INVESTIDURA FALLIDA

Sánchez no es investido y reintentará el martes un gobierno ‘anti-apocalipsis’

  • 166 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones no han sido suficientes para alcanzar la mayoría absoluta necesaria y salir victorioso
  • Sánchez ha alzado la bandera de “la esperanza” frente a “la coalición del apocalipsis”

0

Como era previsible, el presidente en funciones y candidato a revalidar su mandato en la investidura, Pedro Sánchez, no ha sido investido este domingo. 166 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones no han sido suficientes para alcanzar la mayoría absoluta necesaria y salir victorioso en esta primera intentona. Habrá una segunda oportunidad el martes, cuando solo tendrá que tener más 'síes' que 'noes' para conseguir liderar el primer gobierno de coalición de la historia de España, con Unidas Podemos como socio.

Ha sido un debate de investidura bronco y hostil, con una derecha anclada en la idea de “la ruptura” de España si gobierna la coalición progresista, tras los acuerdos alcanzados con ERC y PNV para sacar adelante la investidura. Solo la idea les hacía revolverse en sus asientos. El presidente en funciones y candidato a revalidar su mandato, Pedro Sánchez, ha arremetido en su discurso final con una oposición anclada en “el rencor” y ha alzado la bandera de “la esperanza” frente a “la coalición del apocalipsis”. Más allá ha ido unos minutos antes la portavoz socialista, Adriana Lastra, quien ha acusado a la derecha y ultraderecha de “amenazar de forma directa e indirecta con un golpe de Estado”.

Lo que propone la oposición es “la coalición del apocalipsis”, con “su rencor” y “su España del blanco y negro”, ha acusado Sánchez, quien ha declarado, sin embargo, que el gobierno de coalición de PSOE y Unidos Podemos es la esperanza de trabajadores, pensionistas, jóvenes que no pueden emanciparse o de personas que exigen medidas ante la emergencia climática.

Frente a la acidez de las derechas, el líder socialista ha tratado de presentarse como el líder conciliador y pacificador, capaz de acabar con las confrontaciones. “Vamos a abrir esta etapa, con la vocación de dialogar y dialogar, hasta con aquellos que nos insultan”, ha explicado Sánchez. También como el impulsor de la solución al conflicto catalán. “Catalanes y españoles queremos vivir en concordia”, ha asegurado.

Frente a las arremetidas de aquellos que se autodenominan “el bloque constitucionalista”, Sánchez y Lastra han realizado discursos impregnados de la historia de su partido, de memoria de la resistencia antifranquista socialista, pero también el presidente en funciones ha reivindicado al PCE como una de las fuerzas esenciales para parir la Constitución y construir la democracia. “La derecha, casi 40 años después, sigue sin rechazar el franquismo y casi comportándose como él. Su único proyecto es devolver a España al pasado y el nuestro seguir protestando”, ha criticado Lastra ante la indignación de la bancada popular.

La portavoz socialista ha sido especialmente dura con las derechas, a quienes ha visto “desmesuradas y radicalizadas” en el debate de investidura e incapaces de aceptar su derrota en las urnas y comprender el tiempo “que nos ha tocado vivir” con un Congreso necesitado de diálogo y entendimiento. “Se definen constitucionalistas pero se dedican exclusivamente a boicotear de cualquier manera posible la formación de un gobierno democrático”, ha criticado. Y a Pablo Casado le ha acusado de abrir las puertas de las instituciones a la ultraderecha. “Si usted hace política como Vox y se comporta como Vox, no es que usted se vaya a convertir en Vox, sino que sus votantes votarán a Vox”, ha alertado.

Las palabras amables se las ha dedicado Lastra a ERC y a Unidas Podemos. A Gabriel Rufián: "Quiero agradecerle a usted su valentía y su compromiso. Es el momento de la democracia y de la izquierda", le ha dicho. "A ver si la próxima vez hacemos historia un poquito más rápido, señor Iglesias", ha bromeado. "Sé que Unidas Podemos es un socio leal", ha dicho en la enésima muestra de reconciliación que las izquierdas que se ha dado durante la investidura.

Frente a una derecha que trata de sembrar “transfuguismo”, “miedo”, “rencor” y una ultraderecha que trata de “alimentarse de la incertidumbre” y volver a “una España en blanco y negro”, los socialistas han propuesto una receta que, de momento, no ha salido adelante y volverá a proponerse este martes: “moderación y progreso”, ha dicho Sánchez.

Leave A Reply

Your email address will not be published.