ANÁLISIS/RESULTADOS 10N

Las urnas le dan una segunda oportunidad a Sánchez y le enfrentan con el multipartidismo

  • Los votantes rechazan la estrategia del PSOE y le castigan con la pérdida de tres escaños
  • Al inicio de campaña se auguraba un refuerzo del bipartidismo, pero el Congreso se sigue abriendo a nuevos partidos
  

1

Ni el PSOE ha mejorado resultados ni los españoles se han refugiado en el bipartidismo para escapar de la inestabilidad política. Las urnas del 10 de noviembre han reprendido al socialista Pedro Sánchez, quitándole tres escaños de los 123 que cosechó en abril, pero le han dado una segunda oportunidad para formar un gobierno progresista. "Sí o sí" decía el presidente en funciones este domingo sobre un andamio montado a última hora en la sede de Ferraz. Si el pasado verano las habilidades negociadoras del PSOE fueron puestas en duda por el resto de fuerzas parlamentarias, este domingo los españoles le han impuesto los mismos deberes: que se pongan de acuerdo. El presidente del gobierno en funciones tendrá que negociar su investidura en un Congreso mucho más fragmentado y plural.

Hasta 19 listas han sacado escaño en estas elecciones. Más Madrid, la CUP o Teruel Existe debutan en el Hemiciclo, mientras BNG vuelve con un escaño. El deseo de Pedro Sánchez era obtener una mayoría lo suficientemente amplia que no dependiera de los separatistas catalanes, un objetivo que no ha conseguido. Este lunes, Sánchez reúne a su Comisión Ejecutiva electoral en Ferraz para analizar los resultados electorales y decidir si hay responsabilidades de que la estrategia de la nueva convocatoria no funcionara. Aún así, tienen una tarea más importante: poner rumbo a la negociación.

¿Una nueva página?

Publicidad

Los nacionalistas vuelven a tener un peso importante. ERC, con 13 diputados, puede estar llamada a tener un papel en la gobernabilidad. JuntsxCat ha obtenido 8 actas y la CUP dos. De hecho, los de Gabriel Rufián han obtenido más escaños que Ciudadanos, que se ha desplomado de los 57 a los 10. PNV también sube uno hasta los 6 mientras EH Bildu pasa de los cuatro asientos a los cinco. Al Congreso llegan cada vez más partidos de ámbito regional para hacer posibles sus demandas, como ya ocurrió en abril con el Partido Regionalista Cántabro (PRC) de Miguel Ángel Revilla. La España plural puebla el Congreso a falta de un Senado con verdadera vocación territorial.

"No depende sólo del PSOE sino que los españoles en las urnas nos han dicho que quieren que dependa de distintas formaciones políticas", decía el domingo desde Ferraz. Ahora, no solo tendrá que contar con Unidas Podemos y sus confluencias, que bajan de los 42 escaños a los 35, sino que dependerán también de los nacionalistas.

El multipartidismo parece haber llegado para quedarse. Sánchez tiene el reto de ser capaz de gobernar ese pluralismo político consagrado en la Constitución para que el Congreso no se le vuelva en contra y rechace, de nuevo, su investidura. Los españoles le han dado al líder socialista una nueva oportunidad para que pase una página hacia una etapa en la que predomine el pacto.

¿Y la derecha?

El desgaste institucional que puede provocar la posibilidad de unos terceros comicios trasladará la presión también a la derecha. Si en unas segundas elecciones han triunfado opciones extremistas como Vox, unas terceras pueden seguir alimentando la antipolítica. Por ello, la presión también se trasladará a las derechas para que dejen gobernar a Sánchez si la situación se hace imposible de resolver.

Sin embargo, este 10 de noviembre ha supuesto cambios muy significativos en el espectro diestro. Ciudadanos, que podría haber sido un futuro pilar de negociación, se ha hundido. Tanto PSOE como PP ya descartaron en campaña una "gran coalición" que permitiese desbloquear la gobernabilidad, mientras Pablo Casado tendrá la presión de no dejar la oposición en manos de la ultraderecha y los de Abascal intentarán arrastrarle a sus posicionamientos radicales.

La pericia de las habilidades negociadoras de Sánchez tendrán que desplegarse en las próximas semanas. En abril, las conversaciones se fueron a pique, pero en esta ocasión, el líder socialista tendrá que empeñarse más. Por el momento, durante la campaña, el presidente en funciones ya se comprometió a presentar propuestas a PP, Ciudadanos y Unidas Podemos en un plazo de 48 horas después de las elecciones. La cuenta atrás ya está en marcha.

 

1 Comment
  1. Miguel says

    Tranquilos que esta cuadrilla que son los socialistas ; son capaces de hacerlo aún peor.Pero Pedrito el guaperas ya tiene asegurado su pensionazo vitalicio…. por estar de okupa en la Moncloa y su puesto más que confortable en alguna Endesa , Gas Natural ,Ibertrola hasta que llegue la hora de meterle mano a esa bonoloto que supone la susodicha » pensión vip» mencionada anteriormente .

Leave A Reply

Your email address will not be published.