguen el anzuelo nacional español y mucho español…¡ Allende Pirineos !. No reparan en nada los gastos es lo de menos. Deslocalizaciones de empresas, guerra sucia en frentes diversos, con mentiras que algo queda; estamos viendo la raíz del problema que es tan larga y profunda, como los años de transación, bipartidismos, tribunales, cloacas, espionajes… ¡ Intentando secar la raíz del Pueblo Catalán !.
    Sánchez, (el excluyente) padece insomnio crónico, febril, en sus delirium tremen se ve arropado y siendo Presidente vitalicio de por vida, los laureles de los medios fáctico mediáticos adornan el halo de las promesas vacías. Pero llenas de fechorías hacia esas mayorías temporeras, precarias, de parados sin futuro, estudiantes hipotecados, jornaleros exiliados y con voto «rogado»… ¡ A un así Sánchez piensa en gobernar, insultando la inteligencia de todas esas mayorías que para más joderla les llama bloqueadores !. ¡¡ Votaremos en defensa propia !!.

Leave A Reply

Your email address will not be published.